martes, 7 de octubre de 2014

Reportaje: American Horror Story por Rubén "Reaper" GonzáleZ


¿De verdad que alguien aún no ha oído hablar de American Horror Story? Pues tanto para los que no la hayan descubierto, como los que están esperando impacientes al estreno de la nueva temporada, el 8 de octubre. No deberíais perderos este reportaje.

Para hablar de American Horror Story, debemos remontarnos antes de que Ryan Murphy y Brad Falchuck, comenzasen con la producción de Glee. Ryan quería hacer algo completamente diferente a todo lo que había hecho hasta ese momento. Y se atrevió con el género de terror. Tanto Murphy como Falchuck son amantes del género y se inspiran en clásicos como El Resplandor y La Semilla del Diablo.

La serie se ha convertido en un tremendo éxito para el canal FX. Ha cosechado un gran número de fervientes seguidores con cada temporada. ¡Y no es para menos! American Horror Story es una gran serie que ofrece algo diferente a lo que puedes encontrarte en el panorama televisivo actual. La BSO, la puesta en escena, el casting (encabezado, siempre, por la increíble Jessica Lange). Además, tiene un estupendo formato, ya que cada temporada es independiente y completamente diferente a la anterior. Con lo que tenemos premisas variadas para encandilar a toda clase de público y la oportunidad de poder ver cualquier temporada sin importar el orden.


Otro punto fuerte de American Horror Story son las brutales títulos de crédito, que están realizadas por Kyle Cooper y su compañía Prologue (creadores de las de The Walking Dead y Se7en) que, en cada temporada, logran quitarnos el sueño gracias a sus perturbadoras imágenes y secuencias y el inquietante tema musical de la serie.

La serie comenzó su andadura televisiva en 2011. A España nos llegó de la mano de Fox y Cuatro.
Voy a hacer un repaso a las tres temporadas de la serie para después hablar de la nueva temporada: Freak Show.

 Murder House: Descubrimos esta serie acompañando a una desestructurada familia en plena mudanza a una nueva casa con un sangriento pasado (la premisa no parece para nada original, ¿verdad?). A los problemas sobrenaturales se les sumarán los personales protagonizados, principalmente, por una amante del padre de familia. Hay que comentar que esta serie no solo promete el “horror” del título. El elemento dramático está muy presente (y no solo en esta temporada).


Con cada capítulo, sientes que la serie te atrapa más y más en el misterio que rodea la casa y en los muchos problemas de sus personajes. Lo cierto es que esta primera temporada supuso toda una sorpresa para muchos telespectadores.
De todos los personajes de Murder House, hay uno que destaca sobremanera (y no, no hablo de Moira, aunque es también un personaje bastante sorprendente, la verdad), hablo de Tate, interpretado por Evan Peters (Kick-Ass, X-Men: Días del Futuro Pasado). Este personaje, que comienza siendo un simple paciente del padre de familia, que ejerce como psiquiatra, poco a poco comienza a tomar más protagonismo y a descubrirnos su verdadera personalidad y su terrible pasado, mientras inicia una relación con la hija del matrimonio, que desembocaría en un romance muy apreciado por los fans de la serie.


 Asylum: Tras el tremendo final abierto que se marcaron con la primera temporada quedaba por preguntarse “¿Y ahora qué?”. Para quien escribe estas líneas, por aquel entonces no tenía ni idea del rumbo que tomaría esta serie. ¿Continuaríamos viendo a Constance con su “angelical” nieto?
Las primeras noticias de la segunda temporada hablaban de un hospital psiquiátrico en los años 60. Yo aún seguía preguntándome si aún guardaría alguna relación con Murder House. Y me extrañé sobremanera al leer los nombres del cast original en esta nueva temporada. Pero pronto, todas las dudas se me fueron aclaradas. Asylum NO guardaría ninguna relación con Murder House, y los actores interpretarían otros personajes. Cosa que me encantó, ya que así pudimos ver como actores que en la primera temporada apenas tenían protagonismo, conseguir increíbles actuaciones (como es con el caso de Sarah Paulson, Lily Rabe y Zachary Quinto).
La historia de Asylum nos llevaría a la mansión Briarcliff, un antiguo centro que trataba la tuberculosis, donde murieron 46.000 personas, que en los 60 sería reconvertida, gracias a la mano de la Iglesia Católica, en un manicomio. En este demencial lugar donde la fe lucha contra la razón, dará con sus huesos Kit Walker (interpretado por Evan Peters), un joven acusado de asesinar a su esposa afroamericana y de ser confundido con el brutal asesino en serie conocido como Bloodyface. Pero Kit sabe la verdad, sabe que su esposa Alma está viva, y que algo que no es de este mundo se la llevó en medio de una cegadora luz blanca. Pero, ¿quién podría creer a Kit?...
Para un servidor, Asylum es, sin ninguna duda, la mejor temporada de lo que llevamos de American Horror Story. Ya solo la premisa y puesta en escena hacen que el visionado de esta temporada sea obligatorio. Pero es que si de algo se puede jactar Asylum es de su inquietante ambientación. La sola visión de Briarcliff produce escalofríos al más valiente. Ya sea cuando está en pleno apogeo en los sesenta, o en ese ruinoso estado en el que lo conoceremos por primera vez gracias a una incauta pareja que dará con ese demente de rostro ensangrentado entre sus muros.


Los personajes se ganan otro tanto. En su mayoría albergan la oscuridad y la corrupción en su interior. De todos ellos, destaca el maquiavélico Doctor Arden (James Cromwell) quien se aprovecha de la población de Briarcliff, como si de ganado se tratase, para llevar a cabo sus terroríficos planes. Jessica Lange (Tootsie, Big Fish) vuelve a sorprendernos en el papel de la hermana Jude. Y Evan Peters sube varios peldaños más en su escalera de la interpretación con el personaje de Kit.
Sin embargo, Asylum no es perfecta. Y tiene su mayor fallo en sus subtramas, que comenzaron sorprendiendo y enriqueciendo a la trama principal. Pero que llegados a un punto de la serie, se nota que los creadores se vieron sin espacio ni tiempo para finalizarlas de manera satisfactoria (ahí tenemos la terrible solución para “matar dos pájaros de un tiro” con las subtramas del Dr. Arden y la poseída). El problema de Asylum fue el pretender abarcar tanto. Y es que, ¿cómo puedes combinar de forma perfecta temas como abducciones alienígenas, ex criminales nazis creando monstruosas abominaciones, posesiones y una reportera que investiga en un manicomio el caso de un asesino en serie, en tan solo trece capítulos?
Aún con todo, es la temporada más provechosa y la que más sobresaltos e inquietantes secuencias nos ha regalado (imposible sacarse de la cabeza el “Dominique” que resuena durante toda la temporada). Sin ninguna duda, mi estancia en Briarcliff fue bastante grata. No me importaría volver a repetir.


 Coven: Esta, fue la temporada que más expectación causó desde el primer momento en el que se supo su temática: Coven (Aquelarre) trataría el tema de una escuela de brujas fundada por las supervivientes de los Juicios de Salem. Lo cierto es que la premisa promete: Brujas en la actualidad. Aunque el tema no fue tratado con todo el acierto que se debió, y por eso considero a Coven, la peor temporada de American Horror Story.
Vuelve a encabezar el reparto la fantástica Jessica Lange, que nos sigue regalando estupendas actuaciones y personajes. Vuelve Taissa Farmiga (Mindscape) interpretando a la “protagonista” de la temporada. Y se unen, la jovencísima Emma Roberts (Scream 4), Kathy Bates (la inquietante fan nº1 del pobre protagonista de la adaptación cinematográfica de Misery) y Angela Basset (Malcom X, Contact). Estas dos últimas interpretando a dos personajes que existieron en la realidad (la primera era una sanguinaria terrateniente, y la segunda fue la reina del vudú en Nueva Orleans).
El verdadero punto fuerte de esta temporada, es que puede resultar la más entretenida de las tres. Lo cierto es que puede verse en un suspiro. Pero le superan sus fallos o carencias.


Para empezar, a diferencia de Asylum, las subtramas y personajes apenas se aprovechan (como es el caso de la devota familia cristiana que vive al lado de la escuela de brujas, el conflicto brujería VS vudú o los cazadores de brujas), una verdadera pena, la verdad. Otro gran punto negativo fue resucitar (y nunca mejor dicho) la relación Tate x Violett con los nuevos personajes de Peters y Farmiga (con el de Roberts de por medio), convirtiéndose en la peor y más innecesaria subtrama de Coven.
La introducción de un siniestro personaje en los últimos capítulos, es de lo mejor de la temporada. Hablo de Papa Legba, que viene directo del folklore haitiano. Sin embargo, llega muy tarde, y nadie puede negar que fuera una gran aportación a la temporada y que hubiera ayudado mucho al conjunto si se contase con él desde un principio, ya que su sola presencia inquieta.
Y para terminar, no diré mucho del nefasto último capítulo de la temporada, solo decir que me pareció una manera terrible de terminar una temporada.
Coven supuso una gran decepción, a pesar de esforzarse en darnos una nueva visión al tema brujeril (aunque terminase degenerando en una especie de Gran Hermano por ver quién se quedaría con el puesto de Suprema… para, al final, decepcionar, en gran parte, por la obvia elección). Y aún nos regala buenos momentos y episodios (en mi memoria sigue presente el capítulo del asedio de los muertos vivientes y la visión de una ensangrentada Zoe armada con una motosierra y plantada en medio de la putrefacta turba al más puro estilo Ash, en la saga Evil Dead).


Y tras vivir el Aquelarre, no tardaban en saltar los primeros rumores sobre cuál sería el rumbo que tomaría la serie en su cuarta temporada. No se tardó en ver aparecer los primeros pósters que tenían una nefasta calidad que atufaban a fan, y que nos enseñaban carpas y siniestros arlequines con el título Circus. ¿Sería cierto? ¿Visitaríamos un macabro circo en la cuarta temporada?

Me acuerdo de haber leído un rumor de que no sería un circo para nada. La nueva temporada se titularía Crocs y se centraría en los años 50 y en el tema alienígena (cosa que me interesó, la verdad. El tema alien que se dejó demasiado abierto en Asylum necesitaba demasiadas respuestas). Pero pronto el propio creador de la serie se dispuso a revelarlo todo en su cuenta de Twitter: La nueva temporada de American Horror Story se titularía Freak Show.

Aquello era mucho mejor de lo que me esperaba. El tema Freak es algo que, aún en nuestros tiempos, sigue perturbando a más de uno (la película de Tod Brownig, Freaks, sigue inquietando aún a día de hoy). Hubo un tiempo en que las deficiencias y malformaciones físicas fueron la particular diversión de muchos estadounidenses, que por cinco centavos podían asombrarse y burlarse de aquellos “errores de la naturaleza” a los que tachaban de monstruos en las ferias ambulantes que visitaban sus localidades. Y ese es precisamente el punto de partida de esta temporada: En la ciudad de Júpiter, en los años 50, un espectáculo de “rarezas” a cargo de una emigrante alemana (Jessica Lange).

American Horror Story, puede jactarse de realizar estupendas campañas de marketing en la que multitud de bizarros e inquietantes spots abren boca a los fans sin que estos apenas cuenten nada de la trama. Con Freak Show, pasó lo mismo. No dejaron de llegarnos spots protagonizados por extravagantes y extraños personajes.

Esta temporada no dejó de venir con sorpresas y novedades.


Para empezar, fue la mala noticia de saber que esta sería la última temporada en la que veremos a Jessica Lange. La estupenda actriz dejará la serie al finalizar Freak Show. Y es una verdadera pena. American Horror Story no será lo mismo sin ella, y dejará un gran vacío. Su actuación salvó en más de una ocasión las temporadas. Y ello se ve recompensado en los premios que ganó la actriz gracias a sus papeles en esta serie.

Una buena noticia fue que volveríamos a ver a Pepper. El personaje que pudimos descubrir en Asylum volverá en Freak Show, y quizás podamos descubrir cómo acabó en Briarcliff en esta temporada (Asylum transcurre en los 60 y Freak Show en los 50).
También supimos que en esta temporada repetirían el “factor Papa Legba”. Y es que, debido a lo carnavalesco de la temática, los creadores no se han podido resistir a crear un payaso que aseguran que será el payaso asesino más siniestro que hayamos visto.

¡Otro notición es saber que el primer capítulo durará nada más ni nada menos que 90 minutos! (la temporada volverá a tener trece episodios).

Al reparto vuelven Evan Peters, una barbuda Kathy Bates, Emma Roberts, Angela Basset, Sarah (dos cabezas piensan más que una) Paulson… también veremos a Michael Chiklis (a quien conoceréis, principalmente, por ser La Cosa en las dos películas de Los 4 Fantásticos de la Fox) e incluso a la mujer más pequeña del mundo.


Lo cierto es que Freak Show puede ser la mejor temporada de todas. Tiene una premisa atrayente como Coven y una ambientación y puesta en escena dignas de Asylum. Mientras consiga mantener la calidad e interés de Murder House, tendremos la temporada PERFECTA (en las manos de Ryan y Brad está el lograrlo). El 8 de este mes ya podremos adentrarnos en el espectáculo, a ver que nos aguarda en él…

Y a los que os ha llamado la atención esta serie, os la recomiendo encarecidamente. Sobre todo ahora que se acerca Halloween. Un buen atracón de American Horror Story puede sentar fabulosamente en esa fiesta.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada