viernes, 12 de septiembre de 2014

¿Aún temes al hombre del saco? por Rain Cross


Terrores y miedos que nos acechan

Fotografía por Joshua Hoffine

Cuando eres un niño, tienes miedo a muchas cosas: la oscuridad, el hombre del saco, monstruos y criaturas que están en tu imaginación y que pueden tomar forma de cualquier cosa, como payasos o osos de peluche….y los adultos, esos sabios, te dicen que no debes temerlos, que no existen y que solo están en tu mente, pero ¿cuando creces dejas realmente de lado todos esos terrores?

Muchos, al crecer, seguimos temiendo que al bajar los pies de la cama unas terribles garras te cojan de los tobillos y te lleve al un mundo de tinieblas o descubrir en mitad de la noche unos ojos rojos que te observan.
Jamás dejamos de temer lo que no podemos entender, ¿acaso cuando escuchas un leve crujido mientras intentas dormir no te pones en alerta, segundos antes de convencerte a ti mismo de que sólo ha sido el viento?
Desde tiempos inmemoriales, el miedo nos ha dominado, ya sea real o algo que no podamos explicar, y por eso se crearon los demonios, los espíritus, las brujas y los zombis, para poner cara y cuerpo a lo que puede que solo sean delirios de nuestra propia mente. 

Pero ¿realmente está todo en nuestra mente? Ahora está de moda las películas con el "Basado En Hechos Reales" que hace que te plantees si estos miedos que sientes, esa presencia que notas a tu lado cuando estás solo en casa y hace que se te erice la piel no sea sólo algo creado por tu imaginación.
También se pueden encontrar muchos libros y webs que aseguran que han visto u oído  fantasmas, monstruos y demonios, ¿son reales o sólo perturbaciones del complejo cerebro humano? Aún hay personas que buscan a Bigfoot, y que aseguran haber encontrado al monstruo del Lago Ness – y otros dices que no es más que un esturión gigante-, pero esa duda, por pequeña que sea, esa incertidumbre de si puede ser real no, hace que no te sientas seguro.

Te saca de tu zona de confort, de luz y de realidad, y un simple ruido puede llevarte en un instante a un mundo de tenebrosidad, criaturas diabólicas y miedo, mucho miedo. ¿No es curioso que todos nuestros temores siempre pasen de noche? Lo desconocido y lo oculto está entre las sombras, en lo que no podemos ver y nos acecha en la oscuridad, nos inquieta y nos devora por dentro, dejando la semilla de la duda.


Que tengáis dulces sueños esta noche amigos. Y no dejéis que los demonios perturben vuestro descanso.


0 comentarios:

Publicar un comentario