domingo, 17 de agosto de 2014

Crítica/Reportaje: Anarchy: La Noche de las Bestias, por Rubén "Reaper" GonzáleZ




Este es el Sistema de Emisión de Emergencia anunciado el inicio de La Purga anual.
Cuando suene la sirena, todo crimen será legal durante 12 horas, incluyendo el asesinato.
Todos los servicios de emergencia serán suspendidos.
Su gobierno le da las gracias por participar”

Con este mensaje da comienzo La Purga, un evento temido y ansiado a partes iguales por los habitantes de esta nueva América. Y que ha conseguido reducir la tasa de desempleo y criminalidad al 5%. Pero, ¿qué es La Purga?
En un futuro muy cercano, los nuevos Padres Fundadores de la nación se alzan en el poder e inician un revolucionario evento que cambiará el rumbo del país. Un día al año, durante 12 horas, todos los servicios de emergencia (policía, bomberos, médicos) estarán suspendidos y cualquier crimen será legal; sobre todo el asesinato. Aunque hay ciertas reglas o prohibiciones, como no usar armas de clase 4 (de Destrucción Masiva) y dejar en paz a los funcionarios del gobierno de clase 10 o superior.
Este evento pretende hacer que la población de rienda suelta a su bestia interior durante una noche para purgarse y mantenerse sereno y pacífico el resto del año.
La iniciativa, que al principio puede parecer inmoral e injustificable, pronto da sus frutos. Y el país parece que agradece La Purga, ya que nada más instaurarse, se convierte, para muchos, en una costumbre o festejo anual tan habitual como el Día de acción de gracias o Navidad.

El año pasado se estrenaba The Purge: La Noche de las Bestias (en serio, ODIO a los traductores españoles. ¿Tanto costaba traducir solamente el título en inglés?), una película dirigida por James DeMonaco (Crash, Negociador), apadrinada por el mismísimo Michael Bay (Transformers, Dos policías rebeldes) y protagonizada por Ethan Hawke (Sinister, Gattaca) y Lena Heady (la famosa Cersei Lannister en la popular serie de HBO Juego de Tronos), entre otros. Y en la que teníamos nuestro primer contacto con La Purga, aunque a pequeña escala. Ya que la acción se centraba en una casa de cualquier urbanización y en cualquier ciudad estadounidense, y en una familia que deberá hacer frente a una panda de “Purgadores” por culpa de intentar acoger a su objetivo de este año.
De no ser por el transfondo y la premisa original, La Noche de las Bestias, no pasaría de una simple cinta de invasiones domésticas, ya que tenía todos los ingredientes propios de este subgénero de terror (familia a la completa merced de psicópatas enmascarados tratando de sobrevivir en su propia casa que se convierte en una letal ratonera). Pero por suerte, la película destacó y consiguió que con 3 millones de presupuesto, la recaudación mundial fuese un completo éxito. Por lo que la secuela era una realidad al poco de estrenar la primera. Y así fue, como justamente un año después, llegó a nuestras pantallas Anarchy: La Noche de las Bestias.

Una de las cosas que más criticó el público de The Purge, fue justamente la falta de La Purga en la película. Los títulos de crédito nos mostraban grabaciones de las cámaras de seguridad que eran testigos de verdaderos enfrentamientos y carnicerías perpetrados en las mismísimas calles de las ciudades. Pero no había que olvidar de que The Purge era una prueba de fuego para ver si al público le atraía esta renacida América. Su objetivo fue mostrarnos como una familia que no participaba en La Purga, trataba de sobrevivir a La Noche.
Los trailers que pudimos ver de esta secuela, ya nos revelaban que en esta nueva película tendríamos más de lo que se pidió: más acción, más violencia… más Purga.


El film nos muestra a nuevos protagonistas para esta pesadilla. La cara más conocida del reparto, es la de Frank Grillo (a quien pudimos ver, hace poco, compartiendo pantalla con Chris Evans, Samuel L. Jackson y Scarlett Johansson en Capitán América: Soldado de Invierno). Su personaje pretende aprovechar La Noche de las Bestias para hacer justicia, vengándose del hombre que le arrebató a su hijo. Pero que, sin pretenderlo, terminará siendo el particular protector de un grupo de supervivientes de esta infernal noche.

La película comienza como lo hizo su predecesora. Se nos presenta a los personajes a las pocas horas de que empiece la Purga anual (esta vez es la sexta). A cada hora crece la angustia de unos, y el gozo de otros. Pero esta vez algo es diferente. Desde los primeros minutos se nos deja claro de que hay un grupo que no está conforme con La Purga. Y es más, piensan que hay algo detrás. Un interés oculto para que esta locura se realice año tras año.

Cuando se anunció, el título de esta secuela me intrigó (¿Anarquía? ¿Pero no es que todos están contentos con La Purga? ¿Habrá una revolución?). Los trailers no parecían mostrar nada que justificase el título. Pero eso cambia al ver la película. Pero no os esperéis esa citada revolución. No, al menos, aún no. Sí, es cierto de que hay un grupo (y un líder) que tienen el objetivo de desenmascarar los verdaderos intereses de La Purga y de los Nuevos Padres Fundadores. Pero esto apenas es importante en la película. Más que Anarquía, yo lo titularía “Sublevación” (o algo por el estilo).

Cuando la emisión de emergencia termina. La Noche comienza. Los primeros participantes se dejan ver por las calles con las armas en ristre. Los disparos, gritos y risas comienzan a inundar las calles, que se convierten en los particulares patios de insaciables y perturbados homicidas. Pero, además de los participantes habituales, otros personajes se dejan ver. Unas personas con una terrible misión que conducen unos sombríos camiones.

La película cumple, a medias, a la hora de mostrarnos las violentas consecuencias de La Purga en una ciudad. Y digo a medias, porque a la hora de la verdad, Anarchy se corta demasiado con la violencia. Y no solo eso, si no que apenas nos muestran lo que sería una verdadera Purga. Me explico.
Se supone que durante La Purga, TODO el crimen es legal. Pero parece que solo quieren centrarse en el asesinato. Nada de robos (aunque explican el porqué de que no se intente hacer esto en los bancos), ni de violaciones (no pido una cruel escena a lo Irreversible, pero sería interesante que a alguno no se cortase ni un pelo a la hora de liberar a la bestia). De todos modos, aún tenemos una buena dosis de asesinatos gratuitos y algún que otro secuestro.

A pesar de que los personajes cumplen, apenas puedes destacar alguno. Tampoco es muy imprevisible, que digamos. Y aunque el fanatismo exacerbado por parte de los ricos llega a perturbar. Lo que acaba, es hastiando y hasta aburriendo.  

Otra cosa en la que falla la película es en la de abrir demasiados frentes. Y es que propone tantos bandos y situaciones, que acaban inflando el conjunto y que terminan explotando en la cara al espectador. Aunque esto puede tener fácil explicación.
Con The Purge, ocurre lo mismo que con Paranormal Activity: las películas cuestan poco y ganan mucho en taquilla. Por lo que fácilmente se pueden permitir el realizar una saga (además resulta que los productores de The Purge, son los mismos que los de Paranormal Activity).
Los creadores ya dejaron claro que iban a realizar una saga fílmica con La Purga, mostrándonos todos los personajes y situaciones posibles que puede dar de sí esta premisa. Por lo que están asentando las bases que sustentarán la saga. El problema es que se pasan a la hora de crear bases y de mostrarnos de una sola vez tantos puntos de vista.

La película se deja ver, pero al final no pasa del mero entretenimiento. Y nos deja con la esperanza de que la siguiente entrega supere a sus predecesoras, o que, al menos, se mantenga en la línea de Anarchy. Porque la tercera entrega de The Purge, está más que confirmada. Y acudir al cine para asistir a nuestra dosis veraniega de Purga, parece ser una realidad (como ya deja bien claro el marcador que nos recuerda que falta un año para la séptima Purga anual).

Lo Mejor: Nos ofrece más Purga (con todo lo que ello implica), recompensando a los que les decepcionó esta carencia en la primera entrega.

Lo Peor: Siguen sin aprovechar todo el potencial que tienen entre las manos.




0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada