lunes, 8 de septiembre de 2014

Crítica: Dead Snow 2 / Zombis Nazis 2 por Rubén "Reaper" GonzáleZ


En 2009, nos llegó un título noruego que sorprendió a muchos, y que fue un verdadero peliculón en el panorama cinéfilo de serie Z. Hablo de Dead Snow (aka más bien conocida por el simple título de Zombis Nazis).
Dirigida por Tommy Wirkola (Hansel y Gretel: Cazadores de brujas), la cinta partía de la, ya clásica, premisa de un grupo de jóvenes que van a pasar unos días en una cabaña bastante alejada de cualquier reducto de población (cambiemos el típico bosque, por los fiordos noruegos), donde estarían a merced de unas terribles criaturas que convertirán su idílico retiro, en una verdadera pesadilla.
El cine de terror, no deja de regalarnos zombis de todos los tipos y “especies”. Ya sean los clásicos resucitados por las malas artes vudú (La Legión de los Hombres Sin Alma). Los que vuelven a la vida por experimentos o liberaciones de virus o gases que acaban desatando el Apocalipsis Z (Planet Terror), por la radiación de un satélite estrellado (La Noche de los Muertos Vivientes) o una explosión o desastre nuclear (La Invasión de los Zombies Atómicos), o los que, simplemente, vuelven con el fin de los días (Amanecer de los Muertos), como reza un versículo del Apocalipsis. Y luego están los que despiertan del descanso eterno debido a una maldición de cualquier tipo, como ocurre con los de esta película (además, está el tema de que son nazis, aunque no es la primera película que resucita a estos tipos). Los no muertos de Dead Snow, no descansarán en paz hasta haber recuperado su preciado cargamento de oro. Y para desgracia de nuestros protagonistas, en su cabaña se encuentra el objetivo de los zombis nazis, que no se detendrán ante nada para recuperarlo.
La película fue una grata sorpresa. Aunque está más bien encuadrada en el genero de terror y gore, ya podíamos entrever desde el primer minuto, cierto toque de comedia negra. Y así fue.
Una película que no defraudará al espectador de cine de terror.
Dead Snow terminaba con un final que parecía no augurar una continuación (ya que cerraron muy bien la historia), pero ya se sabe como es este género. Y, además, la película fue muy bien recibida por el público especializado, así que una Wirkola no se hizo de rogar. Y nos ha traído una segunda parte demasiado estupenda (¿Quién dijo eso de “segundas partes nunca son buenas”?).


“La historia de Dead Snow 2 comienza justo cuando acaba la primera parte: Tenemos al único superviviente de la locura de los zombis nazis, preparado para huir, Cuando descubre que aún no se ha librado de la maldición. Tras una serie de percances, terminará en un hospital donde descubre que las autoridades lo acusan de las muertes de sus amigos. Y lo que es más increíble: LE HAN INJERTADO EL BRAZO ZOMBI DEL GENERAL HERZOG.
Los problemas no han hecho más que empezar. Ya que la putrefacta horda de Herzog, está preparando una invasión que dejaron a medias en la Segunda Guerra Mundial. Y, por si fuera poco, su nuevo brazo no dejará de hacer de las suyas (al más puro estilo El Diablo Metió la Mano, pero más brutal). Tendrá que unirse a un grupo de “cazadores de zombis” americanos y… a un nuevo ejército No Muertos (esta vez, ruso) para tratar de detener de una vez por todas a los malvados zombis nazis.”

Como podéis apreciar por la sinopsis, esta secuela es toda una verdadera y divertida locura de principio a fin. El humor negro estará muy presente durante TODA la película gracias, sobre todo, a los zombis nazis de Herzog y a los protagonistas vivos como el superviviente de la primera película que tendrá que volver a enfrentarse a los no muertos (aunque esta vez contará con la “ayuda” de un putrefacto brazo con poderes necrománticos… y con sed de sangre inocente). Un grupo de “cazadores de zombis” venidos de la mismísima Yanquilandia que no son para nada lo que uno se espera en una película de este tipo (cada uno es más nerd y friki que el anterior). Un incompetente jefe de policía (y todo su cuartel) que no saben lo que les viene encima. Y un pobre camarero de un museo de la Segunda Guerra Mundial que se verá inmerso en esta particular pesadilla.


Dead Snow 2 es una película muy entretenida y divertidísima. Tommy Wirkola sabe que esta película es lo que es: una comedia gamberra de terror de serie Z. Y se nota que se ha divertido tanto realizándola, que se nos contagia el buen rollo que ha dejado plasmado perfectamente en la cinta.
Película 100% recomendadísima para pasar un desenfadado y divertidísimo rato. Además, esta secuela se puede visionar perfectamente sin haber visto la primera parte, ya que se gastan un completísimo resumen (más que simple recordatorio).

Tommy Wirkola, se ha convertido en uno de mis directores favoritos del cine de fantaterror actual. Y ya aguardo con ansias la segunda parte de la retorcida y grata (per)versión del clásico cuento de Hansel y Gretel: Cazadores de brujas, protagonizado por Jeremy Renner (Los Vengadores, 28 Semanas Después) y Gemma Arterton (Furia de Titanes, Byzantium).

Lo Mejor: La diversión que rebosa esta película de serie Z.

Lo Peor: Que parece que no tendremos tercera parte (aunque en este género es difícil decir que una película no tendrá otra secuela más).


2 comentarios:

Publicar un comentario