jueves, 14 de agosto de 2014

Gomia, Terror en el Mar Egeo por Elizabeth Thor


Pues nada aquí tenemos toda una muestra del añorado terror italiano de los 80, bueno terror sería decir demasiado pero kilos de caspa y roña supura por sus fotogramas. Dirigido por un director bastante especial, todo un mercenario del cine moderno, el desaparecido Joe D'Amato. Uno de esos directores que demostraban que se podía dirigir buenas o malas películas de terror con muy poca vergüenza o directamente cine porno. En esa época era tan fácil cambiarse de campo, era lo mismo el gore como un orgasmo explicito. Aún en esos años, teníamos a Jesús Franco que estaba en medio del terror y el porno, pero, en mi opinión, no sabia ni dirigir ni una ni otra cosa. Que no os engañe el premio que le dieron en los Goya, yo creo que fue al peor director de la historia del cine español y con diferencia. Tiene delito que a sus trescientos años no sepa ni dirigir y que las ovejas prefieran la eutanasia antes de ver sus películas cansinas y sin ritmo. Antes me saco los ojos que ver a Lina Romay con sesenta años desnuda. Es que hay gente que no sabe lo que es la decencia.

¡Ups! Perdonadme, pienso en Jesús Franco y me salen los demonios.
Después de rodar unas cuantas entregas de Emmanuel Negra y varios delirios porno gore como Las Noches Eróticas de los Muertos Vivientes (1980).

Pero nuestro amigo D'Amato, supo como ser un gran director y lo consiguió rodando demencia. Señores, quítense el sombrero ante tal clásico del cine italiano de los 80.

Película que se adelantó al nekromantic y que nos relataba una perversa y enfermiza historia de un hombre que perdía a su novia, que la desenterraría y lucharía para que no se pudriera lentamente. Su locura iría creciendo y matando a cualquiera que se interpusiera entre él y su fría amante.

Creo que Joe D'Amato, ni siquiera con las películas porno protagonizadas por Rocco Sifredi, no conseguiría jamás una atmósfera igual. Pero si te gusta el buen cine de terror italiano la tienes que ver.

Pero eran los 80, y con la moda de los caníbales y con su amigo George Eastman, D’Amato no pudo
contenerse. Su amiguete, que era actor, director, guionista y el chico para todo en el cine italiano de dos duros. Entre estas dos mentes nació Gomia, Terror en el Mar Egeo (1980). Hay de todo y todo es diversión es el Walt Disney del gore charcutero.

Contaban, como no, con actores de segunda, aunque llamarlos actores es demasiado fuerte para ellos, aún contando con Tisa Farrow, actriz acostumbrada a estos saraos gracias a su participación en Zombie 2 (1979) del maestro Fulci.

¿Cuál es el argumento de Gomia? pues relata la historia de un hombre que pasa de ser buena persona a un caníbal glotón tras una experiencia traumática, el tener que devorar a su familia para sobrevivir. Se ve que le gustó el sabor de la carne humana y se come a todo “quisqui” de un pueblo griego.

Allí llegarían nuestros amigos para convertirse en el postre del caníbal psicópata. La película es recordada por un par de escenas gore: el parto forzado y su posterior escena de cómo el caníbal se come el feto o como nuestro amigo tras ser rajado en el estomago se come sus propias tripas. Señores, no prueben a ver la película mientras cenan. Sólo es recomendable a fans del gore con poco gusto por el cine.

Aparte de eso, yo destacaría el pecado capital de toda serie Z, esa desaparición en medio metraje del protagonista para aparecer para matar al villano, que después de tanto sufrimiento y tantas mordeduras explícitas, podría haber aparecido para, al menos, salvar a la protagonista. Digo yo.

La película tuvo cierto éxito para rodar una secuela muy superior  y más entretenida que ésta, aunque con
sus kilos de caspa para no decepcionar al fan sin escrúpulos. La secuela se llamaba Absurd y otra vez dirigiría Joe D'Amato con nuestro caníbal preferido, George Eastman. Esta vez nos dejaba con la boca abierta al ver que Gomia tenia los mismos poderes que Lobezno al autocurarse las heridas. Todo volvía a ser un festival de gore festivo y roñoso como nos gustaba.

En 1999, el director Andreas Schnaas realizó su remake, Antrophofagus 2000. Bueno si se le puede llamar director, pero le tengo cierta simpatía. Llevó a Gomia al terreno del ultra gore alemán y cosas que veíamos entre medias como la escena del protagonista devorando a su familia aquí era más explicito y burro. Como las escenas más míticas de la película original llevadas a límite del gore explícito. Para el fan del gore toda una fiesta ya que era también es un homenaje al cine gore italiano, desde las películas de Ruggero Deodato a las películas de Lucio Fulci.

-Me comería un plato de espaguetis: Si eres un fan de la caspa y el gore italiano ésta es tú película

-Los espaguetis creo que se me han indigestado: Si te gusta el cine o tienes el estómago sensible, será mejor que no la veas.
Descubre sus historias en: Elizabeth Thor Mundos por Escribir

Si quieres formar parte de Castle Rock Asylum y colaborar con un reportaje, relato y/o reseña, envíanos un mail a castlerockasylum@gmail.com y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible ;)

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada