lunes, 12 de junio de 2017

La Sala Común: Black Mirror T.3






El futuro ya está aquí.

En esta ocasión, hemos visionado la serie antológica Black Mirror, que gracia al gigante Netflix ha vuelto con fuerza. La tercera temporada nos ha traído muy buenos episodios en la que vemos, como es costumbre en esta serie, una dura crítica a la sociedad moderna.

Esta temporada, junto a la siguiente que está en proceso de post producción, son las más largas y cuentan con seis episodios en vez de los tres de sus antecesoras.

Pero vayamos capítulo a capítulo, donde os daré mi opinión de cada uno de ellos.

Caída en picado: En un mundo no muy lejano (y que da miedo pensar que en poco tiempo estaremos así), la humanidad vive obsesionada por los ‘likes’ y las puntuaciones de desconocidos, y con unas lentillas especiales y móvil en mano (muy parecido a unos que acaban de salir al mercado), podemos saberlo todo de la persona que tenemos delante. En medio de todo esto, una mujer necesita subir de puntuación para poder mudarse a un idílico barrio ya que las personas más valoradas en la red tienen una vida mejor.
Gran capítulo que muestra la obsesión por agradar a los demás y como a la gente se le valora más por su popularidad y no por su persona. Encuentro espeluznante los paralelismos que hay con la vida actual moderna.


Playtesting: Un joven que viaja por todo el mundo para huir de su pasado se queda sin dinero en Londres. Allí, uno de sus ligues le anima a que acuda a una oferta de trabajo de una multinacional de videojuegos de terror donde experimentan con algo nuevo.
Entretenido. Puede que el personaje no me haya acabado de gustar de todo y por eso he encontrado que al capítulo le faltaba algo. Lo que sí me ha gustado es la idea general, ¿se puede llegar a crear una realidad virtual en la que uno no sepa diferenciar entre lo que es real y lo que no?

Cállate y baila: Un adolescente sufre el chantaje de un grupo anónimo que le obligará a hacer todo tipo de pruebas si no quiere que un video privado salga a la luz.
Mi favorito, sin duda. Engancha, llegas a empatizar con el personaje y entonces… te dan un mazazo en los cinco minutos finales. Aún sigo en shock con este episodio.

San Junípero: Dos chicas se encuentran en una realidad diferente. Se enamoran, pero no todo puede ser un cuento de hadas. ¿O sí?
Me gustó la idea de San Junípero, los personajes, la estética y sobretodo, la música, pero aún así lo vi algo lento, y demasiado amable para lo que es Black Mirror.


La ciencia de matar: El mundo esta en guerra. Los soldados deben combatir al enemigo al que llaman las cucarachas debido a su aterrador aspecto. Un soldado al que una de ellas le deslumbra con un extraño artefacto empezará a ver cosas extrañas, ¿y si no es todo como les habían contado?
Otra idea muy interesante. La implantación de un chip para deshumanizar al enemigo, el arma perfecta. Muy buena trama y con mucha acción.

Odio nacional: Las abejas se han extinguido y han sido reemplazadas por mini robots. Por otro lado, en las redes sociales se pide la cabeza de una periodista que ha escrito un artículo cruel sobre una activista parapléjica que se ha convertido en mártir. Al poco, la mujer muere en extrañas circunstancias y una dura policía y su compañera experta en informática tendrán que averiguar al culpable de tan extraña muerte antes de que el asesino vuelva a atacar.
Este ha sido el episodio más largo, y si bien la idea es buena, se me hizo algo largo y pesado. Para mi gusto, con menos duración hubiera ganado mucho. Aún así, nos demuestra que el anonimato de las rrss y el poder que tienen puede ser peligroso, y que a algunos les traerá consecuencias.

La tercera temporada de Black Mirror me ha parecido muy buena. A pesar de que haya capítulos que me han gustado más o menos, sigue manteniendo el espíritu de las anteriores y una crítica feroz hacia el mundo actual llevándolo a un futuro no muy lejano y del que, personalmente, me aterra pensar que estamos llegando demasiado pronto.




2 comentarios:

La temporada me encantó por entero, pero también me quedé en shock con Cállate y baila, madre de todos los dioses, qué nervios me puso.

Un beso ^^

¡Hola! Tengo pendiente esta serie. Por lo que cuentas sobre los capítulos, todos se ven interesantes! :) gracias por esta entrada.
Saludos y espero que tengas un bonito día.♥

Publicar un comentario