martes, 24 de marzo de 2015

Retro-Crítica: Hellraiser por Rain Cross





Basada en la novela del mismo nombre de Clive Barker (titulada originalmente: The Hellbound Heart) y escrita y dirigida por él mismo, es una de esas joyas de culto de obligatorio visionado para los amantes del gore.


Frank Cotton descubre una curiosa caja (llamada La Configuración del Lamento o Caja de Lemarchand) en un mercadillo de Marruecos. Al manipularla, logra abrirla y de ella salen los cenobitas, que le despedazan y le llevan al infierno.
Años más tarde, Larry Cotton, hermano de Frank, y su esposa Julia se mudan a la casa familiar huyendo de la gran ciudad. Descubren las cosas de Frank en el ático, y Julia recuerda sus momentos de infidelidad con el hermano de su marido.
Kristy, la hija de Larry, llega a la casa, donde descubrimos que no se lleva demasiado bien con su madrastra, aunque las dos intentan ser corteses la una con la otra.
Durante la mudanza, Larry sufre una herida en la mano y va a buscar a Julia, que sigue mirando las cosas de Frank en el piso superior. La sangre cae en el suelo, y cuando se marchan al hospital,  Frank renace grotescamente convertido en un ser humanoide.
Julia lo descubre, y pese al espanto inicial, decide ayudarle proporcionándole víctimas para que recupere su estado normal.
Kristy sorprende a Julia llevando un hombre a la casa. Pensando que le está siendo infiel a su padre, la joven entra y sorprende a un Frank despellejado que la amenaza. El hombre la ataca y Kristy logra escapar llevándose la caja. En estado de shock, deambula por las calles con manchas de sangre en la ropa y es ingresada en un hospital.
Ya recuperada, recupera la caja y la abre, trayendo a los cenobitas de vuelta. Pero antes de dejar que le hagan daño, hace un trato con ellos: les entregará a la única persona que se ha escapado de su poder, su tío Frank, a cambio de que la dejen en paz.


Sin querer adelantar el final, el argumento de Hellraiser (1987) es de lo más atrayente, con unos demonios –los cenobitas- y un infierno propio sacados de la perturbada mente de Barker. Si bien en algunos momentos la he encontrado algo lenta a pesar de sus buenas dosis de muerte, no por ello deja de ser sorprendente.
Para mí, uno de sus platos fuertes es que no muestren demasiado a los cenobitas, cosa que les da un aspecto más aterrador gracias a sus apariciones -Chatterer con ese movimiento de dientes da gima-.

Los efectos especiales son muy buenos para la época. La aparición de Frank, y sobretodo, su cuerpo despellejado, te da la sensación que al tocarle vas a poder sentir los músculos reales de un cuerpo humano y manchar las manos de la viscosidad de la sangre.
El maquillaje y caracterización de los cenobitas es algo ya mítico del género de terror, y es que ¿quién no conoce a Pinhead? Como curiosidad, decir que el personaje del ya nombrado Chatterer fue la inspiración para crear a Némesis de Resident Evil.


Las actuaciones son correctas, sin más, aunque debo destacar que cada vez que aparece Doug Bradley (Pinhead) en pantalla, con su caracterización y diálogos, la llena por completo.

Una película imprescindible para cualquier fan del género y de la que han hecho innumerables secuelas, con las que me quedo sin duda con esta primera parte y la siguiente, de la que hablaré en otro momento.

Sexo, sangre y una buena historia, ¿qué más se puede pedir?





2 comentarios:

Es una de mis películas de terror preferidas. Y la novela es aún más cruda en la descripción de los cenobitas, pero tal vez era demasiado fuerte para trasladarla a una cinta orientada al mercado.

La saga va perdiendo en calidad, a mi juicio, aunque la segunda y la tercera no están nada mal y son sucesoras bastante dignas de la primera. Creo que es a partir de la cuarta, "Hellraiser: Bloodline", que Barker se desentendió de la franquicia,y a partir de ahí ya es un franco declive. Ha sido un placer que retomaras esta cinta, Saludos!

La novela la tengo pendiente, pero hay ganas de leerla y más después de sus Libros de Sangre :)

Cierto, va perdiendo pero las primeras entregas te dejan un gran sabor de boca.

Gracias, nos alegra que te haya gustado la crítica y esperamos que disfrutes entre los pasillos de Castle Rock. Saludos ;)

Publicar un comentario