miércoles, 20 de agosto de 2014

Zombies Paletos, por Elizabeth Thor


Hace un tiempo perfecto para ir al campo, ese bonito sitio perdido de la mano de dios. Cuando andamos por el allí y respiramos el aire puro descubrimos que estamos en la América profunda. Bueno, lo más seguro es que hayamos pillado el desvió equivocado de Albacete y hemos acabado por una zona lleno de paletos enloquecidos.

Desde caníbales inspirados en Ed Gein como los de La Matanza de Texas (1974), con Cara de Cuero como máximo representante. También nos encontramos el curioso y macabro sabor de los embutidos de Motel Hell (1980), con un glorioso asesino con cabeza de cerdo y, eso si, con una sierra mecánica para no ser menos. Pero nos paramos para probar lo mejor del campo americano, ese whisky casero hecho por ellos mismos. Dándole unos tientos podemos observar cosas curiosas en el lugar, como un enorme bidón con el signo de radiación y el color verdoso del mejunje que nos quita las ganas de darle un trago.

En eso pudo pensar el señor Pericles Lewis, creador de efectos especiales de la compañía de producción y distribución de cine de serie Z Troma, responsables de la saga del Vengador Tóxico (1984). Se le pasó por la mente un buen debut cinéfilo y fue ésta su primera película. Dirigida totalmente con videocámara dándole ese toque más perturbador como extremadamente grotesco y casposo.

Donde aparecen grandes actores como Martin J. Wolfman o  P. Floyd Piraña. Éste ultimo también como guionista, curioso pero es con esto lo primero que nos quedamos perplejos con la cinta, esos gloriosos apellidos.

La historia es simple, un chico conoce a una chica… ups, perdón. Quería decir barril de residuos tóxicos se extravía cuando es llevado por un militar  y los paletos del pueblo lo usan para hacer su licor casero, después de eso todo los pueblerinos al probar el verdoso mejunje se transforman en zombis que harán sufrir de mala manera a unos campistas. Esa es la no muy complicada historia de los Zombies Paletos (1987),  me hubiera gustado saber más de su gestión pero el dichos DVD  que apareció en España nos la jugó a base de bien. La única entrevista con Lewis que podía darnos algo de luz de su delirante filmación no cuenta con dichosos subtítulos en español, como extra podemos contar con minutos filmados y extremadamente gore de Maniac 2 (de la que se puede algunas escenas en internet), ¡queríamos unos malditos subtítulos por dios!

Tenemos muchísimos tópicos entre los personajes que despiertan algo de diversión, desde los paletos con mentes de retrasados, de esta clase abundan un montón  hasta el Autostopista Loco, una nueva variante paródica de La Matanza de Texas, en uno de los muchos homenajes que podemos encontrar a la cinta de Hooper. Entre los personajes que me gustaría destacar es El Hombre del Saco, una especie de hombre elefante de rostro tapado y deformado por el tabaco, que se dedica a vender cigarrillos en su camioneta.

Entre los campistas nos encontramos a la protagonista de la película que se pasará toda la película soltando gritos, el negro gracioso que se vuelve loco y sin olvidar el borracho que no dice nada en toda la historia.

La película es toda una fiesta gore, con escenas entre logradas y ridículas. Con actores malos o sobreactuados. Llenos de toda clase de  tópicos y con posiblemente con los peores zombis que hemos visto en toda la vida, después Hijomoto vs Los Zombis Radiactivo (1993)  hizo un homenaje con nuestra caspa hispánica, recuperando la vulgaridad sarnosa de la película de Lewis. El rodaje en videocámara le da un toque bastante enfermizo y le juega la mala jugada de no ser efectivos algunos fx. Nos quedamos con una película de serie Z para degustadores de cine tromatico, con todos sus logros como sus fallos a los ojos de un buen cinéfilo.

Lo más seguro es que me vuelva a casita a conectarme a internet antes de que estos paletos se queden ciegos con su licor casero de XXX grados.

-Qué bonito es el campo: el gore casposo y la caspa. La gloria de la Troma.

-Odio el campo: el buen cinéfilo no puede ni verlo, sin que le salga un sarpullido.


Descubre sus historias en: Elizabeth Thor Mundos por Escribir 

Si quieres formar parte de Castle Rock Asylum y colaborar con un reportaje, relato y/o reseña, envíanos un mail a castlerockasylum@gmail.com y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible ;)


0 comentarios:

Publicar un comentario