sábado, 15 de noviembre de 2014

Reseña: Mar Muerto de Brian Keene, por Rubén "Reaper" GonzáleZ


Ya era hora de que reseñase un libro de género Z en Castle Rock Asylum. Para el que no lo sepa y no haya seguido mi trabajo (relatos, reseñas y críticas) en la, ya extinta, revista Corazón Literario, soy un verdadero fan de los zombis. Desde que descubrí a estos cadáveres vivientes pululando por mi televisor cuando apenas era un inocente chiquillo, no pude evitar verme atraído por esta criatura que tan popular se ha hecho en nuestros días. Películas, cómics, videojuegos, series de televisión y merchandising zombi de todo tipo han pasado (y pasarán) por mis manos. Y por supuesto, la literatura Z no es ninguna excepción.

Todo lector de literatura de terror nacional conocerá o le sonará la editorial Dolmen. Sobre todo su ya reconocida Línea Z que cada año sigue sumando más y más títulos en su haber. Esta editorial es ya toda un referente a la hora de descubrir o nutrirse de lecturas de este género y ha abierto las puertas a muchos escritores nacionales que hoy en día ya son todos unos famosotes (Manel Loureiro, Carlos Sisí, Víctor Blázquez, Darío Vilas…), pero no solo de autores españoles vive esta editorial. La Línea Z ha acogido algunos cuantos títulos de escritores extranjeros como es el caso que nos ocupa: Mar Muerto, de Brian Keene.

Esta no es la primera incursión de Keene en el terreno literario Z. Antes de embarcarse en Mar Muerto ya tenía escritos El Alzamiento (ganadora del prestigioso premio Bram Stoker) y su continuación, La ciudad de los muertos. He leído diversas críticas y son bastante divididas (parece ser que, o te gustan o las detestas) aunque después de leer Mar Muerto, no sé si darles una oportunidad. Por cierto, hay que destacar que en esas novelas los zombis son bastante especiales: razonan, saben utilizar armas, conducir y… ¡hasta hablan!

Y ahora toca hablar de Mar Muerto de una condenada vez:
La historia nos sitúa en el típico Apocalipsis Zombi… bueno, no tan típico. Porque esta vez el origen del mal es bastante diferente a lo que nos tienen acostumbrados. Un día, de las cloacas de la ciudad, emergerán miles de ratas que comenzarán a atacar a los ciudadanos. Pero estas ratas, no son normales. Están muertas. Y sus mordiscos transmiten una enfermedad que no solo mata a la víctima… sino que la revive. Debido a lo especial de la situación, se decide llamar a la enfermedad “La Venganza de Hamelín”.

La ciudad es un verdadero infierno. Y nuestro protagonista decide salir como sea de ella antes de que sea demasiado tarde. Es así como terminará en un viejo guardacostas en el que, junto a otros pocos supervivientes, tratarán de ponerse a salvo en alta mar. Pero… ¿de verdad están completamente seguros?...

He leído mucha literatura Z. Y reconozco que últimamente, lo que hago es diseccionar las novelas y ver en qué son novedosas y en qué elementos pueden aportar al género. Y lo que principalmente destaca esta novela es en el protagonista: Lamar Reed.

Lamar no es el típico protagonista americano de novela Z. No es un super soldado armado hasta los dientes que hace frente a tiro limpio contra las hordas No Muertos, ni un tío normal que acaba siendo todo un manitas y un verdadero líder para un grupo que trata de sobrevivir al Apocalipsis Zombi (es más, es el primero en cuestionarse sus acciones y a la gente que trata de seguirlo y que lo llaman “héroe”). Es un treinteañero negro y homosexual que apenas sabe utilizar un arma (¿nada convencional, verdad?).

Destacaría además, el hecho de que no solo los humanos regresan de entre los muertos. Aunque esto podría darse por hecho desde que leemos que las ratas parecen ser el origen de la infección. Pues sí, los animales también se ven afectados por este mal. El virus va pasando de especie a especie (hasta los personajes se cuestionan si los insectos también se contagiarán), lo que hace que el futuro se vea aún más negro. ¿Qué pasará cuando todos estén infectados?...

No puedo destacar mucho a los personajes del libro. Se nos cuenta lo justo y necesario y todos cumplen su papel. Pero no destacaría a nadie en especial excepto a Lamar. Pero claro, él es el protagonista.

Cierto que puede parecer que el autor podría alargar bastante más la trama en el barco, que el color de piel y la inclinación sexual de Lamar diesen más problemas, y dar mucha más cancha al tema de los animales zombi. Pero creo que tal y como está escrito es perfecta (además de que el tema de los animales Z se explota bastante en la recta final de la novela, en la que el título cobra verdadero significado).

Mar Muerto es una novela breve y directa. Puede que le cueste algo arrancar (a mí me ocurrió con la parte en la que Lamar se encuentra con Tasha y Malik) pero en general es bastante vibrante y no decae en ningún  momento (ni en una parte en la que el protagonista y un viejo personaje mantienen una conversación existencialista y literaria. Es más, esta es una de las partes que más me gustan de la novela). Además de que Brian no se corta a la hora de hacer que la sangre y vísceras salpiquen al lector.

Destacar que la novela presenta una portada nueva respecto a la versión original, que guarda gran parecido con la de El Alzamiento y La ciudad de los muertos, pudiendo dar la falsa sensación de que todos los títulos conforman una especie de saga o trilogía. Nunca quedan mal unos cuantos zombis de aspecto intimidante. Y más si son obra del genial Alejandro Colucci.

Mar Muerto es un título que seguro que gustará a los fans del género Z y que estarán encantados de añadir a su biblioteca personal. Una nueva visión del Apocalipsis que lo trasladará a un escenario más… flotante.

0 comentarios:

Publicar un comentario