lunes, 8 de junio de 2015

Reportaje: Saga Phantasma, por Elizabeth Thor





Phantasma es una saga que, para mí, es como una pesadilla ya que se podría cortar con un cuchillo la asfixiante atmósfera que desde 1979 se mantiene intacta en sus fotogramas.

Podría decirse que este humilde crítico comenzó a amar al genero con esta película y, tras descubrirla en una emisión de Noches de lobos, me hice fan de la misma y del terror. También podría decirse que más de uno comenzó a amar el género gracias a Noche de lobos, no habría palabras para agradecérselo a esas emisiones nocturnas.

Pero, como todo tiene un principio, su director, Don Coscarelli (Tripoli, Libia, 17 de Febrero de 1954), antes de acercarse al terror dirigió un drama deportivo llamado Jim, the World's Greatest (1976) que relataba la historia de Jim, un joven que intentaba superarse con el fútbol. En esta película encontró a sus actores fetiches: Angus Scrimm y Reggie Bannister.

Con 21 años, el director se enfrentaba a su primer film de terror. Por eso se fue a una cabaña y, con la soledad de las montañas, nació la historia del hombre alto, ya que una gran imaginación vuela por todos lados y su extraña fauna.
Enanos encapuchados, bolas cromadas asesinas, bichos extraterrestres, portales a otras dimensiones… algo más que ideas tuvo Coscarelli en esa cabaña en el bosque.

Con un presupuesto de 300.000 dólares del bolsillo del padre del director, ese toque amateur y de bajo presupuesto le da un toque más terrorífico y efectivo, como todas sus hermanas de generación.
El actor fichado para ser el joven protagonista fue A. Michael Baldwin, que antes de esta película había aparecido en la serie “Con ocho basta”. Para interpretar a su hermano escogieron al actor Bill Thornbury, que hasta ese momento solo había trabajado para la televisión.

Tras acudir al entierro de un amigo de su hermano, un joven observa como un hombre alto con una fuerza sobrenatural coge el ataúd, lo mete en el coche fúnebre y desaparece. Desde ese momento, se sumergirá en una pesadilla llena de enanos encapuchados y bolas cromadas asesinas, intentando escapar del peligroso hombre alto.


El bajo presupuesto consigue darle un tono oscuro, y con una gran imaginación convierte todo el metraje en una pesadilla donde nos descubre al legendario Hombre Alto, que sale ganando ya que en ningún momento nos hablan ni nos cuentan sus orígenes.
Convertida en una montaña rusa de sustos y un delicioso escenario, que es un sanatorio, cuenta con una perfecta fotografía. La película jamás pretendió tener alguna escena gore, pero lo hace, cosa que pasará a la historia por culpa de un pequeño problema técnico con los fx de una de las bolas cromadas que hizo que tuviéramos una escena de lo más recordada: cuando la bola ataca a un ayudante del hombre alto y sale un esplendido chorro de sangre.
Aparte de eso, una estupenda banda sonora compuesta por Malcolm Seagrave, que fue su primera y última banda sonora pero que se quedó instalado por siempre en nuestras mentes, y que recuerda a las bandas sonoras de las películas de John Carpenter.

Donde no había suficiente presupuesto era solucionado con gran imaginación, como el vuelo de las bolas cromadas que hicieron gracias al lanzamiento de un jugador de béisbol profesional, trucando su velocidad y con los hilos, conseguían la magia. Esferas diseñadas por Willard Freen que costaron 1.100 dólares. 

Después de muchos recortes la película paso de 3 horas a los ajustados 88 minutos de duración.

Cuando se estreno recaudo 11.988.469 millones de dólares y en España la vieron  1.340.102  de espectadores, una buena cantidad si comparamos que El día de la bestia de Alex de la Iglesia fue vista por la misma cantidad de gente. La película se convirtió en un pequeño éxito del cine de terror y eso hizo que se le abrieran las puertas a un joven director con ganas de seguir sorprendiendo como buen artesano de serie B.

Tras casi ocho años lejos de la saga que le dio un nombre, Coscarelli dirigió esa divertida serie B llamada El señor de las bestias, una película de espada y brujería de bajo presupuesto e inolvidables recuerdos para nuestra infancia.


Después de convertirse Phantasma en una pieza de culto comenzó a tener sed de más entregas del universo del Hombre Alto y gracias a Universal tendríamos la oportunidad de ver otra nueva entrega. Se llamaba Phantasma, el regreso, pero ya había una segunda parte rodada por Tobe Hooper. Esta gran tontería fue provocada por nuestro amigo traductor o el que ponía los títulos que le salía de las narices a las películas, ¿seria más comercial llamarla Salem`s Lot Phantasma 2?
Jamás lo sabremos, pero aún se escuchan las risas o la sorpresa de medio mundo pensando que esa segunda parte ya existía.

Contando con casi el mismo casting de la original a excepción de A. Michael Baldwin, que fue sustituido por James Le Gros. ¿La razón? Que a Don le parecía muy joven Baldwin para esta entrega que pasaba después de 10 años de los hechos contados en la original.
¿Que tenemos en esta nueva entrega? Más presupuesto, más acción y, dejando atrás las atmósferas de la original, esta segunda parte es pura diversión sin fin.

Con una nueva fauna al servicio del Hombre Alto, poco a poco se añade una nueva mitología. Dándole algo de sentido al villano y nos muestra pistas de como fue arrasando por los pueblos por donde él había pasado.
Si Bruce Campbell tenía en la saga Posesión Infernal una mano con una sierra mecánica, aquí Reggie tenía una escopeta de cuatro bocas.
Como toda película de su época, también tenemos un enfrentamiento con sierras mecánicas, ya que sería una película más moderna sin esas pequeñas cosas.

El fan del terror encontremos otro fetiche cinefago. Esta segunda parte tendría más acción y humor, y los únicos rasgos de terror serían por parte del Hombre Alto. Si nos fijamos bien en la película veremos pequeños homenajes a Sam Raimi y Alex “Robocop” Murphy en una de las tumbas.

La película costo 3.000.000 y recaudo 7.282.851 solo en Norteamérica. Después de esta película, Coscarelli rodó Survival Quest (1989), un survival horror con Lance Henriksen.

Sería en 1994 cuando comenzó a rodarse la tercera parte de Phantasma, el pasaje del terror, que contaría con todo el casting original: Reggie Bannister, Angus Scrimm y nuevamente con A. Michael Baldwin.

Recordemos que en las secuelas anteriores, nuestros amigos siempre terminan las aventuras en peligro y que después de la segunda parte se salvan de una muerte segura.

El film empieza cuando nuestros amigos vuelven a buscar al Hombre Alto encontrando pueblos vacíos y muertos, y tropezando con unos supervivientes que resultan ser unos ladrones.
Cuando piensas que los protagonistas están en peligro, estos personajes morirán bajo el poder del hombre alto, pero volverán a la vida como unos tópicos y hasta simpáticos zombies.
En el viaje encontraran una mujer negra guerrera y un niño salvaje. El grupo con sus nuevas incorporaciones tendrán que enfrentarse a las hordas de monstruos del señor alto.
Con cuentagotas, nos van descubren secretos de la historia sin destrozar la mitología del personaje.


La película se estrenó directamente en vídeo y Coscarelli demostró que sabía trabajar con un presupuesto aún menor que en la segunda entrega. El resultado sería más que aceptable, incluyendo el maquillaje de los zombies y otras faunas.

Recibió el premio de Fangoria a La Mejor Película Directa a Vídeo. Es normal ya que toda una montaña rusa de diversión no aburre.

Pero después de unas entregas divertidas y más que aceptables para el fan, estas entregas las adoramos, llegó una cosa llamaba Oblivion o Phantasma IV.
Como fan de la saga, es indignante que exista, ya que es una entrega horrorosa. Si se hubiera ahorrado esta entrega y se hubiera sacado una edición especial de Phantasma original hubiéramos salido ganando.

La razón de que ésta “cosa” existe es para poner escenas cortadas de la película del 79, contando con un presupuesto muy pero muy bajo, con pocos escenarios, y nada de diversión.

Con Reggie perdido entre el desierto y un motel, bajo las manos de una prostituta mutante de pechos con forma de bolas cromadas, la única cosa destacable de la cinta, y Baldwin dando vueltas como un tonto con el fantasma de su hermana, que ya vimos que su espíritu estaba encerrado en una esfera. 
Pero lo que duele más de esta entrega es dar razón de ser al Hombre Alto y destrozar su mitología. Un abuelito encantador que con sus descubrimientos con el frío y otras dimensiones se volvió el Hombre Alto.

Si Phantasma, el regreso costó 3 millones, Phantasma, el pasaje del terror, 2.5 millones y Oblivion 650.000, recordemos que la original contó con un presupuesto de 300.000 dólares.
El estudio KNB, por la gran amistad con Coscarelli, trabajó gratis en el maquillaje. 

Pero todo esto tiene una historia detrás. Por un lado, es que esta película iba a tener más presupuesto que el resto de la saga, y por el otro, contaría con Bruce Campbell que, junto a Reggie Bannister, llenaría al fan del terror de felicidad.

Tendrían a Roger Avary como guionista, quien es gran fan de Phantasma y que escribió un guión que se llamó Phantasma 1999 A.D. que sería producida por un gran estudio.
El guión de Avary hacía que la humanidad comenzara una guerra civil contra el Hombre Alto. Pero, por desgracia,  se perdió para siempre.

Cuando el fan suspiraba por la saga, a veces dando gracias a los dioses del terror por no tener que aguantar más secuelas tan malas como la última, también pedíamos en secreto otra entrega.

Nos llegó la noticia. Vimos el tráiler de una quinta entrega ya con Coscarelli en la producción y con la dirección del experto de efectos especiales David Hartman, que con el bajo presupuesto que cuenta le da un aspecto de telefilme, como paso con la ultima entrega de Chucky, pero que tiene tan buen acabado que cuente con un fan, no nos engañemos...

TENEMOS GANAS DE MÁS HOMBRE ALTO, MÁS REGGIE, MÁS ENANOS ENCAPUCHADOS Y MÁS BOLAS CROMADAS.

Y no es por nada, pero en el tráiler de esta quinta parte sale una bola XXL… 



Descubre sus historias en: Elizabeth Thor Mundos por Escribir 


5 comentarios:

(mierda, creo que el comentario que grabé se borró)
Decía que la IV tiene buena ambientación, aunque el guion sea flojo, y es interesante ese mini repaso a los orígenes del hombre alto. Ahora nos preparamos para la V entrega, Ravager

(a mi me ha pasado mil veces xDD)
Gracias por tu comentario. A ver la nueva entrega, si está al nivel de sus antecesoras y las novedades que puede aportar a la saga :)

Elizabeth,
no imagina cuantos recuerdos me trae la primera entrega de esta serie.
Por razones personales, recuerdo el estreno, la sala, el pase y la compañía con la que pude visionar la película.
Me ha sorprendido y me ha gustado su aportación.
Muchas gracias por compartirla.
Saludos cordiales.

Muchas gracias por tu comentario, nos alegra que te haya gustado el reportaje :)

hola Elizabeth,tambien soy gran fan de phantasms la segunda es para mi la mejor.recuerdo haber leído que las bolas cromadas fue una pesadilla que tubo coscareli pero sin accesorios eso se lo puso el.tambien recuerdo noche de lobos,pero mi enganche con el terror vino en 1985 con 8 años en tv1 cuando pusieron la mini serie el misterio de salems lot,siempre será mi preferida.

Publicar un comentario en la entrada