viernes, 25 de noviembre de 2016

Reseña: El Club de los Etéreos, de Aniel Dominic




Sinopsis:

¿Qué tienen en común un Terrier de Yorkshire asesino a sueldo, un ama de casa que abronca fantasmas, una mujer cuya sombra le hace la vida imposible y un tipo al que todo el mundo odia al instante? Que todos ellos son Etéreos, personas (y perros) que han pagado a la misteriosa Éter por obtener dones aleatorios. Algunos salen mejor parados que otros.
Aniel Dominic nos trae ocho historias de Etéreos, ocho relatos en los que tener un gran poder no necesariamente conlleva una gran responsabilidad.

Opinión:

Con esta sinopsis tan interesante y desconcertante a la vez, Aniel Dominic nos presenta un grupo de personas con poderes de lo más disparatados. Debo confesar que, desde que leí la parte trasera de esta obra, me cautivó. Y la novela no defrauda.

El Club de los Etéreos se compone de ocho relatos con un nexo en común: el poder que Éter les concede a sus protagonistas y que les hace la vida, de alguna manera, más interesante.

Aniel Dominic tiene una forma de narrar directa, cuidada (se nota mucho que se ha documentado) y divertida. Otra de las cosas que me han gustado es que algunos relatos estén conectados, haciendo que sigamos a algunos de los personajes durante más tiempo de lo que pensábamos.

La verdad es que me lo he pasado pipa leyendo las aventuras de estas personas tan distintas.

Pero vamos a hacer las cosas bien, y comentar cada uno de los relatos que componen la novela. Eso sí, sin spoilers, para no arruinaros las sorpresas.

- Éter: Excelente carta de presentación. Éter es uno de los relatos que más me han gustado, y con el que más me he reído. Un personaje que brilla con luz propia y que es la causante de todos los quebraderos de cabeza de los demás protagonistas de este libro.

- La broma del chirrido picante: Como ya he dicho, esta obra es original, y este relato no está exento de ello. Un ladrón con un don que le hace facilita su trabajo, que se las verá con un justiciero bastante… extraño. Una auténtica locura.

- Un hueso duro de roer: Con él que me reí y mucho. Ingenioso y original. Un asesino a sueldo muy peculiar y un malvado digno de competir con los grandes villanos del cine de James Bond.

- El club de los inanes: Un extraño grupo de etéreos poco contentos con sus poderes. Contiene muy buenos personajes que merecen tener su propia historia (Ejem, ejem… Alex y Malasombra… ejem, ejem)

- Ms. No: ¿Qué ocurre cuando tienes superpoderes y todos los villanos de la ciudad están encabezonados en hacerte la vida imposible? En este relato nos encontramos con Anette, una pintora con un tamaño descomunal a la que no dejan en paz. Me gustó el personaje de la misteriosa Talula.

- Hajime: Otro de mis favoritos. Ambientado en Japón, gira en torno a un abuelo y su nieto, que deben hacer frente a un monstruo gigantesco. El drama y el humor se mezclan en esta historia que me recordó a Pacific Rim en algunos momentos, cosa que me encanta. El final no te lo esperas.

- El regalo: Muy bueno. Me sacó más de una sonrisa, y comprendes a la perfección que muchos de los dones de Éter deben ser más un problema que una bendición. Nada es lo que parece. Con guiño a una famosa serie de televisión.

- Blanditos poco escandalosos: Original, con grandes dosis de acción y humor, y un buen toque de Serie B, el último relato es adrenalina pura.

¿Lo recomiendo?

Sin duda alguna. Es un libro divertido, ameno y escrito con mimo, algo que se agradece, y mucho. Se trata de una antología regular, ya que si bien hay algunas partes que me han gustado más que otras, he disfrutado con todas, por lo que en ningún momento se hace pesada.

Te hará pasar un muy buen rato, por lo que desde el Asilo, la recomiendo.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada