martes, 10 de febrero de 2015

Crítica: Sin City: Una dama por la que matar. Por RRG.





En 2005 se estrenaba una película que supuso toda una sorpresa: Sin City, adaptación fílmica del cómic homónimo de Frank Miller, creador de historias como 300, Ronin, Batma: Año Uno... a cargo del cineasta Robert Rodriguez (El Mariachi, Machete). Una película que respetaba la esencia del cómic y nos lanzaba de cabeza a una ciudad sin ley repleta de personajes de dudosa moralidad y sentido de la honradez. Todo ello mostrado en blanco y negro y jugando mucho con el apartado visual. Disfrutamos de unas cuantas y estupendas historias neo noir.

Esta película siempre logra colarse entre mi lista de favoritas. Y es que desde el primer visionado me declaré fan de ese mundo de perversión, de crimenes, de antihéroes. Además de que me encantó la estética comiquera que rebosa por los cuatro costados. Así que siempre he estado esperando por una secuela que, por cierto, se ha hecho esperar bastante.

Sin City: Una dama por la que matar, ha tardado lo suyo en estrenarse. Y la verdad, visto la de palos que ha recibido, tanto en crítica como en taquilla, más de uno seguro que cree que jamás ha debido estrenarse... Por suerte yo no soy uno de esos.

Lo primero que sentimos al comenzar a visionar esta nueva entrega, es la de nostalgia. (Ba)sin City vuelve a darnos la bienvenida a su sombrío seno. Y volvemos a reencontrarnos con personajes como el implacable Marv (Mickey Rourke), la voluptuosa Nancy Callahan (Jessica Alba), al maquiávelico senador Roark (Powers Boothe), la amazona Gail (Rosario Dawson), el noble Hartigan (Bruce Willis), a quien veremos en forma de visiones fantasmales en alguna que otra ocasión. Otros personajes que ya hemos visto en la primera entrega, tienen nuevo rostro, como el de Dwight (Josh Brolin), la letal Miho (Jamie Chung) o el brutal Manute (Dennis Haysbert). Y, por supuesto, veremos caras nuevas como las de Johnny (Joseph Gordon-Levitt), Mort (Christopher Meloni), o Ava Lord (Eva Green).
Los peones están desperdigados por el tablero... ya es hora de jugar,



Volvemos a disfrutar de unas cuantas historias de pasión, engaño y muerte estupendamente narradas con esos crudos diálogos internos en off (ME ENCANTAN) y utilizando los recursos visuales y comiqueros a los que ya estamos acostumbrados... Quizás esto último sea el principal problema de la película. Su predecesora jugaba a favor porque lo que nos mostraba era algo, relativamente, novedoso. En esta película tenemos cierta sensación de déjà vù. Aunque bien es cierto, que la película no engaña a nadie en eso. Los que la van a visionar saben a lo que se van a enfrentar.
Eso sí, es cierto que baja un poco el listón en comparación a su predecesora (tanto en calidad, como en cuanto a cuestiones argumentales). Pero no por ello debe de masacrarse como lo están haciendo.
El verdadero punto negativo de la cinta creo que ha sido el hacer que la película sea tanto secuela como precuela. El espectador tiene que aclarar él mismo que escenas suceden antes de Sin City o después.



Es una pena que no puedan pararse más en trabajar los personajes. Pero es cierto que la película tiene una gran galería de ellos, y Robert y Frank no pueden hacer milagros. Así que la mayoría quedan como pura anécdota, al igual que los cameos de la polifacética Lady Gaga, que actua de camarera ayudando a Johnny y Christopher Lloyd (el legendario Doc en la saga Regreso al Futuro), haciendo de un doctor bastante malencarado y también apareciendo en la historia de Johnny.
Si hay un personaje que destaca es el de Eva Green (Franklyn, Penny Dreadful). Ella es la mencionada Dama por la que matar... ¡y vaya si lo es! Su personaje es pura femme fatale. Un endiablado y seductor ser que esconde tras ese bello rostro una ambición sin límites. Es la que sale mejor parada de todo el reparto. Y es una gozada ver que es una actriz que no se corta un pelo a la hora de mostrar su desnudez (aunque es cierto que en esta película llegamos a verla tantas veces desnuda que incluso cansa). Brolin no está en su mejor papel. De Jessica Alba ya hablaré después. Marv sigue igual que siempre (no tengo queja). Me han cambiado a la actriz que hace de Miho, pero al menos me dan una buena ración de indiscriminada matanza proporcionada por esta bella asiática... pero si hay que destacar a otro personaje es al de Gordon-Levitt. Johnny es un jugador que hará la apuesta de su vida en la ciudad del pecado. La verdad es que te apena ver qué le depara su destino... pero bueno, ¡esto es Sin City! ¿Qué esperábamos?



Si hay algo que decepciona de la película es la historia de Nancy Callahan. En la anterior película, su trágica historia era de lo mejor. Y había ganas de ver qué le deparaba el futuro que MacCarthy le había regalado con su sacrificio. Aunque al principìo todo va bien (vemos a una Nancy destrozada que se da a la bebida mientras planea su justa venganza), la cosa no tarda en fallar, hasta llegar a un desenlace que deja bastante frío (y más, teniendo en cuenta de que es su historia la que da por finalizada la película).

La BSO, al igual que el apartado visual es de fábula.
Sin City: Una Dama por la que matar nos da una nueva ración de historias violentas protagonizadas por tipos duros, mujeres sugerentes pero letales en las calles de una ciudad donde la ley la rige el tipo con el arma más mortal, o el que tenga más dinero.
Si eres fan de este tipo de historias o te gustó Sin City, esta película no te defraudará. Aunque mi consejo para que eso no pase es que la visiones junto a su predecesora. Así verás como se complementan, ofreciéndonos algo más de profundidaz a la mayoría de los personajes.
Una pena que no llegase a estrenarse en cines españoles. Y es que, de hecho, parece que ni lo hará en DVD.

Lo Mejor: Eva Green. La nueva dosis de cine neo noir. Y la estética que caracteriza Sin City.


Lo Peor: La historia de Nancy. El bajón de calidad. El cambio de actores.




0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada