miércoles, 13 de julio de 2016

The Black Beetle: Sin Salida de Francesco Francavilla





El Pulp ha vuelto. O más bien, nunca se fue. Las temáticas y personajes que se presentaron en estas publicaciones tan baratas y populares de principios del siglo pasado, siguen siendo referentes y se han reinventado a lo largo de las décadas.

Pero de un tiempo a esta parte, han proliferado las publicaciones que quieren emular al Pulp más clásico (con mayor o menor acierto). Y The Black Beetle, es sin duda uno de los mejores ejemplos.




Francesco Francavilla es un artista italiano que ha trabajado con compañías de la talla de Marvel y DC cómics, y al que el Pulp dejó bastante huella. No hay más que echar un vistazo a sus fantásticas ilustraciones retro y a la mayor parte de sus trabajos, para comprobar que Francesco es uno de los mejores herederos del Pulp de nuestro tiempo.

Hace unos años, Francesco mostró en su blog dos bocetos de personajes puramente pulp. Uno era un detective privado de nombre Max Malone, y el otro era un justiciero enmascarado de enormes ojos de insecto. Y dejó que sus fans decidiesen cual de los dos merecía contar sus aventuras. Y Black Beetle fue el gran vencedor. Dando origen a una miniserie que Planeta  DeAgostini ha compilado y editado en nuestro país con el título de "Sin Salida".

Estamos en Colt City. Es 1941, y el jazz y la victoria contra el pérfido Hitler, mantienen a la población en una disfrutable calma que sigue ocultando terribles males como gangsteres que se disputan el control de la ciudad, espías nazis en busca de mágicas y peligrosas reliquias, villanos enmascarados... y en medio de todo esto, un vigilante nocturno lucha contra todos ellos envuelto en un aura de misterio y respondiendo al nombre de Black Beetle.




Tan solo hace falta leer esa mini historia introductoria titulada Turno de Noche, para confirmar que estamos ante una obra que a pesar de jugar con los clichés de este movimiento, expira un espíritu propio inconfundible. Y esto no hace más que realzarse en los siguientes números que componen Sin Salida.

Black Beetle es un héroe pulp PERFECTO. Tanto, que podría haber compartido aventuras con The Shadow, Doc Savage o Green Lama sin desentonar ni un ápice. Además, se agradece que el autor mantenga el misterio en torno a este personaje. No pierde el tiempo en dar explicaciones de su origen, su identidad o sus motivaciones. Y esto permite que desde la primera página, The Black Beetle sea un cómic entregado a la acción y la aventura.



El apartado gráfico es de diez. El estilo de dibujo, los colores y el sombreado utilizado, los imaginativos encuadres... Francesco mantiene la esencia del Pulp y la amolda a su estilo. Siendo una verdadera gozada en las escenas de acción, que son puramente cinematográficas. 

El argumento es en lo que más cojea The Black Beetle. Y no, no me refiero por ser poco sesudo, que a fin de cuentas no deja de ser una lectura de evasión. El problema está en que Francavilla no se queda en el simple misterio del protagonista y deja bastantes cliffhangers a lo largo de los capítulos. Y esto es un punto negativo al descubrir que la anunciada segunda entrega, titulada Necrologue, sigue sin tener fecha de salida (Sin Salida se publicó en 2013). Dejando esta historia bastante en el aire. Por otra parte, tenemos la trama del villano de Sin Salida, Labyrinto, que va desinflándose a medida que la historia llega a su desenlace.




De todos modos, hay que dejar claro que Francavilla ejerce más de dibujante que de guionista. Y que ya evita el meterse en diálogos innecesarios, para hacer todo más dinámico y entretenido. Además de compensar todas las carencias argumentales con un potente y vistoso apartado gráfico.

Con sus menos y, sobre todo, sus más. The Black Beetle: Sin Salida, es una compra obligada para todo aquel amante del Pulp o cualquiera que quiera disfrutar de una emocionante aventura de justicieros enmascarados como las de antaño.




0 comentarios:

Publicar un comentario