domingo, 8 de febrero de 2015

Dying Light... BIENVENIDOS A HARRAN!!!





A quién le apetece una ronda de zombies podridos y apestosos???? Desde luego que a mi si y os vengo a contar qué me ha parecido el juego de los chicos polacos de Techland (Saga Dead Island)

Nos encontramos ante el retoño que tuvieron una noche loca Mirror's Edge y Dead Island, un survival horror en primera persona en el cual nos meteremos en la piel de Kyle Crane, un agente del SAI en busca de un agente renegado llamado Suleimán, el cual ha robado los datos en los que se encuentra la cura.

Graficamente hablando (el motor, sobretodo) es una delicia. Si bien es cierto que los edificios son prácticamente iguales y no encontraremos gran diversidad de los mismos, la calidad de los efectos es realmente buena, así como los npc y los zombies. Los movimientos salvando ocasiones muy raras, son fluidos y naturales. (Una vez le endiñé a uno con un bate en la cabeza y por algún extraño motivo, se quedó enganchado entre la pared y se marcó un harlem shake)



Las mecánicas del juego, una vez pasada media hora, se hacen sencillas, lo cual no entorpece para nada la diversión. Cuenta con un sistema simple de crafteo, con el cual podemos crear armas de diferentes tipos. Nada nuevo que no hayamos visto en alguna entrega de Dead Island.
El parkour, que tanto se ha puesto de moda ahora con los Assassins Creed, mucha gente lo tacha de simplón, yo digo que estamos ante una persona normal (un agente infiltrado, pero sigue siendo persona) y los movimientos serán básicos al principio, pero según vayamos subiendo de nivel en las tres diferentes ramas (supervivencia, agilidad y potencia) aprenderemos nuevas habilidades que nos permitirán movernos con más agilidad. 

La banda sonora no es que destaque en ninguno de sus aspectos, para mi ha pasado desapercibida en la mayor parte del juego, quitando la tensión de la última misión, donde acertaron.

No desvelaré nada sobre el plot principal, pero sí diré que tenemos a nuestra disposición un gran abanico de misiones secundarias que nos alargarán nuestra visita a Harran. 

Sobre el polémico ciclo de dia y noche. Mucho bombo dieron los chicos de Techland sobre el susodicho ciclo. Por el dia, contaremos con los típicos zombies, lentos, que vienen a por ti con los brazos por delante. Algún infectado, que no son más que visitantes de mi amada película 28 días después, es el mejor símil que hay con estos. Alguno que se dedica a lanzarte escupitajos venenosos, estos son los más jodidos durante el día, ya que suelen estar en posición elevada y te vuelves un poco loco buscándolos. Pero también de un par de golpes mueren. 
¿Qué pasa cuando llega la noche? Llega la verdadera diversión. Una multitud de diferentes tipos de zombies aparecen, siendo muy dificil escapar de ellos. Los Coléricos irán a por ti en cuanto te echen el ojo y como se junten más de dos, puedes darte por muerto. Suerte que les podemos ralentizar con linternas de luz ultravioleta, la cual daña a estos seres y les hace retroceder. 

No todo son alabanzas y buenas palabras. En mi caso, quitando a los zombies avanzados, que si cumplen su cometido, los simples, los que vemos en The Walking Dead por ejemplo, poseen una inteligencia artificial bastante mediocre. Te puedes poner en el techo de un coche y disparar con tu escopeta a todo un grupo de más de 30 zombies sin que te hagan un solo arañazo. 
Lo que sí que me parece realmente acertado es el apartado del multijugador, pudiendo convertirnos en un colérico y dar caza al resto de jugadores.

No soy de aquellos que le dan una nota a los juegos, básicamente porque cada cual tiene su criterio y donde yo veo tal, otro puede que no. 

Dying Light no viene a romper el mercado con algo sorprendente. Se trata de una nueva vuelta de tuerca que nos promete diversión durante bastante tiempo. Dicen que cansan tantos juegos de temática zombie, yo digo que necesito más. Me he divertido mucho con Dying Light. Un 8/10. 




0 comentarios:

Publicar un comentario