Castle Rock Asylum

Bienvenidos a la locura.

I Convocatoria Literaria de Castle Rock Asylum

Toda la información, aquí. [FINALIZADA]

El terror en la mochila: Los closes (Edimburgo)

Por Chica Sombra.

Cargo de Yolanda Ramke y Ben Howling

Crítica por Rubén "Reaper" GonzáleZ.

El Exorcista, de William Peter Blatty

Reseña por Rain Cross.

Colabora

Colabora con nosotros.

miércoles, 18 de julio de 2018

El terror en la mochila: Los closes (Edimburgo)



Hoy me cuelgo la mochila del terror y me adentro en las oscuras calles de Edimburgo, pues me han contando que, en sus callejones, más conocidos como closes, se esconde mucha historia. Se construyeron en el siglo XVI alrededor de la Royal Mile y se cerraban de noche para proteger a la ciudad durante la guerra. Hoy en día quedan solo 60 de los más de 400 que fueron creados entonces. Qué tienen de terrorífico, os preguntaréis...

Tienen historias, muchas, tantas como personas que cada atardecer se aglutinaban allí. Lo peor de cada casa, como diría mi madre, se reunía por la noche en los closes.

Una de las peores tragedias ocurridas allí, fue un incendio que se ocasionó en uno de los callejones y duró nada más y nada menos que cuatro días, segando un montón de vidas a su paso. Cuando pasas ahora por ese callejón, te caen un montón de gotas de agua encima... ya que los fantasmas buenos no quieren que, como ellos, te quemes allí dentro.

Aprovechando también la soledad y la oscuridad de estos rincones, multitud de crímenes tuvieron lugar allí. Sin embargo, tengo que hablaros del close más conocido de todos: El Mary King´s Close, bautizado como una de sus ciudadanas más famosas. Allí, había decenas de víctimas cada semana.

En la actualidad, los closes están cerrados para que turistas morbosos como yo no podamos recorrerlos, pero como tampoco hay ningún cartel que lo prohíba, no estoy haciendo nada malo, ¿verdad?

Como veis, esta preciosa y tranquila ciudad no siempre lo fue, guardando entre sus callejones cientos de almas perdidas que ya lo estaban en vida, y que buscaron allí un escape que solo les proporcionó una dura, inesperada y cruel muerte. Una muerte que tampoco los ha dejado ir en paz.

¿Os atrevéis a visitarlos conmigo?

viernes, 13 de julio de 2018

Crítica Cargo de Yolanda Ramke y Ben Howling




No lo tenía nada fácil esta película. Por un lado, resulta ser una conversión a largometraje de un corto de hace unos años. Y todos sabemos que estirar algo tiene sus peligros. Y por otro, resulta ser una nueva película Z, donde a estas alturas sorprender está más que complicado. Pero al final, Cargo logra salir bien airosa de ambos frentes, suponiendo un nuevo tanto para Netflix y sus producciones fílmicas.




La trama es similar al corto de 2013, aunque con ciertos añadidos: Un padre debe de buscar un lugar seguro para su hija recién nacida antes de que una extraña infección lo convierta en un muerto viviente. 

Está bien contar con los artífices del corto, quienes en verdad tenían más que ofrecer a parte de alargar una escena 105 minutos. Cargo resulta transitar por derroteros menos convencionales en este tipo de cine. No temiendo dar juego al drama y parte sentimental del relato. Al que tiene mucho que agradecer el tener a Martin Freeman como padre en la ficción de la pequeña Rosie

Por supuesto, no puede evitar caer en clichés del género. Y desde luego que la parte central es lo más sangrante de la propuesta. Pero una vez superado, la película vuelve a coger fuerza.




Como decía, esta conversión tiene añadidos respecto a su "hermana pequeña". Sobre todo el aprovechar el, ya de por sí, desolador ambiente australiano y todo lo concerniente a los aborígenes. Esta subtrama casi que se merecía de por sí toda una película a parte. Aporta todo un tono de misticismo que es muy de agradecer.

Otro tanto de cara a la originalidad de Cargo está en sus zombis. Aunque cortados por el patrón Romeriano de cadáveres renqueantes. Resulta que tienen unas cuantas particularidades que los hacen únicos y diferentes en este explotado género.





Cargo por fin rompe con el mal habito de alargar sin necesidad cortometrajes de género y resulta ser también un recomendable film Z.





Lo Mejor: Sus zombis. La trama de los aborígenes. 

Lo Peor: Su parte central.



miércoles, 11 de julio de 2018

Crítica Hereditary, de Ari Aster



Tras todas las buenas críticas sobre esta película, donde incluso la han catalogado como un clásico del cine de terror, fuimos al cine dispuestos a disfrutar de este peliculón. Tremendo chasco me llevé. A mí no me ha parecido una peli de terror (aunque tiene sus momentos, todo hay que decirlo), sino un drama familiar de un par de cojones que me lo ha hecho pasar muy mal a nivel emocional.

Tras la muerte de la abuela, Charlie está desolada, pues su relación era muy cercana y fuerte, y ahora siente que sus padres no son suficientes para cuidarla. El problema viene cuando la niña empieza a ver fantasmas y su madre, Annie, se ve de vuelta a su difícil infancia. La familia entera empezará a sufrir las consecuencias de la muerte de la matriarca.


No quiero hacer spoilers, pero sí diré que en esta peli las desgracias se suceden una tras otra, dejando a su paso a una familia cada vez más rota y distante. Es verdad que la trama sorprende con algún que otro giro inesperado, pero a mí me costó digerir muchas cosas. Un aplauso para el elenco, eso sí, sobre todo para Toni Collette y Gabriel Byrne, dos padres desolados, cada uno a su manera. Ella, gritando, llorando e intentando vivir con el dolor de todo lo que les acontece. Él, llorando en silencio, intentando mostrarse fuerte para que su familia no se desmorone. Es tal la pena que crearon en mí, que me tiré media película llorando, porque no es fácil tragar con muchas de las cosas que aparecen en la trama.

Respecto al terror, hay que decir a su favor que no tiene los típicos sustos que ves venir a leguas, sino que con un solo sonido puede ponerte los pelos de punta. Por otro lado, me ha parecido excesivamente larga para lo que cuenta, llegándome a parecer bastante pesadita en algunos momentos. 

Lo dicho, más que una peli de terror me ha parecido un absoluto drama familiar que me dejó destrozada y con muy mal cuerpo hasta horas después de salir del cine. Lo pasé mal en el peor sentido de la palabra, pues no me esperaba tanto mal rollo a nivel psicológico. Eso sí, brillantes actuaciones del elenco que se merecen un aplauso.

Lo mejor: Toni Collette y Gabriel Byrne.

Lo peor: demasiado larga. Mucho más drama del que aguanta mi cuerpo.





lunes, 9 de julio de 2018

Reseña El Exorcista, de William Peter Blatty




Sinopsis:

El terror comenzó tan discretamente que al principio pasó inadvertido.Pequeñas molestias en Regan, para las cuales Chris MacNeil, actriz y madre, encontraba fáciles explicaciones. Parecía como si Regan hubiera sido invadida por una personalidad diferente. ¿Era posible que anduviera suelta una fuerza demoníaca? Si los médicos y la psiquiatría no ayudaban, ¿el exorcismo podría ser la respuesta?
Esta novela aterradora fue llevada al cine con un éxito formidable.  (Casa del Libro)

Opinión:

La novela de El Exorcista es uno de los clásicos del terror por excelencia y una de las adaptaciones más famosas de la historia del cine. 

Basado en el caso real de 1949 y con algunas diferencias, William Peter Blatty creó un aterrador relato sobre el exorcismo de la joven Regan MacNeil. A pesar de su premisa, y más teniendo en cuenta que en el año de su publicación aún no había el auge por el terror de hoy en día, la narración me ha parecido algo lenta, y es que después de ver la película en donde lo visual es muy importante, en su novela nos encontramos con un terror más psicológico donde Pazuzu, el demonio que posee a la pobre Regan, es un gran conversador... y esas charlas son lo mejor del libro.

Los personajes son correctos, empatizas con la madre, Chris, una prometedora actriz que ve como su mundo se va al traste al poco de que su hija juegue con la ouija y conozca a lo que parece un inofensivo amigo imaginario, el Capitán Howdy. Sufres con Regan y todas las pruebas que le hacen hasta culminar en el exorcismo.
El Padre Merrin y el Padre Karras son un buen dúo, mezcla entre la experiencia y la juventud, una dualidad que a mí me resulta muy efectiva. 
Y vuelvo a hablar de Pazuzu, el cual me ha resultado lo más interesante de la novela, siendo uno de los villanos más entretenidos de leer.

La narración está bien llevada, aunque debo confesar que se me hizo algo pesada, y me esperaba más, supongo que en parte por culpa de haber visionado la película antes de su lectura.

En resumen, El Exorcista, de William Peter Blatty es una novela de terror psicológico, con notas de suspense y unas buenas conversaciones con el demonio de lo más disfrutables.

¿Lo recomendaría?

A pesar de no ser lo que esperaba creo que es una lectura obligada para los amantes del terror.

viernes, 6 de julio de 2018

Crítica Jurassic World: El Reino Caído de J. A. Bayona





Hace ya 3 años que el Parque volvió a abrir sus puertas con un lavado de cara que no se alejaba tanto como debía de la propuesta original de Steven Spielberg. Aún con todo, Jurassic World volvió a generar el entusiasmo general por los dinosaurios. No por nada, la película de Collin Trevorrow es una de las más taquilleras de la historia.

La trilogía de Jurassic World se antoja bastante interesante a priori. Dejamos pasar la primera como un mero trámite para ver todo lo que puede ofrecer el extender los dominios de las criaturas jurásicas más allá de un parque temático. Pero esta secuela vuelve a dejarnos con la miel en los labios de la forma más rastrera posible. El Reino Caído es todo un vendesecuelas de un final de trilogía que bien podrá sorprender.




Al igual que su antecesora, El Reino Caído tiene bastante de revival de la primera secuela (El Mundo Pérdido), y los guiños y easter eggs a la trilogía original siguen dándose (el T-Rex ya ha quedado como un Deus Ex Machina que logra cansar). Lo nuevo que aporta esta película también viene contándose en la primera Jurassic World y en lo que logra transmitir el director patrio J. A. Bayona, quien cambió los zombis de Guerra Mundial Z por los dinosaurios de tito Spielberg para su primera super producción.

Bayona camina sobre seguro con el guión del mismo Trevorrow, pero no pierde oportunidad de imprimir en la propuesta varios de sus tics más personales. Como el querer arrancar la lagrimita al espectador (o colarnos a Geraldine Chaplin). Aunque se agradece que Bayona recupere ese cierto aura de terror que tenía la primera Jurassic Park. Hay dinosaurios para todos los gustos, y los más carnívoros y perversos tienen las mejores tomas. Lo cierto es que el tercer acto llega a antojarse como una reinvención de la franquicia de alguna película de la Hammer (tiene su mansión entre bosques y todo).




Chris Pratt y Bryce Dallas Howard vuelven a sus personajes de la anterior entrega, aunque la chispa se ha perdido bastante. Y los otros dos personajes de apoyo componen un bochornoso reparto al que tampoco ayuda que el aliciente de volver a ver a Jeff Goldblum en el papel del dr. Malcolm sea tan reducido.

Está claro que lo mejor de El Reino Caído son los últimos minutos que actúan a modo de suculento teaser de lo que debe ofrecer el final de trilogía. Entre medias tenemos un mero entretenimiento (eso sí, de primer nivel, que para algo es una super producción) que convencerá más o menos. Dependerá del espectador.





Lo Mejor: La parte final.

Lo Peor: Que se sienta como un mero trámite para ver el verdadero potencial de esta nueva trilogía.