Castle Rock Asylum

Bienvenidos a la locura.

I Convocatoria Literaria de Castle Rock Asylum

Toda la información, aquí. [FINALIZADA]

Detroit: Become Human (PS4). Los androides divergentes.

Opinión por Rain Cross.

Los extraños: Cacería nocturna, de Johannes Roberts

Crítica por Chica Sombra.

Ready Player One de Steven Spielberg

Crítica por Rubén "Reaper" GonzáleZ.

Entrevista a Manuel Jesús Palma Roldán, escritor

Por Chica Sombra y Rain Cross.

Colabora

Colabora con nosotros.

lunes, 18 de junio de 2018

Reseña Renacida de Mark Millar y Greg Capullo




El Más Allá concebido por Mark Millar no iba a dejar indiferente a nadie. Es así como se presenta Renacida. Una de las nuevas obras de este aclamado guionista que une fuerzas con el dibujante Greg Capullo para dar vida a la historia de una anciana que muere y despierta en un nuevo mundo de maravillas y peligros.




Partiendo de una premisa que podría no antojarse tan original (por mucha estética fantasy-sci-fi con la que impregnan el relato), Mark se las ingenia para que Renacida no caiga del todo en el cliché. Escarbando en lo humano de la propuesta de tener a una anciana renacida en un joven cuerpo y despertando en un nuevo mundo en el que debe batallar contra las fuerzas del Mal. 

Es cuando la obra toca estos temas tan humanos, que Renacida brilla con luz propia. Pero no hay que olvidar que estamos hablando de una obra de Mark Millar. Con lo que la acción y espectacularidad están bien servidas a lo largo de las páginas a las que presta su arte Greg Capullo. Quien, con total libertad creativa, puede mostrarnos todas las maravillas del Más Allá de Millar y las escenas de acción que idea el escocés.




En lo argumental, hay que decir que Millar no se rompe la cabeza más de lo debido. No vamos a tener ninguna explicación que sustente la nueva realidad que vivirá la protagonista (¿hace falta?) y el grueso de la historia no deja de ser la manida batalla del Bien contra el Mal. Pero son en los pequeños detalles que a Millar se le ocurre donde la obra logra destacar. Además, podría parecer que la trama es bastante cerrada. Pero se deja la puerta abierta a la continuación. Y está claro que Millar puede exprimir mucho más esta premisa.

Renacida es otro tanto para el MillarWorld del que tanto puede beneficiarse Netflix tras su compra. Solo pensar en ver esta historia adaptada a formato largometraje o televisivo, se me hace la boca agua. Pero de momento, podemos disfrutar del cómic.




viernes, 15 de junio de 2018

Detroit: Become Human (PS4). Los androides divergentes




En Detroit: Become Human nos adentramos en un futuro donde los androides y los humanos conviven, aunque no en armonía. Y es que los androides, creados a imagen y semejanza de las personas, son tratados como esclavos.

Tres de ellos, Markus, Kara y Connor, deberán decidir si seguir siendo esclavos o enfrentarse a una sociedad que los ven como mero producto de lo cal deshacerse en cuanto se cansan.

La historia de este videojuego, el cual hemos disfrutado en PS4, me ha resultado muy interesante. La trama va cambiando dependiendo de las decisiones que tomes con los personajes, al igual que Heavy Rain y Beyond: Two Souls, aunque en Detroit: Become Human tiene momentos en los que me ha parecido que te guían más que en los otros dos.
A pesar de eso, me ha gustado mucho y he disfrutado viendo como van cambiando los personajes, descubriendo algunas sorpresas que guarda la trama y decidiendo el destino de los tres androides.




La jugabilidad no está mal, parecida a los videojuegos mencionados, aunque la cámara no me ha parecido demasiado cómoda en algunos momentos.

Los personajes me ha encantado, tanto su desarrollo como su historia, y los voy a analizar un poco por separado (sin Spoilers):

Markus ha sido mi favorito, viendo como pasa de tenerlo todo a nada y convirtiéndose en el líder de la rebelión. Tú decides si quieres que vaya por el lado pacífico o violento, pero en ambos casos ves a un personaje con ideales, fiel a sus principios y valiente.

Kara me ha parecido el más humano de todos, por su instinto y su tenacidad a la hora de proteger a aquellos que ama.

Connor es... complejo. Sus decisiones a veces están muy marcadas, pero depende de lo que escojas puede llegar a sorprenderte. Pensemos que estamos ante un detective de Cyber Life, la empresa que ha creado a los androides, que persigue a los divergentes, por lo que tendrá más de un encontronazo con los otros personajes que pondrán a prueba su, aparentemente, inquebrantable lealtad.




Los secundarios están también bien definidos, y puedes hacer que tengan una opinión sobre cada uno de los personajes dependiendo de tus acciones.

El tema de los divergentes, de la lucha por los derechos de los androides y la rebelión contra un sistema que les considera esclavos es, para mí, uno de los puntos fuertes de la trama. Me ha recordado a momentos de nuestra historia y como incluso hoy día debemos que luchar por nuestros ideales.

Los gráficos son una pasada. A veces cuesta distinguir el momento "historia" del jugable, cosa que no ocurría con los videojuegos de hace unos años. 




En resumen, Detroit: Become Human me ha parecido un  juegazo. Entretenido, con una trama que engancha, momentos épicos, personajes con los que empatizas y unos gráficos que te hacen pensar en el paso que tendrán que dar las plataformas para mejorar algo que es casi... humano.

Lo Mejor: La trama. Los personajes. Los gráficos.

Lo Peor: La cámara, debería poder moverse mejor. Tuvo algún fallo y me consta que a más personas le ha pasado, que se cala y tienes que reiniciarlo. Espero que lo solucionen pronto.



miércoles, 13 de junio de 2018

Crítica Los extraños: Cacería nocturna, de Johannes Roberts



Tengo que reconocer que la primera película me resultó entretenida, y que una sola frase (¿Dónde está Tamara?) bastó para acojonarme. Por lo demás, una peli pasable, sin mucha repercusión para mí. Aun así, como buenos amantes del terror que somos en casa, fuimos al cine a ver esta secuela. Y mira por donde, me ha gustado muchísimo más que la anterior.

Cindy y Mike no pueden más con su hija, así que deciden mandarla a un internado. Para ello, tienen que hacer un viaje por carretera junto a sus retoños, por lo que deciden pasar la noche en un campamento para caravanas regentado por el tío de Cindy. Una vez allí, nuestros tres amigos enmascarados aparecerán para convertir esa noche en una auténtica y sangrienta cacería.  Es un slasher que tiene un ritmo trepidante, pues se suceden los sustos hasta tal punto que te pasas toda la película en tensión. 


Me ha gustado mucho que los niños protagonistas (adolescentes, más bien), no sean los típicos tontos que solemos ver en este tipo de films. Aquí acaban hasta las narices de estos cazadores despiadados, así que se defienden con uñas y dientes. Es cierto que algunas escenas te ponen de los nervios y empiezas a decir "pero reviéntale la puta cabeza" pero, en general, son protagonistas medianamente espabilados.

Como punto fuerte me quedo con la banda sonora, pues es orgásmica. Bonnie Tyler me fascina y es ideal como música de fondo para un crimen macabro y, si no me creéis, solo tenéis que ver esta película. La escena de la piscina me pareció maravillosa, sublime, y solo por ella tengo claro que volveré a ver esta cinta. Por supuesto, no puedo olvidarme de la ambientación, pues los campamentos son lugares perfectos para lo macabro. Además, este es solitario y de caravanas, por lo que la trama está situada en un enclave que hará las delicias de todos los amantes del terror.  De los personajes me quedo con Luke, interpretado por Lewis Pullman, que hará lo que sea para proteger a su hermana.

Lo mejor: la banda sonora. La escena de la piscina. La ambientación.

Lo peor: la típica adolescente rebelde porque el mundo la ha hecho así.



lunes, 11 de junio de 2018

Crítica Ready Player One de Steven Spielberg





Vivimos una época bastante asfixiante en el que el futuro se nos antoja bastante incierto y aterrador. Paralelamente a esto, el mundo del entretenimiento ha sabido aumentar sus productos y medios en los que muchos se sumergen para escapar de la triste realidad. Aunado a esto está el revival ochentero, una década que nos dejó grandes canciones, películas, series... 

Para su debut literario, Ernest Cline cogió todo esto y creó Ready Player One. Una novela que no tardó en estar en el punto de mira de las grandes productoras. Lo que ha sido una sorpresa, a medias, fue que el director encargado de realizar su adaptación cinematográfica fuese Steven Spielberg.




Lo cierto es que Spielberg fue quien creó el blockbuster con su Tiburón en 1975. Y no hay que olvidar que estamos ante el que nos llevó al Parque Jurásico o nos hizo seguir los pasos de Indiana Jones. Aunque en los últimos años, el Rey Midas de Hollywood se haya apartado de tanto aventurero, en su interior este espíritu jamás dejó de brillar. Y eso lo ha demostrado con Ready Player One.

"Oasis es la realidad virtual donde la mayor parte del mundo se sumerge para olvidarse de la terrible realidad. El día que su creador fallece, se descubre que su último deseo ha sido crear un desafío para los habitantes de Oasis y así poder hacerse con su fortuna y el dominio de Oasis".




Es imposible no querer sumergirse en Oasis y todas las posibilidades que ofrece LA realidad virtual. Esto ha camelado hasta al propio Spielberg, quien se esmera a la hora de sumergirnos en ese mundo de unos y ceros donde todo puede pasar. El problema llega cuando vemos que el CGI se come la otra parte del film. La que se desarrolla fuera del mundo virtual. Una pena, pues en esas pequeñas dosis se deja entrever una aventura más pura y adictiva que la que ocurre en Oasis. Donde, por mucho Gundam contra Mecha Godzilla que nos muestre, no deja de ser un espectáculo vacío. Por no hablar de la gran carga emocional que Spielberg busca imprimir en la parte del mundo real.




Es una pena desaprovechar el plantel protagonista que se saca de la manga y que acompañan al dúo protagonista. Un grupo que podría haber calado más en el espectador del mismo modo que ha logrado la tropa de Stranger Things en la pequeña pantalla. Pero la cosa se queda en el intento.

En el terreno de los villanos, tenemos un Ben Mendelsohn que parece haber puesto el piloto automático de Rogue One y poco tiene que ofrecer. Una mejor y más divertida amenaza podríamos haber encontrado en I-R0K (T. J. Miller) que se queda en un alivio cómico momentáneo.




Por la parte que nos toca, internillos. Hay que decir que Ready Player One se guarda un gran as bajo la manga al hacer que una de sus pruebas ocurra en un gran clásico del cine de terror

El temor a que Ready Player One se dejase llevar por el juego metareferencial estaba siempre presente. Aunque por suerte, Spielberg no lo permite. Y deja que su historia respire un poco entre el carrusel de guiños y cameos. Una aventura que podía haber impactado más y haberse convertido en un clásico instantáneo de haber mimado más la parte humana del relato. Por la contra, aún podemos pasarlo bastante bien siguiendo a Wade Owen (Tye Sheridan) y su clan en la Búsqueda del Huevo de Halliday.



Lo Mejor: El inesperado segmento que hará las delicias del fan del cine de terror.

Lo Peor: No se da un buen equilibrio entre la parte live-action y la de CGI.



viernes, 8 de junio de 2018

Crítica Enganchados a la muerte, de Niels Arden Oplev



Sinopsis:

Cinco estudiantes de medicina, con la esperanza de desentrañar el misterio de lo que aguarda más allá de los confines de la vida, emprenden un atrevido y peligroso experimento. A base de detener su corazón durante un breve lapso de tiempo, cada uno de ellos sufre una experiencia cercana a la muerte clínica. A medida que la investigación se vuelve cada vez más peligrosa, se verán obligados a afrontar los pecados de su pasado, además de vérselas con las consecuencias paranormales de sus incursiones en el más allá.... Remake de "Línea mortal" (1990).




Opinión:

Estamos ante el remake de Línea Mortal, film noventero protagonizado por Julia Roberts y Kiefer Sutherland (quien también aparece en esta versión), y con el que no voy a comparar ya que hay bastantes cambios y modernizaciones y la trataré como un film independiente a pesar de que la premisa sea la misma: unos estudiantes que juegan con la muerte.

Courtney (Ellen Page), después de sufrir una accidente en el cual su hermana pequeña muere, se obsesiona con la idea de lo que ocurre después del fallecimiento.
Les pide ayuda a Jamie (James Norton) y Sophia (Kiersey Clemons) en su experimento: causarse la muerte durante unos minutos para experimentar en sus propias carnes qué se siente. Al principio todo parece ir bien, pero a la hora de la reanimación Jamie y Sophia tienen problemas por lo que ésta última pide ayuda a Ray (Diego Luna) para que la traiga de vuelta, y Marlo (Nina Dobrev), que sigue a Ray y se encuentra con todo el experimento sin querer.
Cuando consiguen traer a Courtney de vuelta, se encuentra algo diferente: recuerda cosas del pasado, como receta y tocar el piano, y todo el temario de medicina que hace que sobresalga ante el resto de alumnos. El resto decide, uno a uno, ir probando la experiencia. Todos salvo Ray, que no se fía y a pesar de colaborar con las reanimaciones no participa activamente en el experimento. 
Todo parece ir bien hasta que los fantasmas del pasado comienzan a acecharlo.




Las actuaciones son correctas. De los personajes, me ha gustado que cada uno tenga su carácter, por los que los he encontrado amenos y no hay ninguno que me haya caído mal.

La trama es similar a la versión de los noventa pero adaptándola a nuestros tiempos, cosa que han hecho bien, y resulta entretenida. Lo que estamos ante un film de suspense con algún toque de terror, que a veces eclipsan lo primero. A pesar de ello, me ha gustado esas escenas, las cuales me han recordado un poco a la atmósfera Silent Hill cuando vemos lo que acecha a los protagonistas, y tiene pinceladas del cine de terror asiático.




Los sustos son escasos pero efectivos, y se apuesta más por mostrar poco y mantener la tensión. En algunas ocasiones lo consigue, y en otras, no tanto (para mi gusto, los del barco fueron los más flojos).
Eso sí, me gustó que dieran pistas poco a poco para que descubramos el lado oscuro de los cuatro estudiantes que participan en el experimento (recordemos que Ray no experimenta la experiencia de la muerte).

En resumen, Enganchados a la muerte es una cinta entretenida, sin pretensiones, con una estética cuidada en los momentos de horror pero que no consigue "enganchar" del todo.

Lo Mejor: Las escenas de terror. Los "demonios" de los protagonistas. El no caer en tópicos religiosos y tirar más de psicología y ciencia.

Lo Peor: La historia es algo floja. El que intente tener elementos del cine de terror cuando se trata de una cinta de suspense.