Castle Rock Asylum

Bienvenidos a la locura.

I Antología de Relatos de Terror Castle Rock Asylum

Ya disponible en Lektu.

Stephen King: La Parálisis del Miedo (Movistar)

Crítica por Rain Cross.

La Sala Común: Buffy, cazavampiros, T.5

Por Chica Sombra.

Megalodón de Jon Turteltaub

Crítica por Rubén "Reaper" GonzáleZ.

Colabora

Colabora con nosotros.

viernes, 21 de septiembre de 2018

Stephen King: La Parálisis del Miedo (Movistar)




Sinopsis:

La candidata al Goya y al Feroz por "Verónica", Sandra Escacena, "Stephen King: La parálisis del miedo". A través de los sueños de Escacena, el programa recorre las principales adaptaciones al cine del prolífico escritor norteamericano. El escritor Santiago Rocagliolo, el director Jaume Balagueró, el crítico cinematográfico Fausto Fernández y el actor y admirador milennial de King Teo Planell, nos dan su visión sobre este rey del best seller y también de las taquillas de cine y las audiencias en televisión.

Opinión de Rain Cross:

Buscando una película, me topé con este reportaje sobre el maestro Stephen King, por lo que no dudé en echarle un ojo.

Stephen King: La Parálisis del Miedo nos muestra la obra del escritor de Maine a través de sus adaptaciones y nos habla un poco de su vida y sus influencias, aunque no es lo más importante del reportaje.

La actriz Sandra Escacena (Verónica) es la encargada de presentar las diferentes partes uniéndolas con la parálisis del sueño, trastorno en el cual las personas que las padecen se muestran paralizadas mientras sienten que algo les acecha y nos cuenta la evolución del escritor. También remarca su obsesión por mostrar a los adultos como villanos de sus historias o, en el mejor de los casos, meros espectadores que hacen la vista gorda ante las crueldades humanas. IT sería un buen ejemplo de eso.


Jaume Balagueró, Fausto Fernández, Santiago Rocagliolo y Teo Planell nos cuentan sus opiniones sobre el maestro del terror y sus impresiones respecto a sus diferentes trabajos.

El reportaje me ha resultado entretenido, aunque me esperaba más datos sobre Stephen King, ya que es más una tertulia entre seguidores del escritor norteamericano que un documental al uso. No os equivoques, ya en la sinopsis pone que es un programa sobre las adaptaciones cinematográficas de King, pero igualmente esperaba encontrarme más debate sobre justo eso, las diferencias entre las novelas y sus versiones al cine y/o televisión.

A pesar de ello, Stephen King: La Parálisis del Miedo me ha resultado ameno y nada pesado, y siempre es curioso descubrir las opiniones de otros adeptos sobre el que es, para mí, uno de los mejores escritores de terror.

Lo Mejor: Sandra Escacena. La opinión de Balagueró sobre Cementerio de Animales, la cual comparto al 100%.

Lo Peor: Ir con la idea preconcebida de que será un documental sobre King (error mío por no leer primero la sinopsis y centrarme en el nombre del escritor).



miércoles, 19 de septiembre de 2018

La Sala Común: Buffy, cazavampiros, T.5



(Contiene spoilers)

Imagino que a todos nos pasó al empezar esta temporada y descubrir a Dawn, la hermanita de Buffy. ¿Pero de dónde narices ha salido esta niña? ¿Es una hija perdida de su padre? ¿La han adoptado durante el verano? Pero pronto descubrimos que no, que esa niña lleva ahí desde que nació... O no. La trama de Dawn es, sin duda, la protagonista de la temporada. Es verdad que la niña a veces es un poco insoportable, pero nunca llega a la altura de Buffy, así que le acabé cogiendo hasta cariño. Por supuesto, en seguida nos damos cuenta de lo que pasa y nos da hasta pena.

En esta temporada es donde empieza el drama, siendo lo más duro el fallecimiento de Joyce. Buffy tiene que aprender, de repente, a vivir sin su madre, encargándose ella de la casa y de Dawn, por lo que tiene que dejar la universidad. Cómo no, como todos sus anteriores novios, Riley la deja, abandonando a la vez la ciudad. Lástima, con lo que me gustaba este chico... Eso sí, Spike no dejará pasar la oportunidad y arrimará cebolleta. Por supuesto, Buffy no se hará mucho de rogar. A todos estos líos, le sumamos la aparición de la villana de la temporada, Glory.


Pese a que me cuesta trabajo reconocerlo, porque pensé que nunca lo haría... Me gusta Spike. Sí, mierda, la verdad es que el chico tiene lo suyo y se ha vuelto muy leal a Buffy. Como dije en la anterior reseña, me sigue encantando Xander, creo que se ha convertido en un pilar fundamental y en el más maduro de la pandilla de Scoobies. Y sí, me ha dado una pena horrible la marcha de Riley, pero todos sabemos ya que a Buffy le duran menos los novios que a mí un tupper de macarrones.

Ya me ha advertido mi marido que el drama ya va a ser un no parar, y eso que esta temporada ha tenido altas dosis. Dejando a un lado la dramática muerte de Joyce, nos encontramos con un final desolador que, en un principio, iba a ser el final de la serie, aunque luego decidieron renovarla por dos temporadas más. 

No puedo contar mucho más, porque ya me estoy pasando de spoilers, pero sí os diré que lo bueno que tiene esta serie es que va evolucionando temporada tras temporada, y que cada vez me gusta más. Por supuesto, muy pronto os hablaré de las siguientes.

Lo mejor: Mecagoenmismuelas... Spike.

Lo peor: Willow, que cada vez me parece más tonta.





domingo, 16 de septiembre de 2018

Pesadilla sobre negro, por María Delgado


Imagen Google

A veces los recuerdos son poco más que mosquitos que zumban en tu oído. Les intuyes por el rabillo del ojo cuando estás distraído, pero si te vuelves a encontrarlos, desaparecen como el vaho del cristal un día de lluvia. Se mezclan y se funden resbalando como gotas en caída libre. Son un run run sordo apenas audible que te cosquillea los rincones más alejados de tu mente. Piezas de un puzzle incompleto, azules sin nubes que no son más que motas y destellos en tu ojo al mirar el cielo. Recordar se hace entonces una tarea tediosa y desagradable que te provoca migraña. Parpadeas confuso y apenas atisbas algún resquicio de una imagen incompleta como un sueño del que te despiertas demasiado pronto.

No sé cuánto tiempo ha pasado. Ni siquiera estoy seguro de si ha pasado. Tal vez mi mente rota en fragmentos ha perdido los pedazos de aquel hecho y los rellena con mentiras. Cuando tomo la decisión firme de recordar, solo puedo intuir una densa neblina y retazos de historia desperdigados sin orden ni concierto. Estoy loco. Eso dicen ellos al menos. Mi celda acolchada atestigua que al menos debe ser cierto, o lo fue en algún momento. Ya no estoy seguro. El tiempo y la memoria aquí pierden su significado. Ayer o mañana fue o ha sido mi fin. Qué más da eso ya. Sin embargo, algo te contaré pues me debo a mí mismo coser los fragmentos de esa historia desperdigada como piezas de loza rota por mi cabeza. Si consigo recordar al menos entenderé por qué estoy aquí. Aunque puede ser que lleve aquí toda la vida y no me haya dado cuenta.

Empecemos por el principio. O tal vez sea algún momento de la mitad de la historia. No pongas esa cara, ¿acaso no te diste cuenta ya con quién hablas? Mi nombre no es importante y si lo es, lo olvidé hace tiempo, pero en aras de darte algo de coherencia en esta historia digamos que me llamo Ernesto.

Parte I.

El teléfono sonó tres veces antes de que Ernesto lograra desasirse de los brazos de Morfeo y levantara el auricular.
»¿Diga? —ahogó un bostezo.
»Espero que no te hayas dormido, pedazo de capullo, o ya te puedes ir olvidando de recibir la paga este mes.

Ernesto se despejó de golpe. ¿Qué hora era? Buscó sin éxito el móvil en los pantalones de un traje muy arrugado. Tenía seca la garganta y al tragar se le pegó la lengua al paladar. Carraspeó y contestó a la voz impaciente del otro lado de la línea.
—Señor Ramírez. Por supuesto que no, ya estoy saliendo de la oficina para ir a su encuentro. Tardaré veinte minutos a lo sumo.
»Diez, y no te olvides la documentación del coche como la última vez ladró la voz.

Antes de que Ernesto pudiera murmurar una palabra de disculpa, la comunicación terminó abrupta. Soltó el teléfono con una maldición y se frotó los ojos malhumorado. Idiota, otra vez te has quedado dormido. De esta no te libras, ese imbécil de Ramírez te hará despedir.
Ya no tenía arreglo la cosa, así que se dio una ducha rápida, se cambió de traje y salió despedido a su cita con aquel cliente.

Llegó, como había supuesto, veinte minutos después. En la rotonda a la salida del aeropuerto, le esperaban Alberto Ramírez, contratista para servirle a usted, y la pareja austriaca que no hablaba ni papa de español y que entendían un inglés un tanto peculiar, salpicado de palabras en alemán. Alberto hablaba animadamente con la pareja que le miraba como si les hablara un marciano de color rosa chicle. El hombre sonría sin parar mientras su mujer no dejaba de mirar la montaña de maletas tras de sí, como si quisiera cerciorarse de que no iba a bajar la nave nodriza del tipo que tenían enfrente para robarles hasta el pasaporte.
Ernesto bajó del coche con los papeles bajo el brazo y su mejor sonrisa puesta. La mujer le miró como si de repente un ángel hubiese bajado del cielo a recogerles.

—Señores Bricks, me alegro de conocerles por fin les saludó Ernesto en un alemán muy correcto y neutro—. Les pido me disculpen el retraso, el tráfico es horrible a estas horas de la noche.
El señor Brick asintió con una sonrisa tan ancha que podría saltar las costuras de sus comisuras y darle vuelta a la cabeza. La señora Brick estuvo a un tris de tirársele al cuello para darle un beso en un arranque de inmenso alivio. Por fin podrían coger el coche alquilado e irse a comer “tapas typical spanish”.
Alberto le miró con una mezcla de alivio y furia en su rostro rojo como un tomate por el esfuerzo de chapurrear un inglés más cercano al balbuceo de un niño de año y medio que a un verdadero idioma. Los Bricks firmaron los papeles, cogieron el coche y se largaron a una velocidad que superaba claramente las normas de circulación. Pero eso ya no era problema de Ernesto.



La mirada de enajenado mental que le echó Alberto Ramírez, “señor Ramírez para ti pequeño mierdecilla”, sí que era un problema. Alberto y Ernesto estarían en igualdad de condiciones el día que la empresa de alquiler de coches para la que ambos trabajaban decidiera que Ernesto había superado los seis meses de prueba. Hasta que ese momento llegara, Alberto Ramírez “señor Ramírez para ti” seguiría siendo su superior directo y el responsable en última instancia frente a la junta directiva. Esta situación, junto con el hecho de que Alberto Ramírez veía amenazado su puesto y sueldo como contratista, hacía que no guardase muy buenos pensamientos hacia su nuevo compañero.
—¡Dónde coño estabas joder!, se suponía que habíamos quedado a las 9 en punto. Ya no sabía que más decirles a esos dos guiris para que no me fusilaran. ¡Te lo dije la última vez, no pienso poner mi culo para que me den por ti ni una vez más! —rugió Alberto alzando tanto la voz que un par de viajeros se le quedaron mirando.
—De veras que lo siento, señor Ramírez dijo Ernesto tragándose las ganas de escupirle en su rojo careto de pezpero el tráfico...
—¡A mí no me la pegas capullo!, te has quedado dormido en el sofá y se te había olvidado la cita que teníamos con esos dos alemanes.
—Austriacos empezó a decir Ernesto, pero la furibunda mirada que le lanzó Ramírez hizo que cerrara la boca al instante.
—Sólo por eso te vas a ir a tomar por culo a recoger el Opel Corsa negro que dejó el inglés ese patizambo tirado en el polígono sur en la calle Bertín “nosecuantos” y lo llevas al concesionario. Ese gilipollas perderá la fianza y estoy seguro que podremos cargarle también abandono del vehículo. Va a ser el único punto bueno de este jodido día.
Mientras Ramírez seguía parloteando a gruñido limpio, Ernesto notó como un nudo corredizo le bajaba por la garganta y se instalaba cual fardo lleno de piedras en la boca de su estómago dándole ganas de vomitar. Un sudor frío y pegajoso le cubrió todo el cuerpo llevándose el poco color de sus mejillas.

El Opel Corsa negro del año 2013, era un coche fuerte y robusto, de impecable tapicería de terciopelo negro a juego con la chapa impoluta sin ralladuras visibles, con un motor tan silencioso que más que rodar se deslizaba a escasos centímetros del suelo. Aquel coche le producía a Ernesto una sensación de vértigo y malestar solo comparables a estar expuesto a una fuente de radiación de baja frecuencia. Su sola presencia ya le daba náuseas, pero cuando estaba dentro la cosa iba a peor. Se sentía mareado, desorientado y confuso como si el coche hubiera dado diez vueltas de campana con él dentro. Un latido sordo, pausado y doloroso le palpitaba en las sienes mientras conducía aquel vehículo que parecía levitar sobre el asfalto.
Estar dentro de ese coche era como estar caminando por un campo de minas, con la certidumbre de que en cualquier momento algo va a salir mal y una de esas condenadas bombas te pagará el pasaporte al otro barrio. Solo que, en vez de pisar una pelota de sangre y muerte, pisaba un embrague que siempre estaba tan frío que le calaba a través del zapato hasta llegar a lo más profundo de su alma.
Lo último que quería Ernesto era tener que ir a recoger aquel coche a un punto oscuro y solitario como quería Alberto y tener que rodar los 15 kilómetros que les separaban del concesionario. Pero no se le ocurrían más excusas que le salvasen de verse de patitas en la calle si se negaba.
No tuvo más remedio que aceptar.

Parte II

El taxi le dejó en la rotonda de entrada al polígono a escasos metros de donde comenzaba la calle Bertín Osborne. Era una calle de subida y Ernesto, que había tenido que pagar de su bolsillo el trayecto, no quería pagar para que el taxista le diera una vuelta a medio polígono, luego girar y entrar por aquella calle de un solo sentido. La callejuela estaba poblada por almacenes de chinos, cerrados a cal y canto a esas horas de la noche. Una iluminación escasa y parpadeante parecía sugerir que estaba adentrándose en una película de terror de serie B.

Sudaba copiosamente a pesar de la brisa fresca de la noche. Estaba nervioso y por qué no decirlo, asustado. Hubiera preferido meter el brazo en la boca de un dóberman rabioso a tener que ir hasta allí a recoger el maldito coche.
Cuando llevaba alrededor de diez minutos de caminata vislumbró la silueta del Opel Corsa abandonado en mitad de la calle con la puerta del conductor abierta. A escasos metros del vehículo, una farola corroída por la herrumbre y el paso de los años derramaba sobre él una mortecina luz parpadeante de color blancuzco. El coche sin embargo estaba envuelto en una negrura absoluta. La luz de la farola le eludía como si los fotones adivinaran que aquel coche era malas noticias y no osaran horadarlo. Un escalofrío violento hizo que Ernesto diera un respingo. No quería subirse allí, ni siquiera quería acercarse. Su mente gritaba enloquecida que diera media vuelta y dejase en paz aquel trozo de metal en su silencio.

Se paró a escasos metros del coche para serenarse y alejar de su cabeza todos aquellos funestos pensamientos. Reconocía que odiaba a aquel coche, pero solo era un trozo de maquinaria, nada más. No podía hacerle físicamente daño. No había nada mal con él. Ya lo había comprobado a costa de su bolsillo. El coche estaba perfectamente, más que eso, estaba como nuevo. Y él no era un niño de teta que se dejase llevar por todas aquellas historias de viejas y terrores supersticiosos. Era un hombre adulto. Un hombre adulto a punto de quedarse sin trabajo en plena crisis económica, por el amor de dios.

Fue directo hacia el coche relegando las advertencias de su mente a la parte más alejada y comprobó que todo estaba en orden. Arrancó el motor con las llaves de emergencia y esto se puso en marcha con un suave ronroneo. Pisó el acelerador y salió del polígono sin percances. Pensó con acierto que lo más rápido sería tomar la autovía en vez de atravesar la ciudad plagada de semáforos, aunque para ello el trayecto se alargara un poco más.
La idea racional de que el coche no era más que un trozo de maquinaria dispuesta a doblegarse a su mano de conductor experto le relajó bastante. Lo suficiente para que no cayese en la cuenta del zumbido que provenía de las entrañas del vehículo hasta que pasaron unos diez minutos y tres kilómetros de travesía. Una sensación de malestar se alojó en la boca del estómago. Una idea absurda se coló por un resquicio de su mente. Alguien le estaba siguiendo.
Déjate de tonterías joder se dijo a sí mismo muy enfadado—. Esto es una autovía, idiota, si hubiera alguien siguiéndote le habrías visto.
Miró por el retrovisor varias veces. La noche era más oscura pero no vio ningún faro que delatara la presencia de otro vehículo ni siquiera en la lejanía. No había nadie a su alrededor. Estaba solo. ¿De dónde venía entonces aquella delirante idea de que no lo estaba?, era una sensación sólida, un hecho físico, como un pellizco en el antebrazo. Alguien le estaba siguiendo. El miedo, como tentáculos de niebla gélida se adhirió a su cuerpo haciendo que sus dientes castañetearan. El interior del coche estaba helado. Sentía sus dedos entumecerse aferrados con terror reverencial a aquel volante de cuero negro como la pez. Había alguien allí con él. Alguien le acechaba. Alguien que quería hacerle daño. De forma instintiva aceleró aún más, iba por encima del límite de velocidad, aunque Ernesto ni se dio cuenta. El Opel Corsa parecía suspendido sobre el pavimento, estático.
Otra idea peregrina se coló en las tinieblas de su terror. Una idea que iluminó la negrura en la que se movía a tientas. Todo aquello era culpa de Ramírez. Sí, Ramírez. Aquel lameculos era el culpable de todas sus desgracias. Desde el primer día que entró a trabajar para los jefes, aquel tipejo de cara de pez había buscado su ruina, mandándole a hacer los recados más tediosos o los clientes más complicados y luego él se había llevado los laureles de los tratos que Ernesto había cerrado. Maldito hijo de perra. Apuesto que hiciste lo impensable para que el cabronazo que alquiló esta chatarra lo abandonase en el culo del mundo para obligarme a venir a por él a las tantas de la noche.

La rabia crecía en su interior. Oh si, seguro que había sido Ramírez el que lo orquestó todo para dejarle a él aquel muerto y decir que toda la culpa la tenía él, Ernesto Pedrazo Gómez. Él y solo él se había buscado el despido mientras Ramírez ascendía al monte Olimpo a recoger su merecido premio de trabajador entregado del mes. La velocidad aumentaba conforme Ernesto se iba enfureciendo más y más. No sentía ya aquel gélido frío que empañaba de pequeños cristales los elevalunas del vehículo. Un punto blanco como el brillo de una estrella lejana apareció en la oscuridad. La voz de su cerebro volvió sibilina. Deberías matarlo. Matarlo bien muerto. Si ese estúpido desapareciera de la faz de la tierra, nadie le echaría en falta. Nadie, piénsalo. Y tú, serías libre para que los jefes te vieran de verdad.

—pensó—. Nadie le echará de menos. Ojalá, ojalá se fuera al infierno donde pertenece ese asqueroso. Si tuviera…
La palabra “muerto” rebotaba por su cabeza como una pelota de tenis en un frontón. Si tuviera las agallas para limpiarme ese pedazo de mierda de la suela del zapato, todo sería más fácil. A la palabra muerto se le había agregado otra más inquietante aún, “asesinato”. Un muerto que no hayan no es asesinato. Un muerto que nadie encuentra no es asesinato. Un tipo que desaparece no es un muerto. Un tipo asqueroso no es un asesinato. Un mierdas no es asesinato. Un muerto no es un muerto si merece morir…
La retahíla de palabras cada vez rebotaba con mayor fuerza y velocidad por su cabeza. Empezó a agobiarse al darse cuenta de que era incapaz de pensar en otra cosa. Muerto, muerte, asesinato, muerte, mierdas, tipo de mierda, muerto de mierda, muerto, asesitipo de muerto, muertipo de asesimierdas, matalo, matalo, mataló matalomatalomatalomatalomatalomata…

Se tapó los oídos intentando acallar el coro de palabras que vociferaban aquella cacofonía infernal dentro de su cabeza y soltó el volante justo cuando una luz blanca más brillante que el día le envolvió por completo en el silencio que precede a la explosión.
El camión chocó frontalmente contra el Opel corsa negro tragándoselo como a un insecto.

Parte III
Cuando despertó, Ernesto tenía la madre de todas las resacas. Le palpitaban las sienes, la boca le sabía a perros muertos y veía destellos tras los párpados cerrados. Un lacerante dolor de cabeza se había instalado entre sus hombros trayendo el martillo taladrador con él. Sentía como si se hubiera estampado contra un camión. ¡El camión! Repentinamente recordó y abrió los ojos.

No vio nada. Todo estaba demasiado luminoso para su mareado organismo. Cerró los ojos con fuerza mientras sentía que le subía una arcada caliente y las náuseas hicieron acto de presencia. Haciendo un esfuerzo por no vomitar, decidió seguir unos instantes con los ojos cerrados mientras su cuerpo se iba haciendo a la luz y a la consciencia. Palpó suavemente a su alrededor, parecía que estaba aún sentado en el coche. Por alguna razón que no logró dilucidar el asiento estaba muy húmedo. Ernesto pensó que se había orinado encima sin darse cuenta. Su propio aliento le daba arcadas, olía a bicho muerto, bajo la lengua tenía un regusto dulzón a comida pasada. No recordaba haber almorzado ni bebido. A decir verdad no recordaba nada de nada.
En su mente todo era algodón. Blanco como la cegadora luz que le aguijoneaba tras los párpados cerrados. Pensó en lo último que recordaba, pero el esfuerzo sólo consiguió que le estallase de dolor el ojo derecho por el dolor de cabeza. Inspiró con profundidad para calmarse, pero un olor a podredumbre le hizo devolver el aire con brusquedad. Pero qué demonios… se estaba empezando a asustar de verdad.

Una horrible y malsana sensación de peligro se instaló en la base de su columna. Tenía escalofríos y temblaba de incertidumbre. Debía abrir los ojos pero le aterraba lo que pudiera encontrar. ¿Y si estaba herido? ¿Y si estaba atrapado entre los amasijos retorcidos del Opel Corsa negro mientras en la cabina del camión había un tipo despanzurrado con los sesos manchando el cristal delantero del coche?— pensó. El corazón de Ernesto latía desbocado como un corcel asustado en estampida. ¡Abre los ojos joder! se increpó cruelmente, pero no lo hizo. Había empezado a hiperventilar y las ganas de vomitar volvieron con saña. Se obligó a eliminar de su dolorida cabeza los olores y la hiriente luz que le rodeaba y abrir lentamente los ojos. Todo estaba borroso. Creyó que se había quedado ciego pero la bruma se fue disipando. Varios rayos de sol incidían sobre el coche haciendo que todo brillase más de lo esperado. Así que cuando vio toda aquella sangre no fue capaz de aguantar la nueva arcada que le sobrevino y el contenido de su estómago se mezcló con la sangre del salpicadero.

No recordaba haber salido del coche ni haberse desmayado pero se despertó en un suelo de barro y matojos a medio metro de la puerta abierta del Opel Corsa negro. Se puso en pie lentamente sin dejar de mirar aterrado aquel vehículo infernal. El coche aparecía cubierto de sangre, ambos asientos delanteros estaban empapados hasta el punto de que el del conductor goteaba incesante sobre la alfombrilla llena de vómito y tierra. La chapa del coche sin embargo estaba perfecta, no había señales de choque y rastro de ningún camión por mucho que Ernesto rebuscó por los alrededores. Su cuerpo, al igual que la carrocería del vehículo, estaba intacto. Tenía aún puesto el traje de chaqueta de la noche anterior pero ahora estaba totalmente arruinado. Aparte de las salpicaduras de sangre y vómito, presentaba rasgaduras en hombros rodillas como si él se hubiera enganchado con algo y al tirar la tela, esta hubiese cedido.

La migraña amenazaba con sumirle en un estado de dolor desquiciante. Ernesto logró a duras penas sobreponerse. Se acercó al coche, aunque la sensación de horror era tan vívida que pensó que se moriría allí mismo. ¿De dónde ha salido la sangre? No llegaba a entender, su cerebro era incapaz de entender. Tan ofuscado estaba que su cabeza puso el piloto automático y la parte racional de Ernesto se dejó hacer hundiéndose blandamente en la semi consciencia.
Miró en derredor y comprobó que estaba en una especie de solar lleno de rastrojos y maleza, perfecto para tapar el coche y que no se viera desde la carretera. No estaba seguro de su ubicación exacta pero no creía encontrarse muy lejos de algún núcleo urbano.
Cuando subió el pequeño terraplén por donde el Opel corsa debía haberse despeñado ya eran las cuatro o las cinco de la tarde. Una luz anaranjada sucia y plomiza lo teñía todo con un cariz de irrealidad. Se cerró el traje para que no se viera su camisa manchada por la sangre y comenzó a andar por el asfalto. Cuando encontró la cabina telefónica, las primeras gotas de lluvia salpicaron el atardecer de tormenta.

El taxista que le recogió, ya calado hasta los huesos, charló animadamente sobre lo rápido que había cambiado el clima hasta que se fijó casi por casualidad en una mancha rojiza que se extendía con celeridad por la manga de Ernesto, tras lo cual puso ojos de sorpresa y cerró la boca al momento. Ernesto estaba tan aturdido por los destellos que lanzaban los faros de los coches con los que se cruzaban que la cabeza le iba a estallar de un momento a otro. El taxista balbuceó un “¿se encuentra bien?” tan bajo que casi no lo oyó. Un lacónico fue su respuesta, tras lo cual ambos se sumieron en un silencio incómodo.

Llegaron a la casa de Ernesto cuando ya había anochecido por completo y la llovizna se hubo transformado en una tormenta tropical con ventisca y relámpagos incluidos. El taxista recibió su dinero y no vio la hora de alejarse de aquel tipo tan extraño. Fueron veinte minutos de mutismo en los que por el rabillo del ojo pudo examinar a aquel hombre. La inquietud crecía a punto de transformarse en verdadero miedo cuanto más lo miraba. El individuo que al subirse al taxi le había parecido azorado y cansado estaba maltrecho de veras, tenía la tez cerosa y grasienta, ojos hundidos y mirada perdida. Se le vino a la cabeza que parecía un ahogado. Ese pensamiento horrible le estremeció.

Ernesto entró como una exhalación en su apartamento y cerró la puerta con llave. En la más completa oscuridad llegó hasta el baño, se quitó toda la ropa dejándola tirada en el suelo y se metió en la ducha donde estuvo restregándose con la esponja durante al menos media hora con saña para eliminar cualquier vestigio de sangre. Aprovechó aquel rato para palpar a fondo su cuerpo pero no encontró ninguna herida que originase la pérdida masiva de sangre que manchaba su ropa, el coche y a él mismo. Calculaba que por lo menos debía haberse derramado dos litros y medio de sangre para encharcar los asientos que estos gotearan sobre las alfombrillas, amén de la que había en el salpicadero y en su propia persona.

Estaba aturdido y muy asustado. No recordaba nada aparte de conducir el coche de vuelta al concesionario. Entonces todo se volvía borroso y punzante en su mente. Algo de estar muy enfadado, algo de un camión que se le echaba encima pero nada más. Un gran vacío denso y asfixiante se derramaba por los resquicios de su mente enfebrecida. ¿Qué había pasado el resto de la noche? Un enorme agujero negro que se lo tragaba todo.

Todavía a oscuras entró en el salón. Ernesto vivía en un estudio no demasiado grande. Cama, armario, mesa, sofá y en una esquina una pequeña cocina y una nevera completaba su exiguo ajuar. La luz de la farola de enfrente se colaba por las rendijas de la persiana bañándolo todo con una luz mortecina y parpadeante. Rumbo a echarse en el sofá, se fijó casi por casualidad que sobre la encimera puesta el fuego apagado había un gran perolo tapado. El dolor de cabeza se había cronificado en algún lugar por encima de los párpados y ahí pinchaba con saña sus cansados ojos, provocándole estallidos de dolor y destellos brillantes que iban y venían. La visión de la olla sobre la encimera empezó a palpitar como una sorda advertencia en su mente. ¿Qué puñetas hace eso ahí? —pensó alarmado. No recordaba haberla puesto antes de irse, ¿para qué iba a hacerlo? además, llevaba más de 24 horas fuera de casa. ¿Había vuelto en algún momento de la noche para poner la olla aquella sobre el fuego?

Le aterraba la idea de mirar dentro de la olla. Era una tontería por supuesto. Tenía ropa manchada de sangre, un coche lleno de la misma sustancia oculto entre la maleza en un solar a las afueras de la ciudad, más de 7 horas de absoluto vacío en su cabeza y le preocupaba ¿una olla? Pero había algo perturbador en la presencia de aquel perolo sobre la encimera, algo tan fuera de lugar que hacía que mirar hacia la cocina le provocaba mareos y taquicardia. Ernesto observaba la olla con repugnancia, como una cucaracha que encuentras en mitad de la cocina y no te da asco matar pero no quieres que se escape. Se acercó a la cocina con el corazón latiéndole desbocado en la garganta. Levantó la tapa con cuidado y miró el interior.

Un aullido rasgó la oscuridad. Ernesto trastabilló y cayó hacia atrás mientras la olla caía con él esparciendo su contenido en el suelo. La puerta de su apartamento se rompió en un millar de astillas cuando los antidisturbios entraron en tropel a través del marco destrozado y le apuntaron con sus armas semi automáticas, gritándole que no se moviera ni hiciera ninguna tontería. Uno de ellos encendió la luz y todos vieron horrorizados que en el suelo en medio de un charco de agua había una cabeza cercenada. La policía detuvo a un Ernesto catatónico que no dijo ni una palabra ni se opuso a ser esposado.

« Nota de Prensa “El caso del caníbal español” 18 de Marzo de 1998 ».
La policía de investigación requisó cuatro tuppers llenos de sangre y vísceras, parte de un brazo y una pierna metidas en el congelador y tres cubos llenos de restos humanos y huesos troceados que habían sido ocultos dentro del armario entre la ropa. Se encontró a tres kilómetros de la ciudad, un Opel Corsa negro totalmente empapado en sangre y restos tanto de la víctima como huellas y restos orgánicos del presunto asesino.

La víctima identificada como Alberto Ramírez, fue hallada descuartizada en el piso del asesino que después de matarle, le cortó la cabeza y la puso a hervir dentro de una olla. Se encontraron un montón de vísceras en botes pero el corazón y parte del cerebro nunca fueron halladas. La policía sospecha que el presunto asesino pudo haberlas ingerido en un intento de acabar con las pruebas. El juicio ha comenzado empañado por la querella interpuesta, por los abogados de la empresa para la que trabajaban asesino y víctima, contra el periódico local por difamación. Dicho periódico publicó que el asesino fue inducido a acabar con su víctima debido a que ambos estaban en periodo de prueba de tres meses para el mismo puesto dentro de la empresa.

« Nota de prensa 22 de Diciembre de 2001, encontrada en la celda del recluso número 34 parcialmente masticada ».
... y lo más delirante llegó cuando el asesino dijo que el Opel Corsa donde supuestamente había acabado con la víctima a martillazos le había obligado a matarlo. El coche maldito me ordenó que lo matara, eso dijo sin pestañear. Aquel coche negro tenía un alma negra, estaba poseído por el diablo. ¿Te imaginas? Al final el abogado de oficio le consiguió enajenación mental por estrés y le metieron en un psiquiátrico de máxima seguridad. Veinte años le cayeron y aquí sigue en el manicomio de Castle Rock. Metido en una celda acolchada, riendo y gritando incoherencias. Claro que sí. Después de todo está más loco que una mochila de grillos. No encontraron nada malo con el coche por supuesto. No. Ni un solo rasguño en su carrocería negra y suave, no señor, ni uno solo. Toda aquella historia hilarante que contó el asesino sobre un camión fantasma, o voces que susurran odio puro al oído, o un flamante coche de carrocería negra, asientos de terciopelo y aviesas intenciones, eran solo eso, palabrería de un asesino demente.

Y qué si de vez en cuando un tipo se vuelve loco y mata a toda su familia tapando el tubo de escape de un coche alquilado o si se matan tres adolescentes en una carrera ilegal con un coche que no era suyo, o si un niño muere atropellado por un tipo que se suicida lanzándose al vacío con su coche negro.

Todo eso no son más que desvaríos de un perturbado.
Fin de la nota de prensa.

miércoles, 12 de septiembre de 2018

Crítica Ghost Stories, de Jeremy Dyson y Andy Nyman



Esta película es, digamos, una especie de antología, ya que dentro de ella encontramos varias historias de terror. Philip es un hombre escéptico que se dedica a desmontar las historias sobrenaturales que se va encontrando, intentando demostrar (y consiguiéndolo) que todo tiene una explicación real y racional. Todo cambia cuando le dan una carpeta con tres casos sin resolver para que él mismo compruebe que hay algo más allá de lo que nosotros podemos ver.

El primer caso cuenta cómo un guardia de seguridad de un hospital psiquiátrico abandonado tiene que enfrentarse a ruidos, presencias sobrenaturales y burlas de un ente que habita el lugar. El segundo caso, mi favorito, está protagonizado magistralmente por Alex Lawther (The End of the fucking world), un joven actor al que conocí en el capítulo Cállate y baila de la exitosa serie Black Mirror y que me fascina cada vez más. El chico va por una carretera que cruza el bosque y, sin querer, atropella a una especie de demonio que, a partir de ahí, no se lo pondrá nada fácil. La verdad es que el terror del chico me ha parecido completamente real, he sentido su pánico, su miedo y su impotencia, por lo que se merece un sonoro aplauso. El tercer caso sin resolver es sobre un poltergeist que se ceba con el cuarto de un bebé que aun no ha nacido. El padre sufrirá esta presencia mientras su mujer embarazada está en el hospital.


Hasta ahí la película me estaba gustando. Y digo hasta ahí porque, de repente, cuando acaban de explicar los tres casos, la trama da un giro innecesario que termina en un final, para mi gusto, pésimo. Hubiese ganado mucho más por el camino que llevaba, sin el quiero y no puedo que finalmente nos ofrece. Por otro lado, igual es que yo soy muy sensible con el tema, pero tiene una broma hacia un judío que no me hizo ni puñetera gracia. Ahí va la perlita:

"No tengas miedo, no es una cámara de gas".

JA, que me parto. En fin, cosas personales aparte, es una película muy disfrutable e interesante hasta el giro que la manda por completo al cajón de pasable y el inevitable "la han cagado". Los amantes del terror disfrutarán, sobre todo, la primera parte, pues los casos son muy diferentes y están muy bien llevados. El final... ya es otra historia.

Lo mejor: Alex Lawther. Los tres casos.

Lo peor: la bromita de muy mal gusto. El giro final.




lunes, 10 de septiembre de 2018

Crítica La monja, de Corin Hardy



Como buena amante de la saga de los Warren, estaba deseando ver esta película que, en línea temporal, ocurre mucho antes que las otras. La trama esta vez nos traslada a Rumanía, cuando una joven monja de clausura se suicida ahorcándose en la abadía. Hasta allí, el Vaticano envía a un sacerdote y una novicia a punto de tomar sus votos para que intenten descubrir qué es lo que ha pasado y por qué esa monja ha cometido el mayor de los pecados. Lo que no se imaginan es que dentro de la abadía encontrarán el mismísimo infierno.

La ambientación me ha parecido alucinante, sobre todo por la abadía que es impresionante y maravillosa. Sobre todo me han fascinado la escenas aéreas donde la podemos disfrutar al completo. No obstante, el interior también es un lugar que deja con la boca abierta, sobre todo por su grandeza. El cementerio con sus campanas logró ponerme los pelos de punta, así como el pasillo de las cruces.


El ambiente oscuro consiguió arrancarme más de un susto, incluyendo uno que me hizo saltar de la butaca. Los actores están muy bien, tanto el cura como la novicia. Taissa Farmiga es una actriz a la que auguro un futuro espléndido, y tan parecida físicamente a su hermana Vera, que a veces creía estar viéndola a ella. El personaje de Maurice por una parte me ha encantado, ya que es el protagonista del nexo que tanto me ha gustado en el final pero, por otra, es el típico graciosillo que ponen en las pelis de terror para "destensar" el ambiente. Nunca me ha gustado eso, si voy a ver un film de terror es porque quiero estar tensa, no sé, creo que este tipo de personajes sobran. 

Como he adelantado, todos los fans de esta saga de películas esperábamos con ansia el nexo que la uniese a las otras y, por supuesto, lo hemos tenido. A mí me ha encantado, sobre todo porque no lo vi venir durante todo el metraje y ha logrado sorprenderme.


Quizá la trama pueda resultar predecible en algunos aspectos, pero hoy en día son pocas las pelis que no pecan de esto. Es entretenida, oscura, con un reparto muy bueno de actores y con una magnífica ambientación. La recomiendo para los amantes del terror pero, sobre todo, para los que le tienen tanto cariño como yo a Ed y Lorraine Warren

Lo mejor: la ambientación,  la abadía es magnífica. Taissa Farmiga.

Lo peor: el toque de humor con calzador de Maurice.