Castle Rock Asylum

Bienvenidos a la locura.

El terror en la mochila: Mansión Winchester (California)

Por Chica Sombra.

Al otro lado de la puerta, de Johannes Roberts

Crítica por Rain Cross.

Kong: La Isla Calavera de Jordan Vogt-Roberts

Crítica por Rubén "Reaper" GonzáleZ.

Colabora

Colabora con nosotros.

sábado, 30 de abril de 2016

Novela: WhatsApp Zombi, de Rafael Serrano Bello




Hoy os presentamos una nueva novela de género Z: WhatsApp Zombi, de Rafael Serrano Bello. Aquí podéis encontrar su sinopsis, dónde conseguirla y, gracias a su autor, las primera doce páginas. No os la perdáis.

¿De qué va?

¿Y si el virus zombi se transmitiera a través del WhatsApp? ¿Y si no pudieras sobrevivir de otra manera que usando WhatsApp? Tu mejor defensa es también tu peor enemigo en WhatsApp Zombi. Cuatro mujeres luchan por sobrevivir en un holocausto telefónico, y conoceremos sus historias gracias a las transcripciones de sus conversaciones en WhatsApp. Sus posibilidades de sobrevivir a la pesadilla dependerán de lo rápido que tecleen, de su capacidad de permanecer unidas y detectar sus traiciones, de perdonar, escapar,... o devolver el golpe a tiempo.

¿Dónde puedo encontrarla? 

En Amazon en su edición en tapa blanda desde aquí

Y para poneros los dientes largos, puedes leer una preview de las primeras páginas en este link



lunes, 25 de abril de 2016

Peli vs Libro Vol.2 por Zanbar Bone



HOY: JACK KETCHUM Y STEPHEN KING



LA CHICA DE AL LADO (The girl next door, Jack Ketchum)

La impresionante novela de Ketchum tuvo una tardía adaptación en el cine, en 2007, que además, creo, no llegó a salir en España. Cuenta con actores y un director poco conocidos para una versión muy desangelada de la novela, en la que la historia se mantiene fiel, salvo por un pequeño cambio al final y la omisión de determinadas escenas. Lo que cuenta es lo suficientemente crudo como para que la película, bien interpretada, impacte, pero pierde la esencia del libro: el conflicto del protagonista, que se debate entre su fascinación morbosa y la empatía hacia la chica secuestrada. En la película podemos ver que el chico no hace nada, duda y más tarde hace algo, pero no visualizamos bien la emoción que subyace. Solo vemos hechos crueles, impactantes, pero sin ningún virtuosismo cinematográfico y sin un mensaje claro.

Es una película tipo telefilme, aunque demasiado fuerte para que la pongan en las sobremesas de Antena 3. La novela es mucho mejor.



APOCALIPSIS (The Stand, Stephen King)

Nos encontramos con una novela muy bien escrita, repleta de escenas interesantes, demasiado extensa quizá, pero capaz de no aburrirnos con la descripción de simples escenas cotidianas (una de las virtudes de King). Por su parte, la película, en formato de mini serie, logra una cosa: sintetizar todo ese tocho y reflejar lo más esencial. Y eso es lo malo. Si a esa novela le quitamos la paja, que no es paja, sino un buen ejercicio literario, nos queda patente y de forma esquemática la historia tan simple que subyace.

Aquí, la película logra demostrarnos que lo que nos están contando es una historia bíblica, incluso algo cutre. Una gripe se carga a casi toda la población (plaga); los pocos que quedan se alinean en torno a dos seres, una viejecita con guitarra (que hace las veces de Mesías) y un macarra oscuro y con mucho carisma (que podría ser el diablo). Crean sus respectivas ciudades (la de los buenos y virtuosos, y la de los malos y corruptos), y luego hay una peregrinación casi injustificada (a Stephen King le costó horrores enderezar el rumbo de su novela hacia una especie de redención) de los buenos hacia la tierra de los malos.

En el libro, que es muy entretenido, no nos parece tan absurda la historia. La película, que logra enganchar pese a sus escasos medios, nos ofrece la verdadera esencia de un Stephen King metido a apóstol. La novela también es bastante mejor.



EL MISTERIO DE SALEM’S LOT (Salem’s Lot, Stephen King)

En esta ocasión me refiero a la adaptación para TV del año 2004, dirigida por Mikael Salomon, y con actores de la talla de Rutger Hauer, Donald Sutherland, James Cromwell y Rob Lowe (bueeeno, este siempre ha tenido fama de chico guapo y ya, pero a mí me convence como actor).

Hay por ahí una adaptación viejuna y alguna secuela ochentera muy poco fieles a la novela, aunque yo afronté este El misterio de Salem’s Lot sin haber leído la novela y con pocos prejuicios; y he de decir que me parece más que correcta y entretenida, no se le nota tanto el aspecto televisivo, y las interpretaciones son convincentes y presentan el adecuado grado de intensidad.

Además, he de decir que en este caso también sale ganando la película, aunque los más acérrimos seguidores de S. King lo considerarán una herejía. La novela está bien, puede ser considerada un clásico, pero encontré muchas de las situaciones de la película más atractivas, mejor simplificadas y en general más certeras.

Hay que destacar, por ejemplo, la notable mejoría en la película en cuanto al personaje que vive en el basurero con respecto a lo que se relata en la novela, así como el papel del cura (interpretado por James Cromwell), que le da un sentido de “círculo cerrado” que en el original escrito por King queda más difuso.

En definitiva, contamos con actores consolidados y que desempeñan a la perfección su papel, conflictos entre personajes mejor definidos y una síntesis de la historia que no deja esa sensación, habitual en muchas adaptaciones a la gran pantalla, de que echamos en falta todo lo que han tenido que recortar. La peli, por tanto, es mejor.



LA CÚPULA (Under the dome, Stephen King)

La mastodóntica y resucitada novela de Stephen King para 2009 tuvo una adaptación para televisión más que olvidable, para mi gusto. Ya en el primer capítulo es evidente que van a hacer un ejercicio libre de interpretación de la historia original, y no para mejor, precisamente.

Si bien hay muchos elementos que de entrada sí son fieles a la novela y el personaje de Jim Rennie sigue molando en la piel del actor Dean Norris (pese a los cambios hasta en el aspecto físico), la serie desaprovecha los conflictos que plantea King e introduce otros más enrevesados y con una carga dramática muy inferior.

Aguanté hasta el último capítulo de la primera temporada solo para darme cuenta de que en ese punto ya quedaba poco o más bien nada de la historia original escrita por el de Maine, y en consecuencia para mí carecía del más mínimo interés. Es decir, no es que sea un purista de los originales (ya expliqué en la comparativa anterior peli vs libro que prefiero por ejemplo la versión de Kubrick de El resplandor), sino que se trata de una serie que hace aguas por todos los flancos y es menos creíble conforme avanza.


La novela, por contra, y pese a que muchos han criticado el final, a mí me encantó. Peca quizá de haber dibujado a unos personajes demasiado “blancos o negros”, pero tanto el estilo como las situaciones son tremendamente adictivos y se convierte en un auténtico pasapáginas. ¡La novela es mejor!



Para saber más: 

viernes, 15 de abril de 2016

Crítica Victor Frankenstein




Enésima revisión cinematográfica de la inmortal novela de Mary Shelley. Esta vez, desde el punto de vista del ayudante del famoso doctor, para descubrirnos la historia del hombre detrás del monstruo. Con Paul McGuigan (Push, El Caso Slevin) trabajando con un abotargado guión de Max Landis (Chronicle) y teniendo a James McAvoy (X-Men: Días del Futuro Pasado, Filth) y Daniel "Potter" Radcliffe como protagonistas (y claros reclamos para el gran público).

Recalcar que la película llega a nuestras pantallas con un severo retraso (en Estados Unidos se estrenó el pasado Día de Acción de Gracias). 

Antes de nada, dejar claro que el personaje al que da vida Radcliffe no aparece ni en la novela original ni en la primera película de Frankenstein. Aunque con el paso de los años, el personaje de Igor ha acabado por formar parte del imaginario colectivo alrededor de esta historia del hombre jugando a ser Dios. Quizás por eso es más fácil aceptar todos esos cambios con el personaje en este film (esos conocimientos anatómicos que logran superar a los del mismísimo Victor, el liberarlo de su deformidad nada más empezar la cinta, e incluso esa sorpresilla sobre la identidad de este "Igor").



Estamos ante una adaptación bastante libre de la obra original (como la mayoría de adaptaciones), que se sustenta, sobre todo, en la relación de estos dos personajes, llegando a poder definir el film como una "buddy movie".

Gran puesta en escena al retratar ese Londres Victoriano que llega a remitirnos a lo que se hizo hace unos años con la versión de Sherlock Holmes de Warner Bros. De hecho, esta película tiene bastantes similitudes con la cinta de Guy Ritchie (Snatch, RocknRolla). Tanto, que no me habría extrañado nada si hubiesen colado a Robert Downey Jr. y a Jude Law y revelado que estamos ante un crossover.

Los decorados, vestuario y BSO contribuyen a que el aspecto de la película, anteriormente citado, sea el mayor atractivo de la misma.



James McAvoy está del todo correcto en su papel del famoso doctor. Nos muestra una faceta más divertida a la que estamos acostumbrados, pero no se olvida de bordar los momentos de mad doctor. Y hasta nos emociona con toda la parte trágica que se le ha agregado al personaje. Por su parte, Radcliffe sigue a McAvoy a buen paso y se nota la buena química entre estos dos actores y lo bien que lo han pasado rodando la cinta.

Los dos antagonistas de la película son bastante decepcionantes (uno más que otro), siendo el de Freddie Fox el peor. Ya que acaba siendo tan solo una excusa argumental para que Victor pueda financiar la creación de su famosa abominación. Por su parte, Andrew Scott (Moriarty en la popular serie Sherlock), encarna a un investigador de Scotland Yard de férreas creencias cristianas y que ha decidido perseguir a los dos protagonistas para evitar la creación de tal insulto a Dios. Su personaje cumple, pero las interesantes cuestiones que trae consigo apenas son tratadas. Haciendo que el personaje se quede en la simple caricatura y pequeña piedra en el camino de los dos protagonistas.



Hablando de la versión de esta nueva propuesta del famoso monstruo de Frankenstein (e ignorando el simiesco prototipo). Decir que me ha sorprendido al no abusar del CGI y darnos una actualización de lo más competente del Moderno Prometeo. Tanto es así, que acabamos deseando que la película le hubiese dedicado más metraje a la criatura para no relegarla al puesto de monstruo de turno. Pero no se le puede negar a la película el no dejarnos BIEN claro que quiere demostrar que Igor es la mayor creación del doctor.



La propia película parece estar conformada por pedazos burdamente cosidos. Cambiando las partes del cuerpo humano, por géneros cinematográficos. Goza de bastantes escenas de acción, comedia (en ocasiones forzada o que no funciona), drama, pequeños toque de terror, un insulso romance (que acaba convirtiéndose en el verdadero Talón de Aquiles de la cinta)... haciendo que Victor Frankenstein vaya dando bandazos durante todo su metraje y sin poder llegar a encontrar un público específico.

Eso sí, asegurar que la película entretiene y cumple como cinta de evasión. Cosa que no se puede decir de otras actualizaciones de monster movies clásicas como El Hombre Lobo o Drácula: La Leyenda Jamás Contada. Además de que servirá para que muchos olviden el mal trago de la reciente (per)versión titulada Yo, Frankenstein y que las nuevas generaciones lleguen a interesarse por esta historia. De todos modos, siempre nos quedará la adaptación de Kenneth Branagh (Thor, Valkiria) como mayor aproximación del cine a esta inmortal historia del hombre atentando contra las leyes de la naturaleza.



Lo Mejor: La puesta en escena y lo entretenida que es.

Lo Peor: La mezcla de géneros y lo desaprovechada que está la propuesta y los antagonistas.