Castle Rock Asylum

Bienvenidos a la locura.

I Convocatoria Literaria de Castle Rock Asylum

Toda la información, aquí.

El terror en la mochila: Cementerio de Chauchilla (Perú)

Por Chica Sombra.

Déjame Salir, de Jordan Peele

Crítica por Rain Cross.

Spiderman: Homecoming de Jon Watts

Crítica por Rubén "Reaper" GonzáleZ.

Colabora

Colabora con nosotros.

viernes, 18 de agosto de 2017

La Sala Común: Slasher T.1





El género slasher es bastante simple: Un grupo de personajes (normalmente adolescentes hormonados) son perseguidos por un asesino en serie (usualmente enmascarado o con un traje o característica distintiva) hasta que solo queda uno (suele ser una de las chicas a la que se nombra "Final Girl"). Todo esto se cuenta en poco más de una hora-hora y algo. Pudiendo dar a pie a varias continuaciones para que el psicópata de turno pueda cometer más masacres para gusto del espectador (si no que se lo pregunten a tito Krueger o Voorhees). Pero lo cierto es que trasladar este género al formato televisivo es una tarea bastante complicada. Incluso la serie de Scream (película que revitalizó el género allá por los noventa) hablaba de esto mismo en su episodio piloto.

Esa serie junto a Scream Queens son los (recientes) antecedentes de la serie que analizamos en esta entrada. Ambas son bastante paródicas con el género, pero esta claro que la segunda lo es mucho más, siendo toda una comedia (de humor negro, eso sí). También ambas sufren sendos bajones de calidad en sus segundas temporadas. Y entre ellas busca emerger esta primera producción del canal Chiller, que busca apostar más por la seriedad que las otras dos series. Elemento que no logra que Slasher sobresalga tanto como le hubiese gustado.




Está claro que el comienzo de la serie es de lo más prometedor y contundente. Imposible no tomar con gran entusiasmo el visionado de Slasher. Lástima que no tengamos que esperar mucho para comprobar que el resto de la serie no logra sustentar ese estupendo arranque que llegan a reutilizar tantas veces que incluso se desvirtúa y pierde la credibilidad del primer visionado.

Parece que los artífices de la serie no creen que la trama troncal (la que da ese título a la serie) pueda sobrellevar los ocho capítulos que componen la temporada. Y no se cortan a la hora de añadir subtramas que, aunque acaban forzando la conexión con la central, hacen que la serie se disperse y por tanto también lo haga la atención del espectador. Además, las subtramas tienen más de thriller, cosa que choca con la historia slasher que pretenden contarnos. A lo que se le une una gran seriedad que termina siendo contraproducente, pues la serie no deja de estar sujeta a varios canones del género que chocan con este mentalidad. Algo de lo que debería haber aprendido de las dos series que mencioné hace un par de párrafos.




Hay que reconocer que Slasher cumple bien con dos puntos vitales en una historia de este tipo: El asesino (llamado El Verdugo) tiene una máscara y vestimentas bastante características y que en la mayor parte de sus apariciones impone. Y aprovechando que los asesinatos son influenciados por los Pecados Capitales, estos suelen pasar de las simples cuchilladas y machetazos. Pudiendo disfrutar de algunas muertes bastante originales y macabras. Pero en perspectiva son bastante escasas y dispersas a lo largo de la temporada. Lo que termina por hacerte pensar en que bien podrían haber reducido el número de episodios en pos de centrarse en la trama central. Pues lo cierto es que aún constando tan solo de 8 episodios, Slasher se siente bastante alargada y aburrida.

La parte actoral es bastante floja. Destacando (para mal) la protagonista, encarnada por Katie McGrath (Merlín, Niebla Roja) que, aunque parte de uno de los pasados más trágicos y perturbadores que he visto, no justifica que el personaje sea TAN irritante. Es imposible conectar con ella e incluso sus escenas con el primer Verdugo (influenciadas claramente por El Silencio de los Corderos), se echan a perder por culpa del personaje de Sarah.




Slasher finaliza con un epílogo que pretende ser perturbador pero que cae inevitablemente en el ridículo. Siendo la mayor representación de cómo no han sabido afrontar esta serie. El resultado ha sido bastante decepcionante, sí. Pero hay que destacar que Slasher es una serie antológica cuya próxima temporada hará borrón y cuenta nueva con la historia de Sarah y el Verdugo. Espero que tomen nota de sus errores y no caiga en, aún, más desgracia que las otras series slasher.




Lo Mejor: Los primeros minutos.

Lo Peor: La protagonista y las sub-tramas que lastran un conjunto ya de por sí bastante endeble.



miércoles, 16 de agosto de 2017

El terror en la mochila: Cementerio de Chauchilla (Perú)



Hoy me he levantado con ganas de viajar y me he colgado la mochila al hombro rumbo a Perú (que seguro que hace menos calor que en Málaga), para visitar uno de los cementerios más extraños y terroríficos del mundo, el de Chauchilla.

El clima seco de Perú ha mantenido los cuerpos de este antiguo cementerio muy bien conservados. Los ladrones de tumbas diseminaron todos los restos de los alrededores (lo sé, yo tampoco entiendo que vayan a robar cadáveres), pero ha sido restaurado lo mejor posible a su estado original. Como podéis ver, las tumbas de este camposanto están a cielo abierto, y las momias te observan mientras caminas por allí. Las creencias llevaban a que los muertos fuesen enterrados así, como si estuviesen sentados en el salón de su nuevo hogar, envueltos en fardos de tela o, incluso, en sus propias ropas.


Los cuerpos son dejados allí, muchas veces, con sus objetos personales, con vasijas llenas de víveres para la otra vida y, en el caso de los niños, con sus juguetes preferidos para que no se sientan tan solos. Muchos conservan todavía partes de piel, así como su pelo, en muchas ocasiones, bastante largo, ya que sigue creciendo durante un tiempo después de morirse el cuerpo.

Lo que no cabe duda es que, con el brillo del sol reflejándose en sus caras, de un blanco nuclear, estos cuerpos parece que se ríen de nuestra vida... y también de su propia muerte.

¿Os atrevéis a hacerles una visita?


lunes, 14 de agosto de 2017

Crítica Déjame Salir, de Jordan Peele




Sinopsis:

Un joven afroamericano visita a la familia de su novia blanca, un matrimonio adinerado. Para Chris (Daniel Kaluuya) y su novia Rose (Allison Williams) ha llegado el momento de conocer a los futuros suegros, por lo que ella le invita a pasar un fin de semana en el campo con sus padres, Missy (Catherine Keener) y Dean (Bradley Whitford). Al principio, Chris piensa que el comportamiento "demasiado" complaciente de los padres se debe a su nerviosismo por la relación interracial de su hija, pero a medida que pasan las horas, una serie de descubrimientos cada vez más inquietantes le llevan a descubrir una verdad inimaginable.


Opinión:

Una de las sorpresas del año.

En Déjame Salir nos presentan lo que parece una historia racial, pero que va más allá. No todo es lo que parece, y justo eso, es su mejor baza.

Los actores lo hacen muy bien, sobretodo Daniel Kaluuya, al que ya tuve el placer de ver en Black Mirror en uno de los capítulos que considero más icónicos de la serie.
También destacaría el personaje interpretado por Lil Rel Howery, Rod, que le da un toque cómico muy necesario para rebajar la tensión.


La narración es muy buena, fluida y te deja sin aliento, con la duda de si todo es una paranoia de Chris por los nervios del viaje y el conocer a sus suegros, o existe algo siniestro tras la extraña amabilidad de la familia de su novia y todo el mundo que les rodea.

Me ha gustado la manera en que te mantiene en suspense durante todo el metraje. Disfrutando del principio, algo desahogado, para pasar a conocer a la familia y empezar a sospechar que algo extraño ocurre… o que puede que Chris se esté volviendo demasiado paranoico; para llegar al tercer acto, un torbellino en que todo cuadra, haciendo que salgamos de la sala con una sonrisa de satisfacción en los labios.

Es una película sorprendente, diferente a lo que estamos acostumbrados a ver de este género, y es que el terror es real. No hay monstruos, es una incertidumbre que te corroe por dentro hasta su último fotograma, y de la cual disfrutas de principio a fin.

¿La recomendaría?

Y mucho. Muy recomendable. 



viernes, 11 de agosto de 2017

Crítica de Spiderman: Homecoming de Jon Watts




Si bien actualmente Iron Man es el personaje de Marvel del que más se habla desde que el Universo Cinematográfico de Marvel Studios lo presentó al mundo y lo hizo brillar en su primera película individual. Antes de él estaba el personaje de Spiderman como la cara más reconocible de La Casa de las Ideas.

Nacido en 1962 de las mentes de los grandes Stan Lee y Steve Dikto y presentándose en sociedad en las páginas del decimoquinto número de Amazing Fantasy. Este personaje no tardó en convertirse en el favorito de muchos. Y no era para menos. Acostumbrados a los maduritos con pasados trágicos o historias serias y grandilocuentes. El dúo Lee-Dikto nos presentaba a un chaval cuyos poderes no le hacen tan grandioso como otros compañeros de "pijamada", pero que eso no impide que sea tan (o más) héroe que ellos. Peter Parker es un héroe con el que es complicado no enfatizar y eso es tan importante que el personaje ha logrado llegar a todas las generaciones, además de en los cómics, gracias a las series televisivas (las animadas de 1994 y la de Espectacular Spiderman las mejores, sin duda), las toneladas de merchandasing y, claro está, sus adaptaciones cinematográficas.




Cómo olvidar la trilogía que realizó Sam Raimi (Evil Dead, Darkman) con Tobey Maguire (El Gran Gatsby, Entre Hermanos) de protagonista cuyas dos primeras entregas pertenecían a ese primer movimiento de Boom! superheroico de principios de siglo. Regalándonos momentos para el recuerdo, una de los grandes temas musicales del género y dando aún más a conocer al trepamuros. Pero la fallida tercera entrega hizo que tuviésemos que esperar hasta 2012 para volver a ver a Spiderman balancearse en la gran pantalla. Sony Pictures, claramente influenciada por el éxito de la trilogía de El Caballero Oscuro, quiso probar suerte con un reinicio del personaje titulado The Amazing Spiderman. El tono se volvía más oscuro, unas sub-tramas bastante innecesarias ensombrecía aún más el conjunto, el hincapié que se hacía en la relación amorosa entre Peter Parker (Andrew Garfield) y Gwen Stacey (Emma Stone) tampoco ayudaba mucho y al final, ese intragable cóctel obligó a que el estudio "cerrase el chiringuito" con tan solo dos películas (y toda una serie de proyectos anunciados para realizar un Universo Cinematográfico propio con el que hacerle la competencia a Marvel Studios).

Cierto que Spiderman no es el único personaje que ha tenido más de un reboot en los últimos años, pero es indudable que esto hace que el espectador ya comience a mirar con más lupa el próximo intento. Por suerte, este ya estaría en manos de Marvel Studios, quienes lograron llegar a un acuerdo con Sony Pictures para que el trepamuros pudiese integrarse a su Universo Cinematográfico (algo que llevaban pidiendo los fans desde la primera entrega de Los Vengadores). Fue así como, ahora con el rostro del joven actor Tom Holland (Lo Imposible, En el Corazón del Mar), el nuevo Spiderman se presentó ante el mundo y el UCM en Capitán América: Civil War.




Está claro que su pequeña aportación al super conflicto no logró que todos mostrasen un exacerbado entusiasmo. Pero los minutos de ese Spiderman en la tercera película del Capi dejaban bien claro que la película individual de esta versión del personaje sería algo digno de ver... Y así ha sido.

Aunque la campaña promocional en cuanto a trailers dejaba bastante que desear (se notaba la mano de Sony en esa parte), llegando al punto de dar la sensación de que te contaban toda la película (la cual parecía que no pasaría de la simple y correcta aventura con Spidey) y haciendo que esa sensación siguiese a muchos antes, durante y después del visionado. Parece que conmigo no ha pasado esto, porque considero que Spiderman: Homecoming es, si no la mejor, la más disfrutable adaptación cinematográfica del personaje y uno de los mejores tantos en cuanto aventuras en solitario del UCM se trata (y del género en general).

La película no pierde ni un segundo en meterte de lleno en la historia. Si algo tiene de bueno Spiderman, es que su historia de origen es ya de interés cultural al igual que las de Superman y Batman (y en El Amanecer de la Justicia volvimos a asistir al asesinato de los padres de Bruce Wayne). La picadura de la araña radioactiva, el descubrimiento de los poderes, el asesinato de Tío Ben... todo eso ya se había omitido en Civil War, pero Spiderman: Homecoming vuelve a librarse de ello para que el público pueda disfrutar sin problemas de esta aventura del personaje y no asistir a otra historia de orígenes (está claro que Ant-Man o Doctor Strange la necesitaban, pero Spiderman no).

Ya de por sí, esto es MUY de agradecer. Poder disfrutar en los primeros minutos de un Spiderman dedicado a sus labores de amigo y vecino ha sido de los mejores momentos que he vivido en una película de este género. Y es que este Spiderman es GENIAL. Toda una amalgama de varias versiones del trepamuros pero siempre manteniendo la esencia del original de Dikto. Desde luego está claro que se convertirá en el preferido y referente de muchos y, especialmente, de las nuevas generaciones. Un héroe mundano, bastante torpón, pero con un claro espíritu heroico que le obliga a ayudar a una anciana a ubicarse en la ciudad en un momento e impedir un robo en otro. ESE es Spiderman, por fin distanciado de las tan grandilocuentes y dramáticas aventuras de sus predecesores. Y es increíble que esto lo mantengan hasta las últimas consecuencias. Toda una declaración de intenciones.




El tener a Spiderman pululando en el UCM obliga a que la película trate de integrarse lo mejor posible a este Universo ya asentado. Objetivo que logra aprobar con nota, pues desde ese nuevo punto de vista de la conocida "Batalla del Aeropuerto" de Civil War, la importancia de elementos vistos en Los Vengadores y que ya presenta el prólogo de esta película, los detalles y guiños (esos vídeos del Capi), la presencia de Tony Stark (Robert Downey Jr.)... Todo esto logra que la película gane enteros al formar parte de ese gran todo que es el UCM ganando bastantes puntos. Y, aunque no logra que esto pervierta su estilo, es cierto que se amolda más de lo que querría a esta dinámica si la comparamos, por ejemplo, con las dos películas de los Guardianes de la Galaxia. Claro que las películas de James Gunn (Slither, Super) pueden permitirse ser impregnadas por el estilo de este cineasta al resultar ser tan independientes del resto del Universo (tranquilos, que Infinity War ya cruzará a los Guardianes con los Vengadores). Pero lo dicho, Spiderman: Homecoming desborda el suficiente estilo y la bastante frescura como para convertirse en una de las mejores películas de superhéroes.

Con tan solo dos películas en su curriculum (la curiosa cinta de terror Clown y la, en mi opinión, fallida Cop Car), Jon Watts sale muy bien parado del encargo de dirigir esta película. Además de insuflarle toda esa vis cómica deudora (y homenaje) del cine de John Hughes (impagable el calco de cierta gran y memorable escena de Todo en un Día). La comedia en esta película ya traspasa la más típica del "estilo Marvel". El personaje lleva la comedia en su ADN desde sus primeras aventuras en las viñetas. Ya sea debido a acciones o hechos involuntarios o a sus continuos chascarrillos y mofas. Que la comedia tenga esta esencia ochentera, además de aprovechar el revival de esta época, acaba por pasar a formar parte de las señas de identidad de esta versión del personaje. Cuadrando, además, con la época que está viviendo el personaje. La vida estudiantil está muy bien representada. Y hasta el propio titulo de la película, Homecoming, además de referenciar la integración del personaje al UCM, remite al típico "Baile de Fin de Curso".




Tom Holland ya ha hecho suyo al personaje. Tanto como Peter Parker como Spiderman él ES la mejor versión cinematográfica. Imposible no contagiarse del entusiasmo del actor tanto fuera de la pantalla (¿a quién no le gustaría ser Spiderman?) como ya en ese videoblog. Como Peter, coge lo mejor de las anteriores versiones de Maguire y Garfield sin caer en sus errores. Y como Spidey más de lo mismo, dejando bien claro que este Spiderman ha venido para quedarse.

En cuanto a los secundarios, comenzar hablando de la tía May interpretada por Marisa Tomei (El Luchador, Solo Tú), que se había ganado bastantes desaprovaciones por no resultar ser una ancianita. Comentar que la actriz tiene 52 años (MUY bien llevados) y que este Peter Parker tiene 15 (esta vez Holland cuadra más como adolescente que Maguire y Garfield), por lo que no tendríamos que escandalizarnos por ello. Y lo mejor es que la dinámica entre May y Peter, aunque algo más "especial" teniendo en cuenta las anteriores versiones, es genial.(claramente a años luz de lo sosa que fue la May de Sally Field).




El resto de secundarios también hacen que sus personajes presente versiones bastante alejadas de lo esperado. En algunos casos más que otros y con más o menos acierto. Es así como tenemos a un Flash Thompson (Tony Revolori) totalmente desvirtuado de su imagen de matón guaperas rubiales de instituto. Un Ned Leeds (Jacob Batalon) que tampoco cuadra con su homólogo en las viñetas (de hecho se parece más a otro personaje de los cómics Ultimate), pero por la contra no acaba siendo tan cargante como Flash e incluso no se recibe tan mal su conversión en el "tío de la silla" de Peter. Laura Harrier (Fourth Man Out) cumple como primer interés romántico del protagonista. Y Zendaya desconcierta hasta el final (¡Por favor, que esa última frase solo sea un mal guiño y broma de mal gusto!) con su Michelle Jones.

Aunque los trailers nos hicieron temer lo peor, lo cierto es que la participación de Tony Stark no llega a ser preocupante y se agradece tener una figura paterna o mentor de Peter en ausencia del tío Ben (ni siquiera tenemos una mención). Por no hablar de que es pieza clave en la trama de la película, volviendo a ser causante (no de forma directa) de los problemas del UCM. De todos modos tiene más minutos en pantalla el simpático personaje de Happy Hogan (Jon Favreau). Que se reserva un gran MOMENTAZO junto a otro conocido personaje de la franquicia de Iron Man al final de la película.

Toca hablar de los villanos. Pero sobre todo de ÉL villano de la película. Estaba claro que contar con un actor como Michael Keaton (Birdman, El Fundador) era todo un seguro para que El Buitre no cayera en la ponzoña de no pocos villanos del UCM. Pero no solo el actor defiende bien el personaje, el mismo guión dota a Adrian Toomes de una historia que lo humaniza y distancia como pocas veces podemos ver en un villano de cine de superhéroes. A esto se le une una excelente puesta al día en el look de Buitre (increíble ver ahora la imagen original del anciano enfundado en un traje emplumado), una escena para el recuerdo como es esa del coche junto a Parker (pelos como escarpias) y lo agradecido que es no tener a otro villano desechable.




Acompañando a El Buitre tenemos otros villanos que, aún en su rol de secundarios, logran calar en la historia. De hecho, todo el concepto de criminales de poca monta con avanzadas armas tecnologícas creadas a partir de los restos de las grandes batallas del UCM es para no dejar de aplaudir. Y dejan la puerta abierta para que la Galería de Villanos de Spiderman se haga realidad (cosa que ya se ha empezado a hacer).

El tema de la tecnología avanzada funciona de perlas en los villanos pero no tanto en el héroe. De lo que más me ha parecido que lastra la película es el avanzadísimo traje tecnológico de Spiderman. Salvo en los visores y el diseño del traje, me parece completamente excesivo el resto de avances y dispositivos. Llegando a contar con su propia I.A. a lo Jarvis. No solo me parece una mala idea (aunque el personaje siempre ha sabido utilizar y crear gadgets, y en la actual versión comiquera tiene un traje parecido, siempre se ha caracterizado por hacer más uso de sus poderes y habilidades innatas), es que además lastra bastante el ritmo cuando hasta el personaje se ve asediado por el desconocimiento de uso de tanto chisme.  Quizás por eso agradezco mucho más la presencia de su traje casero y ese rechazo en el final de la película.

Las escenas de acción están bastante bien logradas (canta el CGI en alguna escena, eso sí). Y, aunque de momento esta es la versión menos "balanceante", aprovecha esto para poner al personaje en situaciones nunca vistas para él en la gran pantalla.

La recta final, aún bajando el listón respecto a lo visto anteriormente, se resuelve de forma bastante satisfactoria.




Si antes os decía que Spiderman: Homecoming se amolda al UCM, cabe recalcar que tampoco pierde la oportunidad para comenzar a edificar el subuniverso del trepamuros. Bastantes referencias y cameos serán captados por los fanáticos y descubiertos próximamente por los neófitos. Aunque vuelvo a mencionar la ausencia de, por lo menos, alguna mención a tío Ben. Pilar clave para el personaje de Spiderman y donde aquí apenas podemos deducir que se habla de él en un rápido diálogo de Holland. Estaba claro que no necesitábamos (ni queríamos) otro flashback de la muerte de Ben Parker, pero desde luego que necesitábamos de alguna forma la presencia de este personaje en Homecoming (al igual que el Daily Bugle).

La BSO corre a cargo de Michael Giacchino (Los Increíbles, Rogue One), quien tras su notable trabajo con Doctor Strange, esta vez sí que lo borda en Spiderman: Homecoming. Desde la virguería de la conocida sintonía de la intro de la serie animada sesentera hasta las composiciones creadas exclusivamente para la acción de la película. Otro sello más de personalidad para Spiderman: Homecoming.




Como ya es habitual en las películas del UCM, tenemos cameo (antes de lo que se podría pensar) de Stan Lee. Siendo uno de los más divertidos (¿podemos ya olvidarnos del de The Amazing Spiderman?). Y, claro está, las escenas post-créditos. Siendo una de ellas un avance de los posibles próximos problemas para el héroe arácnido y la otra, toda una sorpresa bastante necesaria teniendo en cuenta que venimos de las 5 post-créditos de Guardianes de la Galaxia Vol. 2.

Spiderman: Homecoming parte de ser un blockbuster totalmente disfrutable, repleto de acción y comedia, para seguir como una gran película de superhéroes y terminar siendo de las mejores (sino la mejor) versión cinematográfica del trepamuros.

Muchos critican la película por el tono episodico que tiene (algo que también trasladan de los cómics). Pero es que la intención está en aprovechar al joven Tom Holland lo máximo posible. Con lo que tendremos Spiderman para mucho tiempo (y yo que me alegro).




Lo Mejor: Totalmente disfrutable y estupendo inicio para esta nueva saga del trepamuros (que espero que sea la definitiva).

Lo Peor: Algunos secundarios. El traje super tecnológico. La nula presencia de algunos elementos clave en la mitología del personaje.



miércoles, 9 de agosto de 2017

Psicofonía: Glommy Sunday (Rezso Seress)


Bienvenidos a una nueva sección en la que os contaré curiosidades sobre canciones que, según las leyendas, ocultan mensajes satánicos. ¿Verdad o mentira? Juzgar vosotros mismos. Bienvenidos a la sala musical de Castle Rock Asylum.



No se puede hablar de canciones malditas sin un personaje clave: Rezsö Seress. El cantante de Hungría compusó en 1933 "Glommy Sunday" (Domingo melancólico). Días después, varios suicidios  acontecidos en Hungría se relacionaban directamente con la canción. Las autoridades encontraban el tema de Seress reproduciéndose en bucle junto a los cuerpos de los suicidas. La historia no paró ahí, pues en 1936 la "canción húngara del suicidio" (título que se le dio ese año) llegó a Estados Unidos, desencadenando allí, una vez más, una ola de suicidios. En los escenarios del suceso volvía a sonar la canción una y otra vez, mientras el cadáver se descomponía al lado. Esto llevo a que la canción se prohibiera definitivamente.

La historia culminó en 1968, cuando el autor Rezso Seress se suicidó lanzándose por la ventana de su casa. Fue un domingo, mientras su canción seguía sonando dentro de la vivienda.

¿Os atrevéis a pasar un domingo melancólico?




lunes, 7 de agosto de 2017

I Convocatoria Literaria de Castle Rock Asylum




Internillos, desde el staff de Castle Rock Asylum nos complace anunciar la primera Convocatoria Literaria de este blog con la intención de crear una antología de relatos de terror, fantasía y ciencia ficción con el objetivo de hacer eco de las nuevas y prometedoras voces de la literatura de fantaterror patrio. 

Bases

1-Podrán presentarse a la misma cualesquiera autores noveles que envíen obras originales en castellano y sin sus derechos comprometidos con terceros. Solo se acepta un relato por autor.

2-Las obras deberán encuadrarse en los géneros de terror, fantasía o ciencia-ficción.

3-Castle Rock Asylum se convierte en un emplazamiento ficticio y sus pacientes serán los protagonistas de vuestros relatos. ¿Cómo han llegado hasta estas celdas acolchadas? ¿Qué los hizo enloquecer o cometer actos tan inimaginables como para estar a nuestro cargo?

4-Los relatos tendrán una extensión de entre 1000 y 5000 palabras. Esta limitación se entiende orientativa, no estricta, pero sí recomendable.

5-Estarán escritos en Times New Roman, tamaño: 12, interlineado 1.5 y primera línea. Irán en formato Word. o similar.

6- Las obras se enviarán, bajo pseudónimo o nombre real, a castlerockasylum@gmail.com con el asunto "Primera Convocatoria Castle Rock Asylum". Al mensaje se adjuntará una breve biografía literaria de no más de 500 palabras que, en caso de ser seleccionada su obra, se incluirá en la antología y servirá de presentación del autor.

7- La fecha límite de entrega de originales será el 31 de enero de 2018.

8-El jurado estará compuesto por los miembros del staff de Castle Rock Asylum que harán una selección de los relatos más meritorios (el número de seleccionados se decidirá en función de la participación). Pudiendo ser descartados los que incumplan las bases o que tengan demasiadas faltas de ortografía y demás errores gramaticales.

9-Estos relatos formarán parte de una antología que en principio, y a no ser que la cosa cambie, estará publicada en formato digital y de forma gratuita. Queremos ayudar a que autores noveles se den a conocer y desde Castle Rock Asylum nos comprometemos a hacer la mejor edición posible y difundirla cuanto podamos.

10-Se considerará que los participantes aceptan estas bases por el mero hecho de participar en la convocatoria.

11-Será potestad del staff resolver cualquier cuestión referente a esta convocatoria que no quede contemplada en las bases de la misma. 

Esperamos que esta iniciativa tenga una buena recepción para animarnos así a realizar más convocatorias (y no solo literarias). 

Esperamos vuestros relatos, internillos. 

Death of a Horror Writer by Karbonk

sábado, 5 de agosto de 2017

Reseña Devoradores del Amazonas, de Liss Evermore



Sinopsis:

"Un científico busca algo en el fondo del río. Será un descubrimiento sin precedentes, un hallazgo estremecedor; aunque no exactamente el que él esperaba".

Una nueva tragedia de Liss Evermore, escritora del libro Coleccionable de Tragedias. Una historia de terror con tintes de ciencia ficción de serie B, que narra la expedición de unos hombres demasiado intrépidos, cuya ambición acabará con ellos. Nunca mejor dicho. ¿Queréis averiguar lo que se esconde en las profundidades del Amazonas? Sumergíos junto con nuestro protagonista y contempladlo cara a cara. ¡Pero tened cuidado! ¡No lo alimentéis!

Opinión:

Debo confesarlo. Liss Evermore me cautiva con cada historia. Y con esta, no iba a ser menos.

La autora nos sumerge en un viaje por un río en medio de la selva. Adelaida, la mujer de un científico más centrado en buscar la fama que en cuidar su matrimonio, es la voz de este relato con una atmósfera que me ha recordado a La mujer y el monstruos (1954), aunque ahí se acaba la similitud con la película, ya que la historia, a pesar de tratar la fórmula de agua + monstruo, no se asemeja en nada a la película de la Universal.
Piensas va a ir por un lado, pero no, te sorprende y te atrapa entre sus páginas. A pesar de su corta duración, me ha parecido una excelente lectura con la que he disfrutado hasta tal punto que, al meterme tanto en la narración mientras lo leía, me imaginaba las escenas en blanco y negro.

La maquetación, como viene siendo costumbre en Evermore, es preciosa, acorde al tema y se nota que le gusta mimar a sus lectores hasta en el más mínimo detalle, con una estética pulp y ochentera preciosa.

¿Lo recomendaría?

Es un relato que se lee en un suspiro, que engancha y sorprende. Ideal para estas vacaciones. Sobretodo si lo leéis cerca de un río… Pero cuidado no te acerques demasiado al agua, podrías correr peligro.



lunes, 31 de julio de 2017

Crónica Festival Celsius 232 Edición 2017




Los pasados días 19, 20. 21 y 22 de Julio se celebró en el ciudad asturiana de Avilés la 6º edición del Festival Celsius 232 de literatura. Que se puede considerar el más importante que tenemos en España, pues ha logrado que escritores de la talla de George R. R. Martin, Patrick Rothfuss, Brandon Sanderson, Tim Powers, Ramsey Campbell... hayan acudido en anteriores ediciones. Por no hablar de los tantos demás autores nacionales. Esto, aunado a multitud de presentaciones, actividades variadas (incluidas bastantes dedicadas a los más peques) y demás charlas (no solo sobre literatura) hacen que este Festival sea de visita obligatoria para todos aquellos amantes de los géneros de fantasía, ciencia ficción y terror. Por si esto fuera poco, no cobran entrada (aunque puedes ayudar a la organización uniéndote al Club Celsius). Aunque hay que ser previsor y conseguir alojamiento con tiempo.

Servidor tardó seis años en poder acudir a este Festival y tras disfrutar de esta edición se lamenta de no haber estado en las otras. Pero está claro que a no ser por causas de fuerza mayor, trataré de estar en Avilés cada año a partir de ahora. 

Para compartir mi experiencia y tratar de haceros llegar a Castle Rock Asylum este fantástico evento, me dispongo a narrar mi crónica sobre el Festival Celsius 232 del 2017:

Por desgracia, el miércoles llegué a la noche a Avilés y me perdí todas las actividades como la presentación de la revista Windumanoth, la de Incrustados y otros delirios racionalistas, de Ian Watson. La de Torres de Babel, de Ian Whates. Lo que habita dentro de Malenka Ramos. Japón Especulativo. Relatos Asombrosos de Fantasía y Ciencia Ficción. El del cómic de El Ministerio del Tiempo o el encuentro con Mike Carey. Por no hablar que por culpa del mal tiempo decidí no pasarme por la Plaza de España para volver a ver Zootrópolis en una estupenda iniciativa de Cine al Aire Libre que continuó todos los restantes días de Festival con las proyecciones de Guardianes de la Galaxia, E.T. y Alien: El Octavo Pasajero.

El jueves estuve de buena mañana en la carpa de actividades para tener buen asiento desde la primera presentación del día, que fue la de La Iglesia. La última novela de Alberto M. Caliani publicada por Cazador de Ratas que busca rememorar el terror más clásico con una historia sobre una demoníaca talla hallada en una cripta de una iglesia descubierta en medio de las obras de restauración. Caliani habló de como convirtió su Ceuta natal en el paisaje de esta novela y cómo logró hacer que no pueda evitar que le recorra un escalofrió al pasar por la iglesia que decidió tomar como inspiración para escribir esta novela.

Jorge Iván Argiz (uno de los responsables que logran que este Festival se realice año tras año) presentó Kaos, novela de María Ruisánchez Ortega que trata sobre el terrorismo-artístico, un interesante movimiento que Ruisánchez no pudo evitar hacer vital en su tercer libro. También habló de su faceta como guionista.

Connerland resulta ser una alocada pero atrayente novela de Laura Fernández que habla sobre escritores poco exitosos pero que han logrado calar en algunos autores. En esta novela aparece un personaje del anterior trabajo de la autora, por cierto.

Marc Pastor nos descubrió que Farishta es pieza vital en el Universo Literario que parece que el catalán está construyendo con todas sus novelas. En cuanto a esta, nos habló de la importancia de la música y cómo ha manejado un tema, a priori, tan complicado de tratar como los viajes en el tiempo. Además sacó tiempo para hablar sobre la adaptación cinematográfica que están realizando sobre su novela El Año de la Plaga.

La Última Primavera es la segunda parte de La Corte de los Espejos, de Concepción Perea, que ha logrado publicarse gracias al amparo de la editorial Runas. Esta historia de fantasía nos muestra las hadas como pocas veces hemos visto. Y la autora hizo hincapié en la importancia de tener a una protagonista femenina como Nicasia Recorretúneles.

Pero el plato fuerte fue sin duda la presentación de Fuego de Joe Hill. Donde el retoño de Stephen King hizo su primera aparición en el Festival hablando de esta novela que nació del amor que profesa Hill a la serie de The Walking Dead y el temor al clima actual. En este primer encuentro, Hill hizo gala de un carisma sin igual que hizo de cada charla toda una experiencia.

Tras la pausa para comer y vagabundear por los stands de lugar (perdiéndome alguna que otra presentación) volví a la carpa para que Hernán Migoya me hablase de su Los que murieron te saludan. Una novela que transcurre en los Andes, lugar donde el autor está viviendo y que se convierte en la particular pesadilla del protagonista de esta novela editada por Dilatando Mentes. Editorial que se caracteriza por unas cuidadas ediciones de sus libros que cargan de material extra como si de DVD´s y Blu-Rays se tratasen.

Paradoja en Renfield Street de Lluís Rueda parece que también toca el tema de los viajes en el tiempo. A la vez que el autor también utiliza varias criaturas del folklore hindú, escocés y japonés. Un atrayente cóctel que estoy deseando degustar y exponer mi opinión en una futura reseña para Castle Rock Asylum.

Rompiendo la dinámica de las presentaciones hasta ese momento, llegó la charla sobre El humor en la literatura de género nacional en la que se presentaron las novelas Masters del Multiverso, Tres enanos y pico, Sopa de Elegidos y Su Muerte, gracias. Si estas historias son la mitad de graciosas que sus autores preparaos para una buena sesión de carcajadas literarias.

El auditorio de la Casa de Cultura fue el lugar del encuentro de dos grandes autores internacionales. Por un lado, Jay Asher vino a hablar de su novela Por 13 Razones (actualmente en boca de todos gracias a su adaptación en formato serie por Netflix) y su actual obra: Tú y Yo, Aquí, Ahora. Donde el autor decide usar Facebook como elemento vital en esta novela. Siendo una obra no tan polémica pero en la que Jay puede seguir retratando las vidas adolescentes.

Joe Abercrombie ya es un viejo conocido del Celsius 232, por lo que quiso presentar a su editora. Aunque también acabó revelando que su próxima novela será otro capítulo en su saga de La Primera Ley. Donde este mundo presentará una evolución tecnológica cercana al steampunk.

Como dije, el Celsius 232 no solo abarca la literatura. El mundo del videojuego también está presente y ese día tuvo a las fundadoras de la FemDevs para visibilizar la presencia de la mujer en el mundo del desarrollo de videojuegos. A lo que siguió el encuentro con Rhianna Pratchett, guionista de videojuegos como Mirror´s Edge y Rise of Tomb Raider entre otros. 

El co-creador del Monkey Island estuvo en la mesa redonda junto a Jorge Iván Argiz para hablar de esta querida aventura virtual sobre piratas que tantos fans tiene. 

Nacho Requena presentó su libro Metal Gear Solid: El Legado de Big Boss y se sumergió junto a Ángel Luis Sucasas en el universo de la franquicia jugona de Konami.

La Escuela Asturiana de Esgrima Antigua estuvo todos los días en el Parque de Ferrera mostrando las vestimentas de caballeros y combatiendo para disfrute de todo aquel que pasase por allí. Y Sayuri and Altair realizaron una demostración de props de cosplay. Por no hablar de todo lo relacionado con el Rol. Como podéis comprobar, hay de todo en el Celsius.

El viernes también asistí a bastantes presentaciones por la mañana. Las más interesantes (a mi parecer) fueron las de Invasiones de Ismael Martínez Biurrun y Estabulario de Sergi Puertas

Raquel Lagartos y Julio César Iglesias presentaron la novela gráfica Mary Shelley: La Muerte del Monstruo. Que busca dar a conocer mejor a la autora que dio vida a esa obra atemporal y referencial.

Ian McDonald presentó la continuación de Luna (de la que dicen que es el Juego de Tronos de la ciencia ficción). Y Ann Leckie hizo lo propio dando a conocer su novela Justicia Auxiliar y sus continuaciones.

La editorial Nowevolution presentó sus novedades, entre las que se encuentra el segundo volumen de la antología sci-fi Quasar, la aventurera Isla Rubí y la interesante Fracasamos al soñar

Por desgracia tuve que privarme de asistir al encuentro con Joe Hill para hacer cola y asegurarme de que este me firmaba mis ejemplares de sus obras (el primer día no lo logré y era mi máxima prioridad). 

En el 1º acto de la VI Jornadas del Doblaje, contamos con la presencia de dos actorazos como Ana de Castro (quien pone voz a Tracer, personaje del popular videojuego Overwatch) y Alfonso Vallés (Solid Snake en Metal Gear Solid). Ambos nos hablaron de sus experiencias en este vital y, tristemente, ninguneado sector que merece más reconocimiento, derechos y contribución (no por nada hace poco que se realizó una huelga de actores de doblaje debido a esto).

Terminé el segundo día de Celsius 232 asistiendo al 2º acto de Hijos de Mary Shelley, donde Carlos Somoza, Lorenzo Luengo y Fernando Marías hablaron sobre la figura de la criatura de Frankenstein y sobre la ciencia que hay detrás de este mito. Para ello contaban con la presencia de la doctora en biología Virginia Amador. Al final del evento todos pensábamos sobre la posibilidad de vivir en un futuro no tan lejano algo como lo narrado en la obra de Shelley teniendo en cuenta los avances médicos que se están dando.

El sábado di un temprano paseo por las tiendas para suplirme de lecturas. Y es que el 10% de descuento es un buen reclamo. Por no hablar de la caseta de saldos y libros de segunda mano, donde encuentras verdaderas gangas y alguna que otra joyita descatalogada. El Celsius 232 es experta en desplumarte si eres un lector voraz.

Tomé asiento en la carpa para asistir a la presentación de El Abismo Verde, novela de Manuel Moyano Ortega que tiene reminiscencias Lovecraftnianas. Y la de Ginés Sánchez Dos Mil Noventa y Seis, una novela post apocalíptica que el autor presentó como un posible y perturbador futuro cercano.

Joe Hill volvió a la palestra para hablar sobre cómic. Nos descubrió sus orígenes como guionista, alguna que otra alocada (y genial) idea y habló sobre el futuro de Locke and Key. Su famosa saga de cómics que pronto tendrá su postergada adaptación televisiva. Hill reveló que quería mostrar el pasado de la mansión del cómic y sus fantásticas llaves a lo largo de varias guerras. Desde luego será un interesante punto de vista para explorar.

Mike Carey, otro gran guionista de cómic, también charló sobre su experiencia en este campo y sus obras Lucifer, The Unwritten y su etapa en X-Men

Antes de disponerme a partir de nuevo a mi hogar aún pude acudir a las presentaciones de De las ciudades vuestras tumbas, el nuevo capítulo en la revisión de Monstruos Clásicos de Victor Conde y Transcrepuscular, fascinante saga de fantasía de Emilio Bueso

El Festival Celsius 232 es un lugar fantástico donde poder conocer a grandes autores y sus obras (y conseguir tu ejemplar firmado). Por no hablar de otros personajes del panorama como el booktuber El Geek Furioso de la Literatura. De cuyo canal me he tomado la libertad de facilitar los enlaces a los vídeos de las presentaciones y encuentros. Si aún no conoces a este divertido y veraz reseñador, no dudes en pinchar en cualquiera de sus vídeos.

Desde luego, ha sido una experiencia que estoy deseando repetir el próximo año. Todo aplauso y agradecimiento a los organizadores de este evento es poco. 

¡Hasta el Celsius 232 del año que viene!



viernes, 28 de julio de 2017

El terror en la mochila: Poveglia, la isla de los muertos (Venecia)



Hoy me cuelgo la mochila del terror y me voy a Venecia, concretamente a Poveglia, la isla de los muertos, conocida también como la del no retorno. Si Venecia ya huele mal de por sí, imaginaos el aroma de este sitio.

Durante la época romana, esta isla fue utilizada para aislar a víctimas de la peste, función que seguiría ejerciendo siglos más tarde. Venecia fue un lugar con el que esta enfermedad se cebó, sobre todo por la suciedad de sus aguas, la humedad y el ir y venir de muchos comerciantes que traían también el contagio. La rápida extensión de la enfermedad fue motivo suficiente para aislar a los afectados en Poveglia.

No solo se llevaban allí a los enfermos, sino también a los cadáveres, a los que apilaban como cartas por falta de sitio en las fosas comunes. Esto llevó a hacer grandes piras donde los quemaban, así como también arrojaban allí, todavía vivos, a mujeres, hombres y niños afectados por la peste. 160.000 personas murieron allí.


A día de hoy, el oleaje sigue arrastrando despojos humanos procedentes de la isla, ya que fueron tal cantidad de restos que aun hoy siguen sin desaparecer. La isla está completamente cerrada, pudiendo visitarla solamente los dueños de los viñedos plantados allí.

La isla está podrida y cubierta por una capa sólida de ceniza negra procedente de los miles de cuerpos calcinados allí. En el año 1922, por si fuera poco, construyeron allí un psiquiátrico que puede verse desde otras islas. Los internos dicen ver a los fantasmas de las víctimas de la peste y escuchar sus lamentos mientras los quemaban vivos. El director del psiquiátrico se aprovechó de este brote de "locura" para empezar a torturarlos horriblemente. Esto provocó que los fantasmas se le apareciesen a él, provocando que se lanzase desde el campanario. Cuentan que hoy vaga junto a todos los demás, encerrado en esta isla sin retorno.



lunes, 24 de julio de 2017

Crítica La Fiesta de las Salchichas de Conrad Vernon y Greg Tiernan







Es increíble que se nos olvide tanto que la animación no es más que un medio como otro cualquiera para contar una historia. No sé en qué momento se la asoció tanto con lo infantil. Esta mentira ha calado tanto en el subconsciente colectivo que ya ha dado bochornosos debates como esas "subidas de tono" en la mayor parte de los episodios de Los Simpson. O duras críticas y exigencias de cancelaciones a series ADULTAS de animación como South Park, Padre de Familia o Futurama. Logrando que películas como Chico y Rita, Fantástico Sr. Fox y Anomalisa sean raras avis.

Por suerte, ya llevamos unos cuantos años en los que desde las series animadas enfocadas al público infantil se tocan temas que pueden disfrutar espectadores más longevos e incluso preparan a los peques para descubrir de verdad el mundo que les rodean. En el cine también ocurre. Aunque son contadas las veces en las que se nos presenta una película de animación concebida desde un inicio al público adulto, aunque goce de ese conocido envoltorio de producciones más infantiles. La Fiesta de las Salchichas nace del deseo por parte de los artífices de descaradas comedias como Supersalidos, Juerga Hasta el Fin o las dos entregas de Malditos Vecinos, por mostrar lo que podría ser el "Lado Oscuro de Pixar".

"Estáis preparados para descubrir un increíble secreto? Os puedo asegurar que no... Porque la comida y demás productos que podemos encontrarnos en cualquier tienda o supermercado ESTÁN VIVOS... Si no pensamos mucho en ello podremos hasta esbozar una socarrona sonrisa. Pero al hacerlo estaremos ante terribles posibilidades, pues... ¿Qué hacemos con la comida?"




Por algo Pixar, expertos en esto de descubrirnos las increíbles vidas de cosas como juguetes, bichos o automóviles, no se han metido en estos perturbadores terrenos en los que Seth Rogen, Jonah Hill y Evan Goldberg se embadurnan.

El mencionar tanto al estudio del Flexo Saltarín no es casualidad. Desde los primeros minutos estamos ante un colorido mundo repleto de graciosos personajillos que podrían haber salido de los lápices de esos Rembrandts de la animación. E incluso nos encontraremos con una graciosa cancioncilla que, si uno no se para a escuchar la letra, podría hacernos pensar que estamos visionando la película equivocada. Y hay que reconocerles el puntazo que supone tener a un premiado compositor como Alan Menken (autor de las queridas sintonías como las de La Sirenita o Aladdin) trabajando en la BSO.

Pero la ilusión no tarda en desaparecer y, para bien o para mal, La Fiesta de las Salchichas acaba descubriéndose como la gamberra comedia que vendía su campaña publicitaria.




En mi caso me encuentro en un término medio. Pues si bien no voy a decir que me arrepienta del todo de verla, sí que tengo que admitir que se me hace difícil darle la oportunidad de un segundo visionado.

Vaya por delante que uno es conocedor del tipo de humor que se gasta ese trío conformado por Rogen, Hill y Goldberg. Por lo tanto sé que pueden ofrecer algo más que pura chabacanería y humor facilón. Y de esto está a rebosar la olla a presión que es La Fiesta de las Salchichas.

Soy consciente de que el sexo es el verdadero núcleo de esta historia. Y que estaba claro que tendrían que justificar esto a lo largo del metraje. Pero teniendo en cuenta la explícita escena de los últimos minutos (algo digno de verse), me parece excesivo la cantidad de chistes, referencias (que ya van desde el mismo título de la película y los dos protagonistas) y momentos de este tipo. Sobre todo al descubrir algunas ocurrencias (esa salsa aria, los Inmortales, el momento Meat Loaf, los guiños cinéfilos...) que merecían ser más explotadas y que habrían hecho de esta película algo totalmente memorable.

No es muy difícil notar que La Fiesta de las Salchichas es algo más que una comedia burra. No se cortan un pelo a la hora de mostrar las acidísimas críticas sociales de las que hacen gala. Destacando, sobre todo, los golpes bajos a la religión. Por eso mismo lamento tanto el haber explotado en demasía la parte vulgar de la propuesta. Ya que no serán pocos los que carguen contra esta película acusándola de una mera verdulería y evitando que muchos la vean. Porque es una cinta que puede abrir los ojos a muchos a la vez que los pueden hacer soltar unas cuantas gratificantes carcajadas. Impagables los momentos que protagonizan un bagle y un pan de pita que representan la triste realidad del conflicto Sirio-Palestino (y que solucionan de estupenda forma).




Respecto a la calidad de la animación. Cierto que estudios como Pixar, Dreamworks o Blue Sky han dejado el listón bastante alto en el terreno de la animación generada por ordenador. Pero desde luego, esta película resulta ser bastante competente (¿acaso los críticos en este punto se han percatado del esperpento visual nacional en las carteleras que supuso la película Ozzy, estrenada por las mismas fechas?). Y sí, soy consciente de la polémica desatada con las declaraciones de los animadores de la película. En la que comentan que fueron explotados y precariamente remunerados.

Uno de los puntos fuertes que ya dejaron claro en el primer trailer de La Fiesta de las Salchichas es la increíble muestra de extrema violencia que tratan. Porque, aunque a nosotros nos resulte de lo más normal cortar en rodajas un tomate, rallar queso o freír bacon. Si le damos vida a estos alimentos, esas actividades se tornarían en brutales escenas. Y siendo plenamente conscientes y valiéndose de que nunca antes hemos visto algo así, se nos muestra una verdadera carnicería culinaria que podría llegar a herir sensibilidades y lograr rozar lo "gore" (porque, aviso, la cosa va a más). Incluso podríamos decir que la película entra en el terreno del terror o "slasher" con un inesperado villano que me resultó bastante innecesario en el conjunto. Ya que teniendo la titánica amenaza de los Dioses, ¿por qué dedicarle minutos a la venganza de un producto de higiene femenina con tendencias vampíricas sino es para aumentar el número de perturbadoras escenas?




Aunque parezca increíble, los directores resultan ser ya veteranos en el género de la animación más amigable: Conrad Vernon (Madagascar, Monstruos contra Alienígenas) y Greg Tiernan (Thomas and Friends). Pero esto no ha influido para nada a la hora de suavizar cualquier tema o personaje que nos presenta esta película.

Uno de los puntos fuertes de La Fiesta de las Salchichas (sino el que más) es el estupendo elenco de voces que se gastan. En la Versión Original nos encontramos con actores como James Franco (127 Horas, La Entrevista), Kristen Wiig (Cazafantasmas, La Boda de mi Mejor Amiga), Edward Norton (El Club de la Lucha, Birdman), Paul Rudd (Virgen a los 40, Ant-Man), Michael Cera (Scott Pilgrim Contra El Mundo, Juno) y Salma Hayek (Frida, El Mexicano) entre muchos otros. Lo que rivaliza al completo con la versión doblada al español. Donde apenas podemos apreciar el uso del doblador habitual de Seth Rogen (The Green Hornet, Lío Embarazoso) en la voz de la salchicha protagonista. Y sí, sé que en algunas excepciones como las secuelas de Austin Powers o Little Nicky, el doblaje español fue lo que las salvó. Pero en esta película no tenemos a Florentino Fernández (Isi/Disi: Amor a lo Bestia, Kung Fu Panda) para salvar el conjunto. Y para rematar el asunto se "españolizan" unos cuantos personajes dándoles acentos andaluces e incluso gallegos. Es una verdadera pena sacrificar la oportunidad de escuchar a un James Franco fumeta, a un Edward Norton forzando una voz a lo Woody Allen o incluso tener a una Salma Hayek entregada a su personaje (una puritana Taco que trata de luchar contra sus lascivos impulsos).

Para ir terminando. La Fiesta de las Salchichas puede verse como una simple comedia gamberra para ver con amigotes y disfrutar de su doble lectura (como ocurre con Supersalidos). 

También queda por saber si veremos una continuación. Al estupendo metafinal se le unen las declaraciones de Seth Rogen que asegura que tienen una idea de secuela a lo "¿Quién Engañó A Roger Rabitt?". La excelente taquilla estadounidense puede facilitar bastante esta secuela.
¿Y vosotros? ¿Disfrutasteis de este banquete o os empachó?





Lo Mejor: La crítica social y los momentazos que se gasta

Lo Peor: La sobrecarga de chabacanería. El villano.





miércoles, 19 de julio de 2017

Reseña Alerta Z: Renacer, de Xavier Vila



Sinopsis:

Si este diario ha llegado hasta tus manos, significa que algo terrible nos ha sucedido. Esta es nuestra historia, y en ella relato todo lo que nos ha ocurrido desde que se desató la infección de ébola que dio al traste con el mundo tal y como lo conocíamos hasta el momento. No hay marcha atrás posible, apenas queda nada de lo que disfrutábamos y dábamos por sentado unos meses atrás. El mundo se ha convertido en un enorme y putrefacto hormiguero lleno de criaturas hambrientas que solo desean una cosa: la muerte ajena. Pero, por desgracia, ni esta es eterna. Los cuerpos regresan a la vida, repletos de una rabia irracional que alimenta su hambre atroz, transformándolos en bestias hambrientas de carne humana.

Al mismo tiempo y, desgraciadamente, la vida es un bien cada vez más preciado y los que resistimos tenemos escasas posibilidades de sobrevivir. El número de personas disminuye, engrosando así el ejército de infectados que nos rodea y persigue constantemente. Cada día se convierte en una lucha prácticamente estéril por la supervivencia. Por si eso no fuera poco, los grupos hostiles proliferan como cucarachas, y cada vez es más difícil encontrarse con similares con ganas de cooperar. Sus únicas motivaciones son el saqueo, el robo y la extorsión para hacerse con cualquier cosa que les pueda ser útil, sin prestar importancia a las vidas que tengan que llevarse por delante. Es un mundo enfermo, podrido... y somos poco más que míseros gusanos buscando su pedacito de manzana.

Todos tenemos muescas sobre la piel que nos recuerdan lo ocurrido hasta llegar aquí. Arañazos, heridas y marcas que narran la pequeña odisea que hemos vivido durante todos estos meses, hasta llegar a un pequeño remanso de paz en mitad del océano, que sobrevive ajeno al mundo anclado en la nada. Todos tenemos muertos a los que llorar: padres y madres, hermanos y hermanas, seres queridos que quedaron atrás. Novios y novias, maridos y mujeres a los que jamás volveremos a abrazar, pero a los que seguimos queriendo y añorando. Aunque esto también resulte difícil y doloroso.

¿Qué queda entonces? Prácticamente nada.

Opinión:

Los zombis son uno de los elementos con los que más disfruto dentro del terror, por lo que cuando tuve la oportunidad de leer esta novela Z, no lo pensé dos veces.

Está contado en forma de diario, por lo que sentimos de primera mano las sensaciones, miedos y, sobretodo, la desesperación, que el protagonista siente a lo largo de su viaje por el mundo de los infectados.

Vivimos en primera persona el Apocalipsis Z, viendo lo que el ser humano es capaz de hacer, y por desgracia, no es nada bueno, resultando un enemigo peor que los muertos.

Me ha gustado la narración. La forma de contar las cosas, dura y cruel, y los capítulos titulados Reflexiones, donde podemos comprobar que nuestro protagonista, a pesar de intentar mostrarse como un líder seguro de si mismo dentro del grupo, es más frágil de lo que parece. A pesar de parecer un héroe en la mayor parte de la novela (ya que como cualquier persona, también tiene sus malos momentos y toma decisiones que ponen en riesgo no sólo su vida, si no la de sus seres queridos), es humano, por lo que siente remordimiento, y muchas veces la situación le supera.

No voy a engañar, al principio puedes pensar que todo irá por un camino y los protagonistas superarán las duras pruebas que les prepara esta nueva vida. Pero no. El autor es cruel, muy cruel, y te dejará con mal cuerpo en más de una ocasión, de golpe, y sin avisar. Y eso me encanta.

Sin hacer spoilers, decir que la novela se puede dividir en varias partes: la primera, introducción que pone al lector en situación, necesaria como recordatorio de lo acontecido en el libro anterior, y útil para el que, como es mi caso, no leyó aún la primera parte; la supervivencia del grupo del protagonista, la lucha por seguir con vida a pesar de todos los obstáculos que se les presenta… y de las siguientes, sólo diré, que da un giro a la historia tan importante y sorprendente que hacen de Alerta Z: Renacer un título diferente a lo que hayamos leído ya sobre los no muertos.

El único pero que le encontraría es la capacidad que tienen los protagonistas para encontrar armas, aunque es un pequeño detalle sin importancia.

Añadir que el prólogo está escrito por Tamara López, nuestra aventurera Chica Sombra, que nos indica muy bien lo que nos vamos a encontrar.

¿Lo recomendaría?

Resulta una vuelta de tuerca al género Z, con un toque fresco y diferente, rápido de leer gracias a su forma narrativa y que no te deja ni un respiro de tranquilidad.

Si te gustan los zombis, no te lo puedes perder.

Gracias a Xevi por darme la oportunidad de leer su obra.

 

martes, 18 de julio de 2017

El terror en la mochila: Catacumbas Capuchinos de Palermo, Italia



Hoy estoy un poco harta de los vivos, así que he decidido colgarme mi ya maltrecha mochila y largarme a Italia, concretamente a Palermo, a visitar las Catacumbas Capuchinos. Están situadas bajo un monasterio de la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos, que fue originalmente un cementerio en el siglo XVI, y en el que los monjes excavaron criptas subterráneas.

Aquí hay cerca de 8.000 cuerpos momificados, algunos en perfecto estado y a la vista. Vamos, es como si te paseas por un cementerio donde los muertos estuviesen fuera de las tumbas. Los cuerpos se deshidrataban y se trataban con vinagre, algunos se embalsamaban, y otros se protegían en urnas de cristal. Después les volvían a poner sus ropas. Es por eso que se dan casos como el de Rosalía, una niña de apenas dos años que está enterrada allí desde 1920 y que, a día de hoy, parece que está dormida. A las pruebas me remito:


Por supuesto, no soy la única morbosa a la que le gusta visitar estos lugares, por lo que estas catacumbas reciben la visita de cientos de turistas cada día.

Como curiosidad os diré que hay gente muy importante embalsamada ahí, y a la vista de todo el mundo entre ellos, el hijo del Rey de Túnez o el escultor Lorenzo Marabitti. Mira por donde, de estatua a estatua y tiro porque... en fin, que me voy por las ramas. Un sitio que no os podéis perder si vais a Palermo, aunque no salga en todos los folletos turísticos.

¿Me acompañáis?

viernes, 14 de julio de 2017

La Sala Común: Castlevania T.1





Con ya tres décadas de historia a sus espaldas, la extensa saga de videojuegos Castlevania ha estado mucho tiempo presente en las consolas, pero sin lograr sobrepasar esta plataforma a no ser que mencionemos el cómic El Legado de los Belmont (que Norma Editorial editó en nuestro país en 2006 en su sello Made In Hell). Los intentos de realizar una adaptación cinematográfica (con directores como Paul W. S. Anderson o James Wan implicados) cayeron en saco roto. Y lo más cerca que hemos tenido de una versión cinematográfica de Castlevania ha sido la irrisoria Drácula: La Leyenda Jamás Contada.

Ha sido Netflix la encargada de atreverse a adaptar esta historia. Siendo el formato escogido el de miniserie de animación y poniendo a disposición de sus suscriptores los cuatro episodios que conforman la primera temporada desde el 7 de Julio.

Aunque Castlevania parte de una premisa bastante simple (los miembros de una familia de Cazadores de Monstruos enfrentándose a Drácula y sus huestes infernales), esta saga tiene infinidad de historias diferentes a lo largo de sus entregas. Siendo el tercer videojuego (Dracula´s Curse) el escogido para basarse esta producción. Una elección bastante acertada si tenemos en cuenta que esta historia se sitúa siglos antes de la acción de los primeros videojuegos (supongo que no adaptarán solo esta historia). Por lo cuál es una buena idea de cara a llamar la atención de los profanos de la saga.




En la Europa del S. XV, una endemoniada horda de criaturas sedientas de sangre inocente amenaza con acabar con todo rastro de vida con la que se encuentran. Mientras, un hombre que pertenece a una antaño orgullosa y respetada Familia, vaga sin rumbo por estos parajes hasta que se ve obligado a atender a sus deberes como último miembro de los Belmont. La Familia de Cazadores de Monstruos y enemigos jurados del Conde Drácula

Hay que recalcar algo muy importante. Y es que esta primera temporada (se ha confirmado que la segunda nos llegará el próximo año) está compuesta por cuatro episodios de apenas veinticinco minutos cada uno. Por lo que la serie no pierde para nada el tiempo y en primer capítulo ya se nos revela la causa de la liberación de la horda demoníaca de Drácula y presenta al protagonista de la historia.





Warren Ellis, aclamado guionista de cómics como Transmetropolitan y Planetary, es el encargado del libreto de esta serie, que condensa bastante bien la premisa, presenta los elementos clave y necesarios para que el espectador se interne del todo en este mundo y el conjunto resulta bastante dinámico y adictivo. Puede que demasiado, pues al final es inevitable que la temporada se nos antoje demasiado fugaz y que quede como mera presentación de personajes. Pero como dicen, "Lo bueno si es breve dos veces bueno".

El "héroe" de la historia es Trevor Belmont. Un personaje bastante interesante, pues se nos lo presenta como un verdadero vagabundo buscabroncas cuando resulta pertenecer a un linaje de habilidosos guerreros contra los sobrenatural. Debido a lo que ocurrió con su Familia, Trevor parece decidido a ocultar su naturaleza y dar la espalda a sus responsabilidades hasta que ya no puede continuar con esta actitud. Desde luego un gran personaje alejado de los arquetipos y que merece la pena seguirle la pista.




Los demás personajes ejercen de meros y necesarios secundarios (salvo una que parece que tendrá más protagonismo en la siguiente temporada). Al igual que el villano de la historia que, exceptuando el primer episodio, se mantiene fuera de pantalla. Dejando las maldades a sus súbditos (al igual que en los juegos, todo hay que decirlo).

Lo cierto es que nota un gran amor y respeto por esta saga en esta serie. Andi Shankar, quien ejerce de productor ejecutivo, ya tiene ganada cierta fama en los círculos especializados gracias a una serie de cortos sobre diferentes franquicias donde aporta nuevos enfoques y tonos desde el completo respeto al material original. Es así como tenemos este sobre unos Power Rangers más adultos o el famoso Dirty Laundry, del Castigador que interpretó Thomas Jane. No por nada, el propio Shankar asegura que esta serie será la "mejor adaptación de un videojuego vista hasta la fecha".




Frederator Studios, mayormente conocidos por animar la popular serie de Cartoon Network Hora de Aventuras, son los encargados de trasladar el libreto de Warren Ellis a la pequeña pantalla. Para ello se alejan del estilo de las coloridas aventuras de Finn y Jake para acercarse al anime japonés (no olvidemos que los juegos de Castlevania están desarrollados por Konami, una empresa nipona). Personalmente, creo que es todo un acierto, sentándole de maravilla. 

Gracias a la libertad que ofrece Netflix, la serie no se ve para nada cohibida y nos da escenas bastante sangrientas. Por no hablar de algunos diálogos que entran en lo políticamente incorrecto. Además de la nefasta imagen que se gana la Iglesia Católica en esta historia.




Castlevania cuenta con un buen reparto de doblaje. Destacando, cómo no, a Richard Armitage (El Hobbit, Hannibal) como Trevor Belmont.

Es una lástima que no se hayan esmerado tanto en el apartado musical. La BSO es tan pobre que ni merece mención.

La primera temporada de Castlevania cumple con creces en su misión de enganchar al espectador en esta sangrienta historia gracias a un claro amor hacia la obra original y una animación bastante destacable. Aunque espero que la próxima temporada (que ya está confirmada y que tendrá 8 episodios) llegue a finalizar satisfactoriamente esta historia y que se atrevan a continuar relatando las próximas cruzadas del Linaje de los Belmont contra las fuerzas del Mal.




Lo Mejor: Trevor Belmont. El estilo de animación.

Lo Peor: Se siente demasiado fugaz, amparándose bastante en su labor como presentación de trama y protagonistas. La falta de una BSO destacable.