viernes, 16 de diciembre de 2016

Crítica Spectral de Nic Mathieu





Es cuanto menos curioso lo que ha ocurrido con Spectral. Una película que las mismísimas Universal y Legendary Pictures tenían pensado llevar a los cines. Pero que no dejaban de retrasar hasta que decidieron descartar este proyecto que finalmente ve la luz gracias al gigante del VOD Netflix. Quien sigue trabajando en hacer meritorio su catálogo de películas originales. Y tras el considerable chasco que me llevé con Soy la bonita criatura que vive en esta casa, ¿ha pasado lo mismo con Spectral?... Pues no tanto.

Spectral nos propone viajar a un futuro muy cercano y a una peligrosa zona en conflicto armado donde un misterioso enemigo está haciendo estragos en las filas del ejército Estadounidense. ¿Contra quién... o más bien qué se están enfrentando?




No es nada complicado comprobar que Spectral es una película repleta de referencias y guiños a tantas y tantas películas que podríamos llegar a considerar esto un problema. Los espectadores más clásicos recordarán Aliens y Predator. No serán pocos los que notarán los paralelismos con La Hora Más Oscura. E incluso la propia película se vende como una mezcla de Cazafantasmas y Black Hawk Derribado... ¿Significa eso que Spectral no tiene nada de original? Pues no. Aún con todo, logra salir airosa logrando cierta entidad en cuanto a las indumentarias de los soldados y, sobre todo, a esos espectros de los que hablaré más en profundidad más adelante.

El guión de Ian Fried y John Gatins decide no mojarse mucho. Pero por la contra se muestra bastante solvente a la hora de no estancar el ritmo del film y mantener la atención del espectador hasta el último minuto. Porque si buscas entretenimiento (que al final es lo que le pedíamos a este título) Spectral cumplirá tus demandas. 

Si muchos podían pensar que el pasar de ser una super producción a un producto televisivo significaba enfrentarse a un telefilm digno del Syfy más tercermundista, preparaos para daros un canto en los dientes. Si por algo se caracterizará Spectral es por su puesta en escena. Con una impecable fotografía (obra de Bojan Bazelli), unos escenarios la mar de convincentes, una poderosa BSO a cargo de Junkie XL (Mad Max: Fury Road, Deadpool) e incluso con un buen uso del CGI. Todo ello realizado con un ajustado presupuesto y que no le impediría hacerse un hueco en la cartelera (incluso en la veraniega) aunque tuviese que lidiar con el multimillonario Optimus Prime.




En el terreno interpretativo poco se puede destacar. Los actores se ajustan a unos personajes bastante planos (mejor no nos metamos con los militares...), siendo el mejor parado James Badge Dale (13 Horas, Infierno Blanco), protagonista de la cinta. Un ingeniero que tiene que lidiar conque sus creaciones puedan ser usadas con fines armamentísticos a cambio de poder descubrir a qué se enfrentan los soldados destinados a Moldavia. Aunque apenas pueda defenderlo, la concepción del personaje es bastante destacable.

El tema más interesante de Spectral es precisamente esas criaturas que lo harán pasar tan mal a los personajes. Aquí radica el mayor parecido con la película La Hora Más Oscura y sus peculiares alienígenas (seguramente uno de los más sangrantes motivos por los cuales se decidió no darle la oportunidad de pasar por los cines). Comparten poderío visual e incluso se llega a aunar con cierto halo de misterio que trabajan en la primera mitad de la película. Por desgracia, este trabajo no tarda en desmoronarse en la recta final y cuando notamos que parecen un simple "copypaste".




Comentaba antes que el guión de esta película dirigida por el novel Nic Mathieu no se mojaba nada. Y es así. Para empezar, se pasa completamente por alto el tema del conflicto en Moldavia. Se nota un intento de criticar el ejército con algún diálogo, pero el "acartonamiento" de estos personajes hace que caiga en saco roto. Y lo peor viene en la recta final, cuando se trata de explicar el origen de las criaturas. No solo no nos interesa, sino que hacen que esperemos que la película alcance un nivel de profundidad que apenas presentará. Provocando que terminemos el visionado con una sensación de lo más agridulce. Pues si bien hasta ese momento lograban hacernos olvidar de esa falta de ambición, en esos momentos se nos saturan con tantos jugosos temas que quedan colgando como los elefantes de esa dichosa cancioncilla. Es una verdadera lástima, aunque tampoco creo que de llegar a contar con más presupuesto se trabajarían más esos temas.

Pero esto no impide que Spectral se muestre como una película que sale airosa en su misión de entretener gracias a esas escenas de acción tan bien rodadas, un estilo de lo más blockbuster y esa sobrenatural amenaza que, aunque quede a deber, cumple a la hora de diferenciarla de tantas y tantas propuestas similares. Una buena opción para ver en la comodidad de tu sofá con un bol de palomitas de microondas y tu refresco favorito.




Lo Mejor: Entretiene. Su puesta en escena.

Lo Peor: Su recta final y falta de ambiciones.




0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada