viernes, 28 de octubre de 2016

Crítica El Hogar de Miss Peregrine Para Niños Peculiares de Tim Burton




Películas como Ed Wood, Beetlejuice, Eduardo Manostijeras y Sleepy Hollow colocaron a Tim Burton en un puesto de honor en el mundo del cine. Está claro que el personal estilo que se gasta lo hizo destacar entre tantos y tantos directores. Labrándose, además, una buena legión de incondicionales fans enamorados de sus extravagantes y siniestramente exquisitos mundos y personajes. 


Pero Burton lleva desde principios de siglo siendo una sombra de lo que antaño fue. Está claro que el infecto remake de El Planeta de los Simios le afectó tanto como a nosotros, los espectadores. Desde entonces, apenas tenemos breves atisbos del genio que del que nos enamoramos como pueden ser La Novia Cadáver, Big Fish o Sweeney Todd. Por el contrario, son más las decepcionantes o pasables cintas que mantienen sus características señas de identidad. Como Frankenweenie, Sombras Tenebrosas o Alicia en el País de las Maravillas. A falta de saber en qué puesto puedo colocar el biopic Big Eyes (que aún no visioné), las esperanzas de volver a vislumbrar al antiguo Tim Burton se reavivan una vez más con esta El Hogar de Miss Peregrine Para Niños Peculiares.

Tim vuelve a pasar de ofrecernos una historia original y adapta la primera entrega de esta trilogía literaria de Ramson Riggs a la que, por desgracia, aún no he podido echar el guante (así que no podré valorarla como adaptación sino como película en general). Pero que está claro que tiene elementos y personajes que podrían haber salido perfectamente de la mente del director de Beetlejuice o Sleepy Hollow. Por lo que podemos sentir como Burton se encuentra en su salsa. No suponiéndole mucha dificultad trasladar el mundo y personajes ideados por Riggs con su particular mano. El problema viene cuando tratamos de apreciar la película tras lo puramente estético. Es entonces cuando descubrimos que el film cojea bastante en lo argumental, en la construcción de personajes y en el desarrollo de la trama. 


El Hogar de Miss Peregrine Para Niños Peculiares sigue los pasos de un adolescente que tras la misteriosa muerte de su abuelo se embarca en un viaje de autodescubrimiento que lo llevará a una isla donde encontrará una casa en la que se acogen a personas con ciertas extraordinarias particularidades. Pero las amenazas no tardan en emerger de las sombras y nuestro protagonista descubrirá que tiene el poder de salvar a sus nuevos compañeros.

Una trama que atufa a género juvenil y que parece una mezcla entre Harry Potter y los X-Men. Pero que acaba resultando que acaba teniendo voz propia (aunque sea tenue).


Entre sus manos, Burton tenía unos jugosos personajes y una trama con niños eternos que podría haber dado para que el director sacase su vena más emocional. Pero el guión está entregado al espectáculo y a la engrasada maquinaria para conseguir una cinta que, todo hay que decir, entretiene. 

Una lástima el no dedicarles apenas tiempo ni esfuerzo a los Niños Peculiares que cita el título. Aunque en su mera concepción son tan atractivos que no nos sentiremos tan estafados en este punto.

Tenemos al Burton siniestro en esta producción. Desconozco si el tema "Hueco" en el libro se parece, aunque sea un mínimo, a lo mostrado en el film. Pero desde luego al amante del terror y los monstruos estos personajes le harán salivar en abundancia. Y, aunque se trate de una obra juvenil, la película se guarda unas cuantas escenas en lo que lo siniestro y macabro alcanzan cotas bastante extremas (como la escena de la degustación ocular). Desde luego ha sido lo que más he disfrutado del film.


Asa Butterfield (El Niño con el Pijama de Rayas, El Juego de Ender) lleva bastante bien el papel protagónico. Y se agradece que su personaje sea más cauto y patoso de lo que se espera de un protagonista de una obra de fantasía juvenil.

Tras trabajar anteriormente con Tim Burton en la socarrona Sombras Tenebrosas, Eva Green (Penny Dreadful, 300: El Origen de un Imperio) apunta maneras para convertirse en la nueva musa del director tras su reciente ruptura con Helena Bonham Carter (El Club de la Lucha, Alicia en el País de las Maravillas). Aunque en esta película apenas se explote del todo la gran vena actoral de Green. El espectador apreciará cada minuto que su personaje esté en pantalla.


Como en toda producción en la que esté involucrado, Samuel L. Jackson (Los Vengadores, Los Odiosos Ocho) disfruta con cada papel. Y aunque su villano se muestre de lo más simple y decepcionante. El actor logra que su personaje destaque en cada secuencia en la que está implicado.

Por desgracia, el resto del reparto no logra que sus personajes brillen más a parte de por sus caracterizaciones (en algunos casos por el guión y en otros no).


El tercer acto se ve contagiado por ese "mal del cine de superhéroes" que hace que el ritmo y situaciones se sientan atropelladas. Por no hablar de un alargado epílogo que hacen que esta última parte no se sienta del todo natural. Porque... ¿qué ocurrirá ahora? ¿Continuarán esta historia? ¿Tim volverá a ejercer en labores de producción como en el caso de la secuela de Alicia? ¿Esto es todo lo que veremos en la gran pantalla de Miss Peregrine y sus Niños Peculiares?

Lo que está claro es que El Hogar de Miss Peregrine Para Niños Peculiares no ha supuesto la total redención de Burton. Tan solo nos ha ofrecido una entretenida película con su personal sello.


Lo Mejor: Su envoltorio "Burtoniano". Los Huecos.

Lo Peor: El tercer acto. Tim sigue viviendo de antaño.




0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada