lunes, 8 de agosto de 2016

Crítica Holidays





Como son las cosas. Hace años casi reclamaba más antologías de cortometrajes de terror, pero ahora casi las llego a temer. Si se piensa que los zombis están del todo quemados, es que poca atención se ha puesto en las antologías fílmicas. La mayoría no son más que contenedores en las que colar simplones fragmentos sin ningún tipo de acierto. Pocas son las que se salvan de la quema. Por mi parte, mi última toma de contacto con este tipo de películas fue con Tales of Halloween. Un proyecto que parecía ser la oportunidad de oro de volver a saborear las mieles que nos ofreció Michael Dougherty (Krampus, maldita navidad) en 2007 con su Truco o Trato. Pero que por muchos directores y actores de renombre asociados, no consiguieron que, al menos, tan solo uno de los segmentos que la componían no pasase del más terrible de los bochornos.

Holidays ya es una vieja conocida de Castle Rock Asylum. Desde su anuncio oficial hemos estado poniéndoos al corriente de esta nueva propuesta de antología de terror que, al igual que Tales of Halloween, reúne a varios cineastas e interpretes ya conocidos por los fans del fantaterror actual. ¿La idea? Realizar cortometrajes a partir de las festividades más famosas del mundo... Y sí, en el cine de terror se pueden tratar más fiestas que Halloween y la Navidad.

Con gran temor visioné Holidays. Y aunque el resultado no pase del simple notable. No voy a negar que disfruté de su visionado y que me ha hecho volver a recuperar la fe en este estilo de películas.

Comenzamos este oscuro popurrí de turbios y malsanos festejos con Valentine´s Day. Una historia simple pero efectiva. Y en la que Kevin Kölsch y Dennis Widmyer (Starry Eyes) hacen gala de la estupenda puesta en escena de la que gozan todos los segmentos. Apoyándose más en las iluminaciones y la BSO electrónica, que acompañan a la perfección esta retorcida historia de amor. Perfecta para ponernos en situación y entrar de lleno en Holidays.




Continuamos por un terreno más peliagudo con St. Patrick´s Day. El irlandés Gary Shore (Drácula: La Leyenda Jamás Contada) hace gala de su interesante folklore nativo para componer un oscuro cuento repleto de simbolismo pero que se ve ensombrecido en su recta final (sobre todo cuando aún pretende colarnos ese final abierto). Por desgracia, las carencias y fallas en los finales acaban siendo el común denominador de Holidays.

Easter resulta ser el segmento más interesante y a su vez, el más desaprovechado. Nicholas McCarthy (El Pacto), en un alarde de originalidad y efectista puesta en escena. Nos descubre una malrollera y sacrílega versión del Conejo de Pascua que no logra sustentar ese abrupto final que nos deja totalmente fríos. Aplausos para la pequeña Ava Acres, que aguanta el tipo muy bien frente ese abominable híbrido.




En los dos cortos dedicados a los días de los progenitores (Mother´s Day y Father´s Day) es donde se puede ver mejor el problema de los artífices de Holidays con sus finales. Aunque es más sangrante en el primero caso que en el segundo. En Mother´s Day, Sarah Adina Smith (Goodbye World) nos prepara para una alucinógena historia sobre la fertilidad que explota en la cara del espectador gracias a ese sangriento desenlace que lo deja con una decepcionante expresión deformada por el shock.




Father´s Day, por su parte, nos ofrece el corto más sugerente, sobrio y el mejor ejecutado de toda la antología. Un verdadero viaje en la que acompañaremos al personaje de Jocelin Donahue (Summer Camp, Insidious 2) en busca de respuestas sobre la marcha de su padre... El final, aunque desconcertante, sienta de maravilla al conjunto. Haciendo que Anthony Scott Burns (El Último Exorcismo 2) se lleve mis ovaciones por el mejor segmento de Holidays.

Kevin Smith (Dogma, Red State) rueda el segmento más gamberro de la antología con Halloween, poniendo el toque de humor negro que parece que quiere continuar Scott Stewart (Legión, Dark Skies) sin ni la mitad de acierto con Christmas. Donde Seth Green (Robot Chicken, IT) trata de sacar adelante una convencional historia donde una nueva tecnología muestra lo mejor, pero sobre todo lo peor de nosotros mismos.




Holidays finaliza con New Year´s Eve. La historia de una cita a ciegas que acaba de la forma más inesperada y sangrienta gracias al personaje de Lorenza Izzo (esposa de Eli Roth). Adam Egypt Mortimer (Some Kind of Hate) se divierte con esta grata despedida.

Todos los cortos se solapan gracias a unas postales que aparecen al final de cada uno para indicarnos el director y guionistas. Y que me ha recordado, de cierta manera, a las exquisitas transiciones mostradas en The ABC´s of the Death 2.

Holidays es una antología regulera. Donde ninguno de sus segmentos logra sobresalir del todo (la mayor parte de la culpa la tienen sus finales), pero que se muestra la mar de correcta y puede jactarse de tener unas propuestas y puesta en escena bastante destacables. Pero sin llegar, en ningún momento, a ser uno de los tantos bochornos antológicos que nos ha tocado aguantar en los últimos años.





Lo Mejor: Hace recuperar la fe pérdida en esta clase de películas.

Lo Peor: Sus finales, donde por uno o otro motivo, las historias se estancan o se estrellan para fastidio del espectador.




0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada