lunes, 11 de julio de 2016

Entrevista a Tony Jiménez



"Trabajo, insistencia, tesón, paciencia y esfuerzo deben ser nuestras armas ante el funesto escenario en el que nos movemos, uno donde el actual Gobierno no tiene a la cultura como una de sus prioridades, sino como una especie de mal que hay que ir eliminando paulatinamente. "




Estamos encantados de acoger en Castle Rock Asylum a uno de los escritores de fantaterror nacional más activo y al que conviene no perder la pista. Damos la bienvenida a Tony Jiménez:
-Para empezar, háblanos un poco de ti.
-¿De mí? Qué pronto queréis que empiece a aburriros. La verdad es que poco tengo que contar de mí. Soy un escritor malagueño de terror que tras años juntando palabras para uso personal decidió dar el salto a Internet, concretamente, a páginas de relatos. Al ver que, sorprendentemente, gustaban, me atreví a intentar publicar en papel, no sin unos buenos empujones por parte de gente que siempre tengo a mi lado, apoyándome. Los principios fueron duros, pero poco a poco me fui abriendo paso, descubriendo que quienes me publicaban estaban más locos que yo, por suerte para mí.
-Cuéntanos por qué elegiste especializarte en el género de terror.
-En realidad, yo creo que eso no se elige, que se fusiona con nosotros, los escritores, conforme leemos, crecemos y empezamos a juntar letras como locos. Es entonces cuando vamos eligiendo uno u otro género. Incluso los autores que afirman que ellos no se dedican a uno solo, sino a varios, tienen uno predilecto. Negarlo no tiene sentido, ni tampoco es malo dedicarse a uno, por completo o en un porcentaje mayor en comparación a otros. En mi caso, siempre me ha encantado el terror, tanto en la literatura como en el cine, sin olvidar otros ámbitos. Antes de que Stephen King me enseñara a amar el terror literario ya me encantaba gracias a genios como Lovecraft, Poe, Stoker, Matheson y Stine, y mejor ni hablar del cine que veía siendo peque. Recuerdo que al leer a mis ídolos siempre pensé que ojalá pudiera hacer lo mismo que ello, hilar historias, crear mundos de la nada, parir personajes y aterrorizar al lector con las pesadillas que nacieran de mi imaginación. Es un sueño hecho realidad comprobar hoy que lo hago, o al menos lo intento. Que el lector no duerma tranquilo es uno de mis objetivos. ¿Cómo no me voy a querer especializar en eso?
-¿Tienes alguna manía o habito especial a la hora de escribir?
-Pocas, por no decir ninguna. La única reseñable es que necesito varias horas por delante sin nada que hacer para poder sentarme y escribir a gusto. ¿El motivo? A veces me abstraigo tanto al escribir que cortar el proceso por alguna razón me enerva bastante, así que prefiero tener varias horas libres para poder escribir todo lo que quiera, hasta tener que parar sólo para tomarme un descanso, sin interferencias externas.
-¿Qué autores y obras te han influido más?
-Creo que nombrar a Stephen King a estas alturas sería hasta redundante, ja, ja, ja. En todo caso, no podría hablar de obras, sino más bien de autores, y hay mucho más que el de Maine entre mis referencias directas. Edgar Allan Poe, H. P. Lovecraft, Richard Matheson, Joe Hill, Clive Barker, Ramsey Campbell, John Katzenbach y R. L. Stine son los ejemplos más evidentes, y eso sin entrar en el terreno de los cómics, donde idolatro a Alan Moore, Garth Ennis, Brian Michael Bendis, Grant Morrison, Scott Snyder, Frank Miller y Jason Aaron entre muchos otros. La lista es larga a pesar de que King sea la principal influencia en mis obras, como bien atestiguan "Cinco tumbas sin lápida" y "Tormenta Sangrienta", aunque los otros autores están ahí, de un modo u otro, pero están.
-Eres un autor que empezó con relatos y que nunca ha perdido la oportunidad de participar en antologías y convocatorias de este tipo. ¿Cuáles son las ventajas y desventajas frente a escritos de mayor extensión (y viceversa)? ¿Crees los autores noveles deberían empezar escribiendo relatos?
-La principal ventaja de un relato con respecto a una novela es que el impacto es mayor. Es un puñetazo directo al estómago, o debería serlo. Los giros argumentales que puedes añadir a una historia más larga, en estos casos deben ser mejor economizados, hasta el punto de que uno de ellos debería ser el final del cuento, dejando al lector con cara de circunstancia, o así debería ocurrir. Por supuesto, un relato se suele terminar antes que una novela debido a su extensión, aunque todo depende del proceso creativo del escritor, pero es lo lógico por norma general. ¿Desventajas? Un relato te obliga a ir a lo primordial, a que la historia prevalezca sobre los personajes, los detalles y lo que la enriquece. Por ejemplo, los protagonistas y la amenaza, en caso de existir una, no pueden desarrollarse, ya que ese espacio debe ir dedicado a que la trama avance. La novela sí permite un desarrollo tanto de los acontecimientos como de los personajes alrededor de quienes se producen. Podría poner muchos ejemplos más al respecto, ventajas y desventajas para novela y relato, pero yo creo que lo principal en ambos casos es el desarrollo y el impacto hacia el lector, sin olvidar el tiempo de lectura que le quiera dedicar éste a según qué trabajos. En ocasiones apetece una novela de más de mil páginas, y a veces hay más ganas de un cuento de cinco. Lo cierto es que es un tema que podría dar perfectamente para todo un interesante libro de ensayo, y además ya hay varios por ahí.
En cuanto a la pregunta sobre si los autores noveles deberían empezar escribiendo relatos, bueno, reconozco que soy de los que piensan que cada maestrillo tiene su librilllo, en especial en este universo de letras e imaginación. Uno tiene que ir a por lo que le funcione a él, sin pararse a pensar sobre cómo les va bien al resto de escritores, al menos no de forma obsesiva. Sin embargo, personalmente opino que sí, que los relatos son un buen entrenamiento antes de embarcarse en algo más largo, y no sólo para los autores noveles, sino para los veteranos. Escribir un cuento pone a prueba a ambos tipos de juntaletras por las razones antes mencionadas, regalar una historia corta en un breve espacio, un relato que debe tener sus personajes, su bien hilada trama, cierto desarrollo, su correcto desenlace y llegar al corazón del lector, que no sea sólo de usar y tirar. Cuando veo a autores publicando novelas directamente sin haber trabajado antes el relato me echo a temblar. Si hacemos un repaso a muchos de los mejores novelistas de la historia de la literatura, encontramos que además eran todos, o al menos la mayoría, grandes autores de cuentos. King, Lovecraft, Matheson, Barker y Poe tienen relatos tan buenos como sus mejores novelas. Por ejemplo, no son pocos lectores los que prefieren al King cuentista que al novelista, lo cual ya quiere decir mucho. Siempre he creído en ir escalando poco a poco, y pasar de relatos a novelas me parece lo más apropiado, sobre todo sin prisas, con paciencia, una de las principales armas que todo escritor debe utilizar con acierto en su carrera.
-Toca hablar de tu última novela y de su fantástica e inquietante portada. Háblanos de "El que se esconde" y de lo que nos encontraremos en sus páginas.
-Muchas gracias por el piropo hacia la portada. Almu CJ se supera a cada nueva colaboración que realizamos, y si ya las cubiertas de "Tormenta Sangrienta" y "Actos de Venganza: Edición definitiva" me parecen sobresalientes, la de "El que se esconde" me parece de matrícula de honor... como poco. Es su mejor obra hasta ahora, aunque tal y como mejora con cada nueva portada, igual con la siguiente es capaz de superarse por mucho.
¿Qué os encontraréis en "El que se esconde"? Una historia de fantasmas, ni más ni menos. He intentando trasladar la sensación de aquellos relatos alrededor de una fogata, o los narrados para aterrorizar a quienes intentan entrar en la casa encantada de turno, a "El que se esconde", fusionando el clasicismo de los cuentos fantasmales más clásicos con los más actuales, tanto de la literatura como del cine. Puertas que chirrían, ouijas que conectan con terrible seres del más allá, psiquiátricos abandonados, susurros bajo la cama, sombras que se mueven dentro del armario, leyendas urbanas, juegos aterradores que son muy reales, pasillos de hospital con la noche como escenario, antiguos cines que ocultan horribles secretos, cajas misteriosas... Todo eso y mucho más encontraréis en "El que se esconde", además de ahondar en el área más psicológica de los fenómenos sobrenaturales. En pocas palabras, he intentado dejar de lado el terror más físico de "Cinco tumbas sin lápida" y "Tormenta Sangrienta" para centrarme en un terror más hacia lo desconocido, hacia el terror psicológico con fantasmas y la locura de por medio. Espero haberlo conseguido. Vosotros, lectores, tenéis la última palabra.



-¿Es la novela más aterradora que has escrito?
-Debo reconocer que no me gusta lanzar halagos hacia mis propios trabajos, y siendo un escritor de terror, afirmar que es mi obra más aterradora sería provocar que el cruel bichejo del ego asomara su fea cabeza, así que pondré por delante las opiniones de los lectores de "El que se esconde". Y sí, hay mayoría en lo referente a que es mi novela más aterradora, incluso entre los que prefieren "Tormenta Sangrienta", quienes admiten que "El que se esconde" da más miedo. Es el mejor de los piropos. Siempre pretendo dar miedo con lo que escribo, pero en este caso deseaba ir más allá, provocar que el lector no pudiera dormir sin la luz encendida, y que incluso así le costara trabajo. Parece que lo he conseguido con unos cuantos. Hay que admitir que los fantasmas siguen dando mucho miedo, así que la elección del tema a tratar en "El que se esconde" ha ayudado bastante.
-Ya llevas publicado con varias editoriales, cuéntanos en qué se diferencia Dilatando Mentes de las demás.
-Uf, complicada pregunta. Es difícil porque ahora mismo estoy trabajando regularmente con tres editoriales cuyos editores tienen mucho en común, así que no va a ser fácil contestar a esta cuestión. La mayor diferencia radica en las ediciones de Dilatando Mentes, y no hablo ya de lo cuidadas que están, sino en todo lo que traen, una ingente cantidad de extras que llevan la experiencia de la lectura más allá. Es uno de los lemas de Dilatando Mentes, en realidad el principal, que sus libros sean algo más que páginas impresas llenas de letras que leer. Buscan una experiencia completa, que impacte en el lector de la cabeza a los pies, y para ello sus ediciones traen ensayos, añadidos conectados con la historia de la novela, prólogos muy especiales, notas del autor, ilustraciones, incluso algún que otro cómo se hizo para descubrir los secretos del escritor a la hora de hilar la trama. Y eso sin contar con todo lo que te da de regalo la editorial si pides sus libros directamente a ella, como por ejemplo, postales de las ilustraciones interiores. Una gozada.
-Por lo visto, las publicaciones de Dilatando Mentes, vienen acompañadas de varios extras literarios al más puro estilo DVD/Blu-ray. ¿Crees que esta práctica podría ser una de las formas de impulsar la literatura en nuestro país?
-Todo ayuda, y creo que los extras a lo DVD/Blu-Ray, nunca mejor dicho, aportan un plus al lector, un añadido bastante jugoso para disfrutar todavía más la lectura. No digo que sean imprescindibles para que el libro le guste al lector, pero consiguen completar un cuadro bastante agradable cuando eso ocurre. Las personas que se han acercado a las ediciones de Dilatando Mentes han agradecido mucho la incorporación de los mencionados extras, por lo que sí que me parece una gran manera de impulsar la literatura.
-Desde luego, eres uno de los autores que más apoyan a las jóvenes editoriales que proliferan bastante en un actual panorama literario que muchos consideran preocupante. ¿Qué opinas tú de todo esto?
 -Opino que el panorama es muy negro, pero pesimistas es lo último que debemos ser, y hablo por todos, desde escritores hasta editores, pasando por ilustradores, correctores, traductores... Con el pesimismo no se consigue nada, y si uno lo ve tan, tan oscuro, lo mejor que puede hacer es dejarlo y dedicarse a otra cosa. Siento decirlo tan a las bravas, pero una cosa es apegarse a la realidad y otra es ponerte a escribir una novela pensando que vas a ganar dos euros en el mejor de los casos, y eso si alguien te lee al final. Trabajo, insistencia, tesón, paciencia y esfuerzo deben ser nuestras armas ante el funesto escenario en el que nos movemos, uno donde el actual Gobierno no tiene a la cultura como una de sus prioridades, sino como una especie de mal que hay que ir eliminando paulatinamente. ¿Culpar a las grandes editoriales? ¿Culpar a los famosillos de tres al cuarto que sacan un libro que sólo sirve para decorar? En absoluto. Este mundillo también es un negocio, y hay que sacar dinero, así que toca publicar ciertos libros más allá de su calidad literaria, algo que suele ser muy subjetivo en muchos casos.
Ante este camino tan delimitado, y que las editoriales grandes no quieren abandonar en lo más mínimo, tenemos las editoriales pequeñas, las que más arriesgan y, curiosamente, las que más apuestan de un tiempo a esta parte por la literatura de género, es decir, por el terror, la fantasía y la ciencia-ficción. Y en abundantes ocasiones son ellas las que van marcando la dirección correcta a las grandes. ¿Quién no se sabe ya en el circuito literario cómo fue todo el tema del fenómeno "Juego de Tronos" en nuestro país? ¿Muchas editoriales grandes habrían apostado por la literatura Z si Dolmen no hubiera apostado por ella? Afortunadamente, las editoriales grandes se van abriendo a las políticas que las editoriales pequeñas llevan a cabo con mayor alegría. Desgraciadamente, lo van haciendo con una lentitud exasperante, pero escritores como Jesús Cañadas y Juan Cuadra, entre otros, son ejemplos geniales de que se puede escribir terror y fantasía al mismo tiempo que se trabaja con editoriales enormes. Hay mucho que cambiar todavía, y aunque se está haciendo, me temo que los pasos que se están dando van a una muy baja velocidad. Pero creo que vamos por el buen camino, que conste. Después de todo, ¿quién se hubiera imaginado hace diez años un panorama editorial como el de hoy en el campo del fantaterror?
Eso sí, no cambio mi experiencia con las pequeñas editoriales por nada. No es sólo que el trato sea mucho más personalizado, cercano y familiar, sino que permiten aproximarte a la realización del libro desde todos los aspectos posibles, pudiendo implicarte al cien por cien. Además, la atención que recibes es continua, algo que yo considero primordial. Nunca eres una simple pieza sin apenas importancia, sino un engranaje esencial en el que se vuelcan los editores todo lo que pueden y más. También debo añadir que crecer junto a una editorial es una experiencia única. Al fin y al cabo, las editoriales grandes también fueron pequeñas un día, y acogieron en su seno a autores que era meros desconocidos por entonces, y grandes estrellas hoy.
-Hace poco que nos has descubierto la existencia de Darkgate. Un cómic en el que estás implicado y que parece que aúna el género de superhéroes y el terror. ¿Qué nos puedes contar sobre este proyecto?
-Os puedo contar poco porque está prácticamente en pañales. Nace a partir de mi relato "La oscuridad que devora", protagonizado por un héroe llamado Dark, e incluido en una antología pulp que salió hace ya la friolera de tres años largos. Como gran amante de los cómics, siempre quise darle continuidad literaria al personaje, que se mueve en un mundo que mezcla la mitología de Batman con la de los mitos de Lovecraft, algo que hice en una novela corta que está valorando actualmente una editorial especializada en bolsilibros. En realidad, siempre he tenido ganas de realizar algún cómic, y el dibujante José Raúl Orte Crespo me propuso hacer algo juntos un par de veces, así que le pasé algún que otro relato de terror, fiel a mi estilo, demasiado largos para ponernos con un cómic que no acabase en un extenso tomo. Fue entonces cuando se me ocurrió pasarle el relato de Dark, el cual le encantó, poniéndose manos a la obra y pasándome las primeras páginas entintadas en cuestión de un par de semanas, tiempo récord, diría yo. Y atentos a la calidad que atesoran todas y cada una de las viñetas de Raúl, porque ninguna de ellas tiene el menor desperdicio. Lo que está haciendo es una maravilla, convirtiéndose en el otro padre de Dark, dando su propia versión de la historia que le pasé.
Los planes pasan por publicar un primer tomo, no tocho por supuesto, y continuar creando aventuras para Dark que naveguen entre el terror y el subgénero de superhéroes. Eso sí, los siguientes cómics no serían adaptaciones, sólo el primero, que llevaría el título del relato, "La oscuridad que devora", aunque en realidad se llamaría "Darkgate: La oscuridad que devora", para relacionar la historia con Darkgate City, la oscura urbe en la que se desarrollan las acciones justicieras de Dark. Tenemos suerte, porque un par de editoriales se han interesado por el cómic, aunque sin tenerlo terminado no queremos vender la piel del oso no ya antes de cazarlo, sino de escucharlo en el bosque. Vamos despacio, con los pies en el suelo, así que toca terminar el cómic, buscarle familia editorial y esperar que sea el primero de una serie regular. Por soñar que no quede.



-¿Cómo ha sido la experiencia de guionizar? ¿Te prodigarás bastante en este terreno?
-Está siendo tan buena como diferente a escribir una novela. Lo cierto es que incluso me parece complicada en algunos aspectos. Me cuesta acostumbrarme, aunque viñeta a viñeta me voy notando más suelto. Espero que el resultado sea satisfactorio, en especial para el lector. Ya me dirá Raúl qué tal cuando vaya leyendo las primeras páginas. En cuanto a si seré un habitual como guionista de cómics, me encantaría repetir la experiencia con los próximos números de "Darkgate", aunque como decía antes, paso a paso. Veamos qué tal le va al primero, y luego hablaremos. Además, hay algún que otro proyecto de cómic con Applehead Team Creaciones para crear algo cercano a "Historias de la cripta", así que me tendréis dando la brasa comiqueramente durante un tiempo, aunque no de forma exclusiva, tranquilos.
-Lo que nos tiene que quedar claro de ti es que eres todo un todoterreno. También estás a punto de lanzar el primer volumen de Here´s Johnny! un ensayo completísimo sobre toda la obra y adaptaciones de los escritos del gran Stephen King. Aparte de los problemas debido a que el maestro del suspense tampoco para de publicar, ¿has encontrado alguna otra dificultad más a la hora de enfrentarte a esta nueva muesca en tu culata literaria?
-Ese ha sido el mayor escollo, la verdad. Han aparecido otros, por supuesto, como el hecho de que es muy diferente escribir una novela que un ensayo (el estilo es completamente distinto), y todo el trabajo que lleva detrás el confirmar ciertas informaciones no demasiado claras sobre King, en especial cuando se referían a declaraciones realizadas por él. Con el transcurso de los años, el de Maine ha cambiado de opinión acerca de algunos temas, además de que ha sido más claro en cuanto a otros e incluso ha descubierto que no decía del todo la verdad con respecto a detalles de su vida personal. Por ejemplo, con el tiempo se ha aclarado lo que verdaderamente sentía King hacia el filme "El Resplandor", y no es que lo odiase. En realidad, siempre estuvo molesto con Stanley Kubrick por no aceptar su guión y cambiar tanto la historia principal que apenas quedó nada de ésta. Hemos tenido que ser muy precisos con este tipo de datos para no contradecirnos en el ensayo y, por supuesto, para no confundir al lector. Si en el libro dice una cosa, y luego el lector descubre otra diferente fuera, es que no hemos hecho bien nuestro trabajo de documentación. Eso ha llevado mucho tiempo y esfuerzo, aunque nada comparable al hecho de actualizar continuamente el ensayo, sobre todo el segundo volumen, que comprende la etapa más moderna del autor.



-¿Qué te está manteniendo ocupado estos días?
-Estoy dándole los últimos retoques al segundo volumen de "Here´s Johnny! Las pesadillas de Stephen King" al mismo tiempo que escribo "El Hombre Lobo vs. el monstruo de Frankenstein: Guerra en Los Ángeles", la secuela directa de "Drácula vs. la Momia: Batalla por Chicago" que publicaré con Ediciones El Transbordador. Inmediatamente después me pondré con la siguiente novela de terror para Dilatando Mentes, la cual tendrá como escenario un bosque... y poco más puedo contar al respecto. Bueno, que será como si "La Niebla" de Stephen King se encontrase con "Silent Hill". ¿Os anima eso a leerla?
-Sabemos de tu afición por el cine, y nos gustaría preguntarte: Si pudieran adaptar alguna de tus obras, ¿Cuál sería y a quién elegirías para dirigirla y protagonizarla?
-Uf, por mí que las adapten todas. No te podría decir otra cosa, la verdad, aunque el tema de que una de mis obras acabe en la pantalla grande (o pequeña) no me quita demasiado el sueño. Es un extra, uno muy jugoso y de ensueño, pero no es a lo que me dedico en realidad. Prefiero continuar publicando y que mis trabajos lleguen cada vez a más lectores, a pesar de que el cine es una parte muy importante de mi vida, claro. Lo curioso es que suelo designar actores y actrices reales a mis personajes para tener claros sus rasgos físicos, por lo que no me costaría realizar un reparto para cualquiera de mis novelas, ¡ya los tengo! Sin ninguna preferencia concreta, me iré a por el de "El que se esconde", ya que es el título del que estamos hablando. Por supuesto, me encantaría que la dirigiese James Wan, y la protagonizarían Jeremy Renner y Kate Mara. Seguro que quienes se han leído ya la novela saben a qué personajes interpretarían.
-Nos gustaría saber la última película/serie que has visto, el último libro/cómic que has leído y la última canción o álbum que has escuchado y tu opinión.
-Uy, toca hablar de aficiones. Pues la última película que he visto ha sido "Expediente Warren: El caso Enfield"; me he ido a por la pantalla grande, y lo cierto es que la he disfrutado tanto como la primera entrega, e incluso más en alguna que otra escena, pareciéndome que están ambas al mismo nivel. En cuanto a series, actualmente me estoy poniendo al día de "Sobrenatural"; los hermanos Winchester son sagrados para mí, llevan ya once temporadas y podría verlos durante once más. Si hablamos de libros, actualmente estoy inmerso en la magnífica edición de "Los cantos de Maldoror" de, precisamente, Dilatando Mentes; tenía muchas ganas de volver a sumergirme en el horror que plantea este curioso título que hacía años que no leía. Y si nos vamos a por los cómics, estos días me estoy poniendo al día con "Batman" de Scott Snyder y Greg Capullo; para mí, una de las mejores etapas del personaje, a pesar de transcurrir en el reboot de los New 52. En cuanto a música, estos días no dejo de escuchar algunos recopilatorios de los Ramones, uno de mis grupos favoritos, que siempre me viene muy bien para ponerme escribir.
-Por último, si Tony Jiménez no fuera escritor, ¿a qué se dedicaría?
-Soy licenciado en Psicología, así que seguramente intentaría ganarme la vida tratando de ahondar en la mente de los hombres, ja, ja, ja. Estuve a punto de empezar los estudios de criminología, así que de no escribir igual estaría persiguiendo a alguna clase de Hannibal Lecter.
-Muchísimas gracias por dedicarnos un rato de tu apretada agenda. Esperamos con impaciencia que todos tus proyectos (los que acaban de salir a la luz y los que vendrán) tengan gran éxito y que sigas siendo uno de los mejores exponentes del género literario de fantaterror de nuestro país.
-Gracias a vosotros. Ha sido un auténtico honor visitar este acogedor psiquiátrico. Muchas gracias por vuestras amables palabras que han acompañado a tan magníficas preguntas, pero ¿ya me tengo que ir? ¿Me vais a echar? No, yo quiero una celda para mí. ¡No estoy cuerdo, por amor de Dios! ¡No estoy cuerdo!



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada