lunes, 17 de agosto de 2015

Crítica It Follows por Rubén "Reaper" González





¿El cine de terror está de capa caída? Menuda pregunta más espinosa, ¿verdad? Pero lo cierto es que sí que ya no es lo que era hace unas décadas. Desde hace unos cuantos años se ha impuesto un cine de terror más facilón, mucho más modesto, plagado de clichés y tópicos que lo único que busca es llenar salas de cine con adolescentes y espectadores que solo busquen un par de sustos fáciles que los hagan apartar la vista de las pantallas de sus teléfonos móviles. Este terror comercial es el que inunda las carteleras en nuestros días y que acaban atrayendo a la mayoría del público que, aunque luego se queje, siempre acaban repitiendo en las trilladas secuelas o nuevos títulos similares...

Pero no es cierto que el terror esté de capa caída. Aún siguen existiendo filmes que no busquen hacer caja fácil. Que lo que quieren es aterrar e inquietar al espectador con algo más que jumpscares, Pero normalmente no salen de los festivales de cine y el mundillo del indie. 

Recuerdo que The Babadook fue la última película que consiguió aterrarme e inquietarme... y hace algún tiempo que la vi. Pues nada, he tenido que esperar a que It Follows me volviese a hacer sentir esa sensación que ni se esmeran en conseguir la cantidad de títulos contemporáneos de "terror".

Lo cierto es que la fama le precede. El fan del género seguro que ya la conoce aunque sea de oídas. Antes de estrenarse ya se había ganado un buen número de aplausos y alabanzas con ese trailer que abrió el apetito de todo el mundo.

Seguro que muchos ya estáis deseando preguntarme, ¿es It Follows el peliculón de terror de este siglo? Pues he de admitir que la exacerbada fama le puede hacer ganarse una buena cantidad de desaprobaciones. Es cierto que no es ese peliculón que muchos están tratando de vender a sus semejantes. Pero sigue siendo una joyita del género imprescindible para todo amante del terror.

Todos los fans del cine de terror conocemos la regla nº1 a seguir si eres uno de los protagonistas: cuidado con practicar sexo. Viernes 13 y Scream se han encargado de hacérnoslo saber (además de las copias y fotocopias que generaron), pero nunca viene bien que nos lo recuerden.

Pues sí, It Follows juega con esta ya conocida premisa del género. Pero tranquilos, que ni por asomo va a caer en el tópico.

La historia sigue los pasos de una joven que tras su primera relación sexual descubre que le acaban de pasar una maldición en la que un extraño ser no dejará de perseguirla hasta que se acueste con otra persona o se deje atrapar... con mortales consecuencias para ella y la persona que le pasó la maldición.




Pues sí, menuda metáfora, ¿eh? En vez de enfermedad venérea tenemos una maldición mortal viviente que sigue tus pasos bien de cerca. 

La película ya parte de una premisa atrayente. Pero es que esconde mucho más. Un simbolismo y mitologías propias, por no hablar del buen hacer del director David Robert Mitchell en la que es su segunda película. Desde su primera escena quedamos atrapados por la historia de It Follows.

Está claro que todos tenemos nuestros referentes a la hora de crear. Y no quepa duda de que el de David es el gran John Carpenter (La Cosa, Asalto a la comisaría del distrito 13). En los planos, la música y en ese mundo tan atemporal que ha construido, podemos ver el gran homenaje que le ha hecho al director, y en especial a Halloween. Aunque no se queda en el simple tributo y acaba cobrando gran entidad propia. A pesar de volver a esos orígenes del género de la década ochentera, la película tiene voz propia. 

Una de las lacras de las producciones de terror suele ser el reparto. Ya no solo hablamos a nivel interpretativo, sino que las productoras se esmeran en que los protagonistas sean caras bonitas (si pueden ser ya famosos, mejor), dejándonos la sensación de que los vecindarios, ciudades e institutos/universidades/facultades estadounidenses están poblados por la fauna Mtv y sacándonos bastante de la historia. En It Follows no tendremos eso. Los personajes son bastante mundanos y no se nos hacen nada extraños en sus papeles de adolescentes (no hablaremos de la cantidad de veinteañeros y treinteañeros que ponen a hacer papeles de adolescentes...). Encabezados por una estupenda Maika Monroe (The Guest), estos personajes a pesar de no ser los mejores protas de una película de terror, sí que hacen bien su trabajo y logran hacernos olvidar un rato de la cantidad de fotocopias que pueblan estas producciones.

No hablaré mucho de la criatura porque en realidad hay poco de que hablar. Solo que SÍ que es una amenaza digna de retratar en una cinta de terror. Su sola presencia inquieta. Y como parece que posee o toma la forma de cualquiera, puede estar en todas partes, acrecentando la sensación de agobio. Eso sí, no penséis que descubriremos qué es o cuál es su origen. No sabemos si es un espíritu vengativo o un demonio. Y la verdad es que esto no afecta para nada a la historia y acaba formando parte del encanto de It Follows




Como The Babadook, esta película busca el terror en otras formas menos directas a lo que nos tienen mal acostumbradas las productoras de Paranormal Activity y Annabell. El terror se consigue con la ambientación y la utilización del suspense. Pero sobre todo, en esta película, hay un elemento que la hace única y que inquieta por sí sola: La BSO. 

Pues sí, el soundtrack que se gasta esta película es una delicia para los oídos del fan del género. Ya en el trailer se nos dio la primera ración. Pero no nos podía preparar para la siniestra sinfonía que Disasteropeace ideó para este film. Una autentica oda a los ochenta. Continuando con el homenaje a Carpenter tenemos estas melodías que parecen sacadas de la mismísima mesa de mezclas del maestro del terror en uno de sus mejores días. No puedo contar la de veces que se me erizaron los vellos de todo el cuerpo mientras escuchaba esta BSO durante la película. Realmente inquietante.




Pero como decía al principio de la crítica. La película no es perfecta del todo. La verdadera lacra la tenemos en la recta final, sobre todo en esa patética parte en la piscina. Cierto que aún así, el enfrentamiento te obliga a permanecer atento en tu asiento. Pero acaba siendo demasiado triste. Además, acaba pareciendo que no se ha aprovechado casi nada a la criatura. Sin embargo, seguimos atentos hasta llegar a ese final que aún nos deja con el temor en el cuerpo un buen rato.

Puede no ser la mejor película de terror ni la obra maestra que muchos aseguran. Pero OJALÁ todas las cintas del género fueran así. Cuando una película se queda grabada en tu mente, es que merece la pena. Y eso con It Follows pasa. Así que si quieres experimentar un poco de esa sensación que tanto nos gusta a la gente de Castle Rock Asylum, te invito a descubrir It Follows. Y no te olvides de tener cuidado cuidado y vigilar quién está a tus espaldas...




Lo Mejor: La BSO, la esencia Carpenteriana que desprende y el ser una verdadera película de terror.

Lo Peor: La recta final y lo poco conocida ante el gran público que será.




2 comentarios:

Peliculón lleno de anacronismos, escenas muy logradas, momentos casi de relleno pero que no se hacen pesados y detalles muy originales y que me recuerdan al buen hacer de King cuando sus protagonistas urden planes tan caseros como ese lío que montan en la piscina para tratar de electrocutar a la "cosa".
A mí me encantó, desde luego, de lo mejor que he visto en años

Muchas gracias por tu comentario, Zanbar :)

Publicar un comentario