miércoles, 5 de noviembre de 2014

Saga Posesión Infernal por Elizabeth Thor


Antes de comenzar a hablar sobre Posesión Infernal (Evil Dead, 1981), hablemos de su creador, Sam Raimi (1959- ) y como luchó para llevar hacía adelante éste pequeño gran proyecto. Ya sería en la universidad donde conoció a Bruce Campbell (1958-), su actor fetiche y que acompañaría en toda su carrera. Ya que no existiría la carrera de Campbell sin Raimi, y no existiría un actor ideal para el debut del director sin Campbell.
Raimi ya había rodado treinta cortometrajes en sus clases de cine hasta que se decidió por Posesión Infernal, pero para ello necesitaría dinero y por eso dirigió un cortometraje llamado Within the Woods protagonizado por Bruce Campbell y Ellen Sandweiss. El argumento no variaría mucho de Posesión Infernal ya que relataba la historia de una pareja de jóvenes universitarios que pasaban una  noche en una cabaña, allí encontrarían una navaja demoníaca que transformaría al joven en un demonio y torturaría toda la noche a su pareja. Cortometraje que podéis ver gratuitamente por YouTube en versión original o subtitulada.



Posesión Infernal narra como un grupo de jóvenes pasan el final de semana en el bosque, encuentran un libro maldito y, sin saberlo, despiertan a los espíritus malvados del bosque. Entonces pasarán la peor noche de sus vidas ya que serán poseídos. Raimi comenzó el proyecto con muy poco presupuesto y con los hermanos Cohen, Joel (1954-) y Ethan (1957-), como montadores.
Dos hermanos que cuentan en  su carrera con clásicos como Muerte entre las flores (Millers Crossing,1990) o Barton Fink (1991), entre otros clásicos modernos.

Raimi reunió a su actor fetiche, Bruce Campbell, y a otros actores desconocidos que no salieron más allá del éxito de Posesión Infernal, buscó una pequeña cabaña en el bosque y, en pleno invierno, hizo que sus actores fueran en manga corta para representar que estaban en verano. Con litros de jarabe de maíz, crema para café y colorante rojo ya lo tenían todo para teñir las pantallas del mundo de sangre. Con mucha imaginación, un escaso presupuesto y tras doce semanas de rodaje dio por terminado el duro trabajo.
Sin poder ducharse, tuvieron que quemar muebles para no morir de frío, y contaron con los locos de Sam Raimi y Bruce Campbell para amenizar el rodaje. El film está rodado con una gran imaginación y los fx de Tom Sullivan y el propio Campbell, que contaron con fecha de caducidad más allá de los 80 y que los fans les encontramos un encanto fuera de lo normal.
Pero el gran amo de la película fue el mismo Raimi, que convirtió su cámara en la ama de la historia, en un personaje más, en un monstruo al que temer. Se movía a sus anchas con un travelling casero y se subía por las paredes con unos brutales efectos de sonido.
El espectador jamás se cansará de ver Posesión Infernal ya que la cámara de su director es inmortal.

La escena más censurada de la película fue la violación del árbol. En muchas ediciones de la película de varios  países cortaron esa escena. En España, la vimos entera sin ningún corte. Seguro que no os sorprenderá cuando diga que ese impactante momento causó furor en Japón.
Raimi en esta película le hizo un homenaje a Wes Craven. En el sótano de la película hay un póster de The hills have eyes (1977) y Craven le devolvió el favor en su Pesadilla en Elm Street (1984).
Sam Raimi también recibió un homenaje por parte de J.R Bookwalter, ya que Raimi le ayudo económicamente para su Mondo Zombie (The dead next door , 1986) y por eso los nombres de los protagonistas tienen apellidos como Raimi o Campbell y a la par los personajes ven la película de Posesión Infernal.


Tras el rodaje de su opera prima, sus creadores vieron como pasaba desapercibida por la taquilla, ya que no se convertiría en el clásico que es ahora hasta años después. A pesar de ello, tuvo suerte gracias a dos cosas; La crítica de Stephen King le hizo un gran favor, llamándola la película más original de la historia, y el segundo, fue el festival de Cannes, que realizó el resto.
La película causó furor en diferentes festivales fantásticos por toda Europa. Hasta recayó en el festival de Sitges, donde ganó el premio a los mejores efectos especiales.
Sam Raimi se convirtió en el director de moda con un clásico bajo su brazo, pero tuvo un tropezón en su carrera que le hizo pensar en volver a la serie. Fue con Ola de crímenes, ola de risas (Crimewave, 1985), que escribió con los hermanos Cohen.
El productor Dino de Laurentiis apostó por la secuela de Posesión Infernal, llamada Terroríficamente Muertos (Evil Dead 2, 1987). Con un presupuesto de 3,6 millones comenzó esta secuela/remake, pero sería por una buena razón y esa era por las múltiples distribuidoras que tuvo la película original en todo el mundo, Sam Raimi quería conseguir algunas escenas de la película para incluirlas en la secuela, pero fue imposible ya que Irvin Shapiro, la persona que se encargo de la distribución, lo hizo en tantos países que para conseguir los derechos hubieran tenido que ir a más de cincuenta lugares diferentes para conseguirlos. Aquí en España, lo hizo VCL.

Terroríficamente Muertos tuvo como gran estrella de la función a Bruce Campbell que llevaba al limite su fuerza cómica y Raimi con el splastic brutal hacia un homenaje a los Tres Idiotas, populares cómicos americanos, llevando al extremo en esta secuela/remake los  aciertos de la primera parte convirtiéndola en una fiesta para el fan del gore y lo cómico.

Raimi, en un prologo de pocos minutos, se ventila todo lo que es la historia principal donde Bridget Fonda hacía de la novia de Ash, y junto a él, encontraban el Necronomicon ex mortis, despertando a los demonios del bosque nuevamente.

Con un escueto plantel de actores capitaneados por Campbell, nos encontramos con Sarah Berry, Dan Hicks, Kassie DePaiva, Denise Bixler, Richard Domeier y Ted Raimi,el hermano de Sam, que ya había aparecido en la primera parte de Posesión Infernal haciendo de poseído y en ésta haciendo de la tía Henriette.
Ash se convierte en un súper héroe con una sierra mecánica en vez de mano y toda esa fiesta gore fue gracias a Greg Nicotero, Mark Shostrom y Bob Kurtzman. Sam Raimi estiró tanto el presupuesto que consiguió hasta crear un prologo de lo que sería la tercera parte El ejército de las Tinieblas (Army of Darkness, 1993).


Después de que Sam Raimi perdiera los derechos de La Sombra y terminara dirigiendo Darkman (1990), un ficticio súper héroe nacido de la imaginación del mismo director. Después del relativo éxito de esta película, Raimi quiso apostar por lo seguro y  nuevamente junto a la productora Dino De Laurentiis, comenzaron la aventura.
Con una vuelta de 180 grados a la serie, esta es una película de aventuras en la época medieval, con toques fantásticos y con Ray Harryhausen y sus fx artesanales. Esta vez acompañaban en la película, los actores Embeth Davidtz e Ian Abercrombie. Contaron de nuevo con los efectos especiales de K.N.B EFX Group, o sea, Greg Nicotero, conocido actualmente por la serie Z The Walking Dead. Tristemente esos efectos especiales que puede ser que de crío te dejaban con la boca abierta, no han envejecido de la mejor manera. Esta vez, al llegar a la época medieval, Ash tendrá que enfrentarse al ejército de las tinieblas, que nuestro anti héroe favorito ha traído de vuelta tras leer malamente un pasaje del Necronomicon.
Aventuras y humor, dejan de lado el terror y al gore, que solo veremos en momentos puntuales. Ya podemos ver como Sam Raimi reniega del puro cine de terror poco a poco, con una madurez cinéfila muy apartada de sus inicios.
Como postre, esta película tiene dos finales, uno que Ash despierta en la época actual y se enfrenta a un demonio como si fuera una película de John Woo, y otro donde nuestro protagonista se despierta en un futuro apocalíptico. Los dos finales se pueden ver en la desastrosa versión en bluray que salió en España.
La saga comenzó a dormir el sueño de los justos y con un gran cariño por los fans, cualquier rumor sobre una cuarta parte sería un sueño para todos, pero Sam Raimi estaba disfrutando de un gran éxito con la trilogía Spider-man.
Raimi, con su productora Ghost House Pictures, podría ser que no volviera a meterse en el genero puro pero tuvo el olfato para producir películas como el remake de El Grito (The Grudge, 2004) o la trilogía de Boogeyman (2005).
En el 2013 se estrenó el remake dirigido por Federico Álvarez (1978) que ya sorprendió con su cortometraje ¡Ataque de pánico!


La película fue una grata sorpresa, aparte de tragarte la amargura de un remake, pudimos ver que era un espectáculo gore y que era la misma historia pero contada de otra forma, dejando al fan más o menos contento. La aparición tras los créditos finales es una grata sorpresa.

Como último apunte, recuerdo cuando vi Posesión Infernal en Antena3 en el espacio mítico programa “Noche de Lobos”, y fue el comienzo de una historia de amor que siente el fan del género hacia todo un clásico y que ninguna persona que se llame fan del terror se tendría que perder.



Descubre sus historias en: Elizabeth Thor Mundos por Escribir 

Si quieres formar parte de Castle Rock Asylum y colaborar con un reportaje, relato y/o reseña, envíanos un mail a castlerockasylum@gmail.com y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible ;)

0 comentarios:

Publicar un comentario